¿Carriles cuádruples para autoservicio?

·5  min de lectura

En los primeros días de la pandemia de COVID-19, con los comedores de los restaurantes cerrados, las cadenas contaban con el autoservicio y la comida para llevar para sobrevivir. Ahora quieren duplicar, probando “drive-thrus” con carriles dobles, triples o incluso cuádruples.

El restaurante más nuevo del área de Chicago de Culver, una cadena de hamburguesas y natillas con sede en Wisconsin, abrió la semana pasada con un drive-thru de dos carriles que el dueño de la franquicia, Baron Waller, espera sirva para que los comensales entren y salgan más rápido que en sus otros restaurantes, que “siempre están ocupados y siempre hay fila”.

“Nos da la oportunidad de recibir más pedidos simultáneamente”, dijo.

Culver’s comenzó a introducir “drive-thrus” de dos carriles el año pasado, aunque las decisiones sobre si los restaurantes individuales los construyen dependen de los propietarios de franquicias. Es parte del enfoque más amplio de Culver de mantenerse al día con el auge de la pandemia en las comidas para llevar que continúa superando el crecimiento en las ventas de comidas para llevar, dijo el CEO Rick Silva.

“Puedes se más hospitalario en el comedor, pero… tienes más crecimiento fuera de las instalaciones que dentro, y debemos asegurarnos de poder aumentar esa capacidad”, dijo.

Además del “drive-thru” de dos carriles, Culver’s experimenta con darles a los empleados tabletas en ciertos restaurantes para que puedan tomar pedidos en los autos de los clientes, en lugar de tener que esperar para ordenar uno a la vez en el altavoz en un “drive-thru” tradicional.

Culver’s no entrega, pero actualiza su tecnología para tener la capacidad de manejar pedidos de entrega, dijo Silva.

En los restaurantes de comida rápida, la proporción de pedidos realizados en el restaurante se ha recuperado de los mínimos pandémicos, lo que representa el 29% de los pedidos en julio, según Technomic, una firma de consultoría e investigación de servicios de alimentos con sede en Chicago.

Pero pedir en el restaurante sigue siendo menos común que antes de la pandemia, mientras que el “drive-thru” y la recogida y entrega son más populares de lo que solían ser. Los “drive-thru” representaron la mitad de los pedidos en julio.

Incluso antes de la pandemia, las opciones de comidas convenientes para llevar ganaban popularidad, y la pandemia aceleró esa tendencia, empujando a los restaurantes a reconsiderar el “drive-thru” tradicional, dijo David Henkes, director senior de Technomic.

“¿Cómo podemos hacerlo aún más eficiente?”, se preguntó.

Culver’s no es el único restaurante que hace esa pregunta.

La cadena de hamburguesas Shake Shack abrirá su primer restaurante con “drive-thru” este año y planea hasta 10 para fines de 2022, comenzando con ubicaciones en Kansas City, Minneapolis, Orlando y Detroit, dijo el CEO Randall Garutti a principios de este mes.

Shake Shack también agregó ubicaciones con ventanillas en las que los clientes pueden recoger pedidos por adelantado. Aproximadamente una cuarta parte de los restaurantes que abrirán el próximo año tendrán uno.

Mientras tanto, las cadenas que ya cuentan con “drive-thru” buscan formas de adaptarlas al nuevo estilo en que los clientes hacen pedidos.

Portillo’s, con sede en Chicago, dijo a principios de este año que planea abrir un restaurante sin espacio para que los clientes se sienten, sino con tres carriles para autos.

La compañía, conocida por sus sándwiches de carne italiana y perritos calientes estilo Chicago, prueba el tercer carril para brindar a las personas que ordenaron con anticipación una opción de recolección más rápida, dijo la compañía el mes pasado.

Portillo’s ya tiene “drive-thrus” de dos carriles en casi todos sus restaurantes, con empleados que caminan hacia los autos para tomar pedidos. El Portillo’s promedio generó $3.4 millones en ventas de autoservicio y $4.4 millones en ventas para cenar en 2019, dijo la compañía. Durante el año que terminó el 27 de junio, el servicio de autoservicio promedio de un restaurante generó $4.9 millones en ventas, más del doble del negocio de comidas en ese año.

Mientras tanto, Taco Bell anunció un nuevo concepto de restaurante “Go Mobile” el año pasado con dos carriles para autoservicio, uno para los clientes que hicieron pedidos anticipados a través de su aplicación. Los restaurantes también tendrán “botones” que toman los pedidos de los conductores en tabletas y que los recogen en la acera, en restaurantes que son la mitad del tamaño de un Taco Bell promedio.

La compañía ya planeaba Go Mobile antes de la pandemia, pero aceleró esos planes el año pasado, dijo Mike Grams, presidente y director de operaciones global, en un comunicado, describiendo el restaurante como “reunirse con nuestros clientes donde están”.

“En la intersección de las experiencias de ‘drive-thru’ y digitales, nuestros clientes tienen opciones tanto tradicionales como de pedidos anticipados, lo que permite que la experiencia sea lo que ellos hacen y, en última instancia, facilita que nuestros fanáticos disfruten de nuestra marca”, dijo.

Actualmente hay 23 ubicaciones “Go Mobile”, y 85 más planeadas. En agosto, Taco Bell anunció un concepto aún más nuevo: un restaurante de dos pisos sin comedor, una cocina en el segundo piso y cuatro carriles para autoservicio, tres para los clientes que hicieron pedidos con anticipación y los conductores de reparto. Se espera que abra en Minnesota el próximo verano.

El otoño pasado, McDonald’s dijo que también prueba nuevas opciones para los clientes de comida para llevar, incluido un restaurante más pequeño, con pocos asientos o ninguno, centrado en la recogida, la entrega y el “drive-thru”, un carril express “drive-thru” para los clientes que ordenaron con anticipación a través de la aplicación, y tecnología que les permite a los empleados comenzar a preparar un pedido por adelantado cuando el cliente está en camino.

Si bien muchas personas están “más que felices” de volver a sentarse en restaurantes informales para comer, otras se acostumbraron a la conveniencia de comer para llevar, dijo Mark Brandau, gerente de grupo de Datassential, industria alimentaria con sede en Chicago.

Solo un poco más de un tercio de los consumidores encuestados en octubre dijeron que su comida de restaurante más reciente se comió en el restaurante, según un informe de Datassential. El resto tomó sus comidas para llevar, y el 20% dijo que había pedido en el “drive-thru”.

“Cada vez se facilita más el servicio y se queda para un número considerable de consumidores”, dijo.

lzumbach@chicagotribune.com

  • Este texto fue traducido por Octavio López/TCA

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.