Carreras de caballos y sombreros imposibles... Querida Meghan, bienvenida a Ascot

Hace un mes el príncipe Harry y Meghan Markle estaban celebrando su “sí, quiero” en el Castillo de Windsor. Este martes, sin salir del condado de Berkshire en el que se casaron, la duquesa de Sussex vive un nuevo y brillante estreno ante la aristocracia inglesa como miembro de la Familia Real británica en el famoso hipódromo de sombreros imposibles y etiqueta impecable. Querida Meghan, bienvenida a Ascot.

VER GALERÍA

La duquesa de Cambridge esperó cinco años después de casarse con el príncipe Guillermo para debutar en el célebre hipódromo real, pero si algo han demostrado los duques de Sussex es que no tienen tiempo que perder. Después de debutar en Trooping the Colour y afrontar un acto a solas con la Reina, Meghan ha compartido carruaje real con el príncipe Harry y los Condes de Wessex - el príncipe Eduardo y su esposa justo celebraban hoy sus 19º aniversario de boda- en la cita social británica por excelencia: mitad hipódromo, mitad pasarela.

VER GALERÍA

La Royal Ascot es la competición hípica de mayor tradición en el Reino Unido y este año, del 19 al 23 de junio, volverá a inundar el hipódromo de sofisticados sombreros y anécdotas en una edición que, con permiso de Isabel II que ha acudido vestida de un amarillo de lo más intenso, ha tenido como centro de todas las miradas a la nueva incorporación de la Familia Real, la mujer del príncipe Harry. 

La exactriz -de soltera Ms. Meghan Markle y desde hace un mes Alteza Real- va sumando tocados y sombreros a su colección. Este martes ha estrenado una pieza del mítico sombrerero Philip Treacy y ha lucido un vaporoso vestido de Givenchy que cumplía con todas y cada una de las normas del día: hombros y rodillas cubiertas. En cuanto al color, la princesa Diana ya apostó en los ochenta por la combinación blanco y negro para acudir a Ascot, así que esta era una apuesta segura. 

VER GALERÍA

A este primer día no han faltado tampoco el príncipe Carlos y la duquesa de Cornualles, que han compartido carruaje con las princesas Eugenia y Beatriz de York, mientras que la soberana ha llegado junto a sus hijos, la princesa Ana y el príncipe Andrés. Un despliegue total en el que se ha notado la ausencia de los duques de Cambridge -el príncipe Guillermo estaba cumpliendo con un acto oficial en Liverpool, mientras que Kate ha medido las apariciones públicas desde el pasado abril, cuando nació su tercer hijo, el príncipe Louis- y que ha coincidido con una gran noticia: el nacimiento de la segunda hija de Mike y Zara Tindall, una niña que vino al mundo este lunes 18 de junio convirtiendo a la Reina en bisabuela por séptima vez.

VER GALERÍA

VER GALERÍA

VER GALERÍA

Para Isabel II, que tiene 92 años y debutó en Royal Ascot con 19, este encuentro marca el comienzo del verano. Jinete consagrada, apasionada de las carreras de caballos y criadora de purasangres que obtienen premios millonarios, la jefa del Estado disfruta cada año de esta cita con sus hijos y nietos. Para los duques de Sussex, en su gran debut en las carreras creadas en 1711 por la reina Ana, la tarde encerraba además un plato fuerte ya que después de asistir con la Reina a la apertura, tenían el cometido de entregar el trofeo al ganador de la carrera St. James's Palace Stakes.

harry-meghan-getty