Carrera veloz y limpia en el penúltimo encierro de los Sanfermines

Pamplona (España), 13 jul (EFE).- Los toros protagonizaron este miércoles una carrera veloz y limpia en el penúltimo encierro de los Sanfermines, con una manada agrupada y sin lanzar derrotes hacia los mozos que corrieron ante los astados.

Los bravos de la ganadería madrileña de Victoriano del Río, que cubrieron el recorrido desde los corrales hasta la plaza de toros en dos minutos y catorce segundos, cumplieron con su fama de nobleza en la carrera.

Los mayores momentos de tensión se produjeron más por caídas de corredores o la imprudencia de alguno de ellos, que por el comportamiento de los astados.

La manada salió de los corrales de Santo Domingo encabezada por los cabestros (toros mansos), aunque pronto fueron adelantados por los bravos, y recorrió el centro de Pamplona estirada, pero unida.

En la plaza del Ayuntamiento un astado resbaló, pero sin llegar a caer, y continuaron el recorrido con gran limpieza y velocidad, sin embestir a los corredores, aunque la rapidez de los animales provocó caídas de mozos, varios de los cuales resultaron contusionados.

Ya en la plaza, se vivió uno de los momentos de mayor tensión del encierro, cuando un corredor que había caído al suelo, se levantó al llegar la manada y fue arrollado por uno de los astados, aunque no llegó a distraerlo y siguió el camino junto al resto de toros en dirección a chiqueros.

Según el parte provisional facilitado por los servicios de urgencias, seis personas fueron atendidas en centros sanitarios, ninguna con heridas por asta de toro.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.