Carrera contra el reloj: buscan tener lista la Sputnik argentina en tres semanas

·4  min de lectura
Marcelo Figueiras, presidente de Laboratorios Richmond
Santiago Filipuzzi

La Sputnik V hecha en la Argentina entró en la cuenta regresiva. En Laboratorios Richmond, la empresa elegida por el Instituto Gamaleya y el gobierno ruso para el desarrollo local, apuestan a contar con los primeros lotes disponibles para el Estado en unas tres semanas, a principios de julio, de acuerdo con fuentes al tanto del proceso. “Empezamos a trabajar el próximo lunes y durante toda el resto de la semana; luego se analizan las muestras del producto y unos 20 días después de iniciada la producción se liberan los lotes”, explican.

Despegar busca 159 nuevos empleados en la Argentina: cuáles son los perfiles

El martes de esta semana se produjeron tres hechos que permiten acelerar los tiempos para contar lo antes posible con esa opción que hará posible sumar a la oferta de vacunas 500.000 dosis por semana, según anunció el presidente de Richmond, Marcelo Figueiras. En un mismo día, llegaron desde Rusia 300 litros del principio activo necesario para el posterior envasado y terminación de la vacuna; la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat) autorizó a Richmond a realizar el llenado en las instalaciones segregadas que MR Pharma tiene en Tortuguitas y, por último, ambas compañías terminaron de pactar el contrato de locación por el uso de esas instalaciones.

Según la disposición de Anmat, “autorizase a la firma Laboratorios Richmond la actualización de datos de empresa relacionados con la producción de la vacuna Gam-COVID-Vac para las etapas de llenado de los componentes I y II y acondicionamiento secundario, las que serán realizadas en instalaciones segregadas en Estados Unidos 5105, Área Promoción El Triángulo, Tortuguitas, provincia de Buenos Aires”, que deben ser destinadas exclusivamente a ese propósito. “Dichas instalaciones, pertenecientes a MR Pharma, se encuentran habilitadas mediante DI-2012-11584-APN-ANMA#/MS en base al informe de la Dirección de Fiscalización y Gestión de Riesgos”, agrega el texto de la medida.

La tercerización del proceso de acabado local de la Sputnik es una de las novedades que emergió del acuerdo entre los rusos y Richmond, que tiene una planta en el parque industrial de Pilar, que el presidente Alberto Fernández visitó en febrero, pero en la que no produce vacunas, sino medicamentos biotecnológicos. Es un formato habitual en la industria farmacéutica y en otras -se lo conoce como contract manufacturing- pero del que nada se decía en los anuncios y actos vinculados con el desarrollo de la Sputnik argentina, que siempre cuentan con profusa participación de funcionarios del gobierno nacional, de la provincia de Buenos Aires y del propio Presidente. Figueiras lo mencionó en su comparecencia ante el Congreso, el martes pasado.

La “planta bonaerense de Richmond” de los actos oficiales resultó ser bonaerense, pero de MR Pharma, un laboratorio tercerista de bajo perfil conducido por Sebastián y Virginia Martínez Ríos. Richmond recién podrá contar con la factoría propia a mediados o fines de 2022, según informó en una carta a la Bolsa de Comercio. El laboratorio cotiza allí y planea recolectar US$85 millones del mercado para financiar la construcción. En el sector farmacéutico lo ven más factible en dos años, pero Figueiras confía ante sus allegados en que podrá anticiparse.

“No tenemos nada que decir, ni nada que ocultar. Solo hacer nuestro trabajo”, dijeron ayer en MR Pharma ante la consulta de LA NACION. Y agregaron: “somos una empresa que cuenta con instalaciones y personal altamente capacitado; fabricamos productos inyectables, en su mayoría para otras compañías farmaceúticas, con experiencia en los procesos que involucran la elaboración y el llenado aséptico. Nuestra gente le da soporte a Richmond, desde la ingeniería y los operarios, hasta el equipo de Calidad. La empresa decidió hacerlo, a pesar de no ser buen negocio, para ayudar a salir de esta situación”.

Cómo llegó Figueiras a captar el negocio local de la Sputnik, sin planta propia aún y sin experiencia en vacunas, da pie a suspicacias. Su excelente relación con el kirchnerismo está a la vista en su oficina de Retiro, donde distintos portarretratos lo muestran junto a Cristina y Néstor Kirchner; Daniel Scioli; Amado Boudou y Alberto Fernández, entre otros. En público y en privado niega cualquier favoritismo o alineamiento político; tiene amigos entre los políticos de la oposición, rechaza la grieta y señala su sociedad con el laboratorio indio Hetero como la carta de triunfo que le permitió ser el elegido en la Argentina por el gobierno de Putin.

Por último, un dato curioso: el 20 de abril, apenas una semana después de que Richmond presentó el fideicomiso financiero VIDA, con el que buscará reunir los fondos para financiar la construcción de la planta de vacunas, el Ministerio de Salud le abrió un sumario administrativo a MR Pharma. Según informó entonces el portal Pharmabiz, esa cartera puso en duda dos renegociaciones de precios en el marco de una licitación pública de anticonceptivos adjudicada durante el gobierno de Macri, en mayo de 2018. La empresa de Martínez Ríos adujo que los cambios de política económica, en el inicio de la crisis, impactaron con fuerza en sus costos. Pero el ministerio conducido por Carla Vizzotti instruyó a sus abogados a iniciar acciones judiciales con el objetivo de recuperar los montos pagados en concepto de renegociación. Una incidencia inoportuna cuya resolución habrá que seguir con atención.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.