La "carrera de obstáculos" de vivir en Cuba inspira una colección de moda

Agencia EFE

La Habana, 23 nov (EFE).- El sacrificio de los laureados atletas de Cuba como metáfora de los muchos obstáculos cotidianos que supera en su día a día el cubano de a pie inspira la nueva colección de Clandestina, la primera compañía de moda independiente de la isla, que de nuevo plasma en su ropa con humor e ironía la realidad del país.

"Glorias deportivas", que es como en Cuba se refieren a las leyendas nacionales del deporte, da el nombre a una propuesta que también hace guiños a los muchos referentes soviéticos que salpican la realidad cubana y a la polarización que padece el mundo actual y que recuerda a los años de la Guerra Fría.

"Es una metáfora para hablar de la sociedad, de un mundo que está muy polarizado nuevamente entre buenos y malos, rojos y azules. En el caso de Cuba es para honrar el sacrificio de los atletas pero también el sacrificio del pueblo cubano que cada día tiene que salir a la calle a hacer una carrera, a ganar el primer lugar en algo", explica a Efe la diseñadora Idania del Río.

Las colas para todo, los problemas de transporte y vivienda, las estrecheces económicas y el desabastecimiento crónico son algunas de las "vallas" que los cubanos deben rebasar a diario en una maratón a la que la moda ha querido rendir homenaje.

Kimonos inspirados en el boxeo, ropa deportiva con un estampado de imágenes de las "glorias", antorchas olímpicas e iconografía tomada del atletismo, el voleibol, el béisbol y otras disciplinas en las que Cuba ha brillado en las últimas décadas salpican esta colección en la que el deporte pasa por el tamiz de lo tropical.

También las referencias a la herencia soviética y a la cultura afrocubana se dejan ver en las propuestas de Clandestina, una marca considerada uno de los paradigmas del pujante "cuentapropismo" del país cuyas responsables han podido explicar sus inquietudes a Barack Obama, los reyes de España o el heredero de la corona británica cuando han visitado la isla.

LADAS Y OLÍMPICOS

"La gente está muy acostumbrada al carro americano y lo sustituimos por el Lada ruso, el "polaquito" o el Moskovich que son realmente los carros que se utilizan en Cuba", comenta por su parte la española Leire Fernández.

Esos arcaicos vehículos que aún pueblan las carreteras cubanas se utilizan como estampado en varias prendas, mientras en otras destacan frases escritas en alfabeto cirílico.

"Es buscar en la realidad cubana, usar las glorias deportivas como excusa para ver cómo es la realidad del cubano y resaltar símbolos y elementos que están súper metidos en su cultura, como toda la influencia rusa", agrega Fernández.

Para redondear el clima, la colección se exhibió en una pasarela instalada en un pabellón deportivo que vivió tiempos mejores y donde el plato fuerte fue la participación como modelos de algunas de las "glorias" que llevaron el deporte cubano a lo más alto.

El atleta Javier Sotomayor, cuyo récord de salto de altura sigue invicto; la legendaria corredora Ana Fidelia Quirot o la voleibolista Regla Torres, considerada la mejor del siglo XX, desfilaron con prendas de la colección entre los aplausos emocionados de los 4.000 asistentes.

"Son personas que han tenido un impacto muy grande en la sociedad y es un honor increíble que nos acompañen", subrayó Del Río.

A FALTA DE COMBUSTIBLE...

Pero la presencia de las estrellas del deporte fue solo una de muchas anécdotas de un desfile que se celebra en medio de una "situación coyuntural", que es como las autoridades cubanas definen la crisis económica y escasez de combustible que atraviesa el país por el endurecimiento del embargo de Estados Unidos, entre otros factores.

En tiempos de ahorro energético y por la escasa iluminación del lugar, el público puso de su parte alumbrando con sus teléfonos el espectáculo, ya que las organizadoras pidieron de antemano a los invitados que llevaran sus dispositivos con batería suficiente para ello.

"En Cuba diariamente es complicado y una vez más nosotros somos parte de eso. Es complicado ser deportista, es complicado ser modelo, es complicado ser diseñador, ama de casa. La pasarela va a ser oscura porque hay que ahorrar electricidad, pero como siempre vamos a leer esos aspectos desde nuestra visión y aportando sentido del humor", comentó la diseñadora.

Mientras, su compañera Leire Fernández recuerda que esto "es la solidaridad cubana, la gente está muy acostumbrada a hacer ese tipo de cosas".

Junto a la nueva colección, la firma cubana estrenó también una colaboración con la marca italiana de calzado deportivo Superga, cuyas populares zapatillas de lona han personalizado con diseños propios.

Una simbiosis "perfecta", explican las responsables de Clandestina, ya que su empresa no hace calzado ni se lo plantea, porque si ya es complicado producir ropa en la isla, fabricar zapatos sería una odisea colosal.

Y mientras las (escasas) luces del espectáculo comienzan a apagarse, estas emprendedoras recuerdan entre risas el "escándalo" que se formó este año cuando el gigante español de la moda Zara comercializó unos diseños sospechosamente parecidos a los suyos. Ellas, en vez de enfadarse, respondieron con una campaña que echó mano del legendario choteo cubano.

"La campaña llegó a La Coruña (ciudad española donde está la sede de Inditex) y el choteísmo parece que gustó y estamos viendo si podemos hacer algo con ellos (...). Todo bien con Zarita, le hemos perdonado, ya no hay rencor", concluyen con humor.

Lorena Cantó

(c) Agencia EFE