Carrera El Cruce. Por qué 68 estudiantes de Stanford viajaron a la Argentina este fin de semana

·4  min de lectura
68 estudiantes de Stanford viajan a la Argentina para participar en la carrera El Cruce, en Los Andes.
68 estudiantes de Stanford viajan a la Argentina para participar en la carrera El Cruce, en Los Andes.

A las 12.30 de este viernes, el avión de Aerolíneas Argentinas aterrizaba en Ezeiza. Fernanda Sottil, mexicana de 30 años, se sentía emocionada por llegar a Buenos Aires. Junto a 67 compañeros, viajaría a San Carlos de Bariloche para unirse a la 19° edición de la carrera El Cruce, integrando el grupo más grande en la historia de la competencia, que cumple 20 años. El grupo, en el que se encuentran dos argentinos, está compuesto por estudiantes, de entre 26 y 32 años, de diez nacionalidades: Estados Unidos, Inglaterra, México, Brasil, Bolivia, Eslovenia, Bielorrusia, Alemania, Bélgica y la Argentina.

Fernanda estudia su segundo año de la Maestría de negocios, MBA, en la Universidad de Stanford. “Es un gran reto poder correr en la naturaleza de este país. Siempre quise venir. Me gusta mucho correr; lo hago por hobby, para liberar el estrés, para cargarme de energía y sentirme saludable. Y qué mejor manera que compartir esta pasión con mis compañeros. Significa mucho para mí poder mostrarles un poquito de la cultura latinoamericana”, señaló a LA NACIÓN.

La vacunación en la Argentina, en tiempo real

Cada uno de los 68 alumnos del MBA en la Universidad de Stanford tiene una historia distinta, pero todos la misma aspiración: visitar la Argentina y disfrutar de la carrera. “Más que de competencia, la mentalidad de todos es la de disfrutar, compartir, convivir y conocernos mejor. Espero divertirme muchísimo y que nos apoyemos como grupo”, agregó.

Es la 19° edición de la carrera El Cruce, 100 kilómetros divididos en tres etapas de tres días en total, por la Cordillera de los Andes, entre Chile y la Argentina. Aunque el evento comenzó este sábado, el grupo la desarrollará en el último período, los días 5, 6 y 7 de diciembre.

Christopher Stromeyer, de 28 años, es uno de los coordinadores del grupo y también estudiante de la Maestría. Christopher, que se enfrentará por segunda vez a esta carrera, nació en Estados Unidos, pero su familia vive entre la Argentina y Alemania. “Me pasé la vida viajando entre Europa y América. Esta carrera combina tres pasiones para mí: el ejercicio, la naturaleza y un país al que siempre quiero volver. La Argentina es el país que más amo. Su cultura y su gente son únicas y, para mí, significa mucho poder mostrárselo a gente de fuera”.

Según el coordinador, el grupo está conformado por personas “muy motivadas, que quieren sacar proyectos adelante. Acá van a encontrar la mezcla entre una pasión que es correr y otra, que es la naturaleza. Y lo más lindo será hacerlo en comunidad”.

Protocolos

Es la primera vez que se celebra esta competencia desde la llegada de la pandemia por Covid-19. “Me quedé con ganas, después de vivirla en 2019, de volver el año pasado, aunque no se pudo celebrar. Este año, si no llegaban a abrirse las fronteras, tampoco habríamos podido. Estuvimos expectantes hasta el último momento, porque tenemos organizado todo desde septiembre”, contó Stromeyer. Muchos de los integrantes se quedarán dos semanas más después de la carrera, para poder conocer algunas zonas del país.

“Al desarrollarse la carrera al aire libre, los cuidados principales son de distanciamiento social y, si se juntan en grupos, el uso del barbijo. Mantenemos un especial cuidado de las normas sanitarias”, aseguró Sebastián Tagle, coordinador de la carrera.

En total, asistirán a la carrera alrededor de 5000 participantes, que se dividirán en cuatro grupos que realizarán la carrera del 2 al 7 de diciembre. “Cada grupo, de 1250 corredores, estará inmerso en la Patagonia durante tres días y, después de la jornada, podrá compartir sus vivencias en un campamento. Con más de 2500 extranjeros, quedan representados alrededor de 40 países y todas las provincias de la Argentina están representadas por algún corredor”, agregó Tagle.

Entrenamiento

Christopher entrenó con sus compañeros cinco veces por semana durante los últimos dos meses, con el objetivo de prepararse para el desafío. “Todos los sábados a la mañana recorríamos un promedio de 25 kilómetros, con muchas subidas y bajadas, porque hay que prepararse para la montaña. Tenés que dejar absolutamente todo, porque no es solo preparación física, también mental”, explicó. Además, cuentan con una mochila de 15 litros obligatoria, en la que llevarán dos litros de agua y todo tipo de bebidas energéticas.

En cuanto a los consejos para conseguir completar la carrera de 100 kilómetros, Christopher destacó cuatro recomendaciones principales: “La primera es el entrenamiento y controlar la respiración durante las subidas. La segunda, la nutrición durante la carrera, consumiendo 50 calorías cada 15 minutos. La tercera, sin duda, es disfrutar de la Patagonia, su lago, sus volcanes y su naturaleza increíble. Y la cuarta es no correr solo y así hacer amigos durante la carrera. Es una experiencia única de conocerse y encontrar personas que te motiven; la Patagonia es perfecta para hacer este deporte”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.