Carolina Píparo aseguró que su marido no tomó alcohol antes de manejar

LA NACION
·3  min de lectura

"Yo nunca quiero que termine nadie inocente lastimado y aunque no sea inocente, igual. En ningún momento quise pisar a nadie, ni tuve un momento de adrenalina, ni mi marido tampoco". Así se expresó la diputada bonaerense Carolina Páparo, en su declaración del día de ayer, en sede judicial, por el incidente automovilístico que vivió junto a su esposo, Juan Ignacio Buzali, durante la madrugada del 1º de enero en el que dos jóvenes resultaron heridos.

Según la agencia Télam, la legisladora de Juntos por el Cambio aseguró además, ante la fiscal Eugenia di Lorenzo, que su marido no consumió ninguna bebida alcohólica la noche de fin de año ni durante la madrugada de Año Nuevo en la que fueron asaltados y luego embistieron a dos motociclistas en La Plata. También aseguró que no llamó a ningún funcionario municipal para que acudiera al lugar tras el episodio.

Quién era Ashli Babbitt, la mujer que fue baleada dentro del Capitolio

"Mi esposo es una persona que por lo general toma cerveza, pero esa noche, como mi cuñada no consiguió un Uber para que se lleve a mi suegro, mi cuñada y la hija, mi marido no pudo tomar nada cuando se enteró que tenía que llevarlos él", expuso. Además, manifestó que "jamás vio borracho" a su marido.

Píparo declaró ayer en sede judicial
Fuente: LA NACION - Crédito: Santiago Hafford

Píparo contó que a lo largo de toda la madrugada, preguntó al personal policial que la asistió cómo estaban las personas que habían atropellado: "Había un policía alto que me vio que rompí tanto las pelotas (sic) con el tema de si se había muerto alguien, que hasta que él me dijo que iba a ir a dar vueltas por los hospitales porque nadie le atendía por teléfono" y aclaró que creyó que alguien podría haber fallecido sólo porque una mujer se acercó a gritarles "asesinos" mientras los filmaba.

Atendió una mesa con barbijo y le dejaron un reproche en el ticket de la cuenta

Además, negó que tras el choque ella o su marido hayan ido a vomitar al baño de la comisaría 1ra., como declararon los policías que les tomaron la denuncia días atrás.

En ese contexto, planteó que la noche de celebración del Año Nuevo, Buzali no había consumido bebidas alcohólicas debido a que debía llevar de regreso a su padre, a su hermana y a su sobrina desde la casa que alquilan en el barrio cerrado Grand Bell, en City Bell, hasta el centro de La Plata.

Cuando la fiscal le preguntó por qué los secretarios de Seguridad del municipio, Darío Ganduglia, y de Salud, Enrique Rifourcart, llegaron al control policial de Plaza Moreno, donde Buzali detuvo la marcha de su auto tras embestir a los motociclistas, Píparo dijo: "No sé. Yo no lo llamé, si no tenía mi teléfono y no tenía mis contactos", ya que instantes antes le habían robado el celular. Pero resalto que Ganduglia le comentó que había escuchado el hecho por la radio.

En la madrugada del 1° de enero, luego de los festejos de año nuevo, Píparo fue sorprendida frente a la casa de su suegro por seis motochorros que le robaron la cartera con $20.000 y un iPhone, que luego fue encontrado. Tras varios llamados al 911, y mientras se dirigía a la comisaría a formalizar la denuncia junto a su marido, la pareja vio a los supuestos asaltantes en lo que ellos consideraron una emboscada. Tras una maniobra "evasiva", el coche impactó contra una de las motos, dando como resultado dos personas heridas.

Ambos motociclistas aseguraron no estar relacionados con el hecho delictivo, por lo que su abogado defensor pidió que la pareja sea acusada de intento de homicidio.