Carne: el Gobierno no descartó levantar el cepo a la exportación antes del mes

·4  min de lectura
El presidente Alberto Fernández y Matías Kulfas
Ricardo Pristupluk

Tras el repudio y la bronca que generó la sorpresiva suspensión de la exportación de carne vacuna por un mes, desde el Gobierno deslizaron que no descartan levantar la medida antes de los 30 días. Tras el paro por nueve días anunciado por la Mesa de Enlace, el equipo económico de Alberto Fernández transmitió que la decisión es “coyuntural y temporal” a los fines de “ordenar” el mercado, tras detectar una serie de presuntas prácticas especulativas.

“Es una suspensión temporaria y coyuntural que tiene como objetivo ordenar el comportamiento del sector. Hemos detectado prácticas dudosas de evasión, de posible contrabando y de exportaciones subfacturadas. Tenemos una agenda de reuniones con diferentes actores el sector en estos días. El objetivo es tomar algunas medidas lo antes posible e incluso, si fuera posible, antes de los 30 días estar reabriendo el negocio de la exportación”, dijo el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, el funcionario que le aportó los datos técnicos al Presidente, que fue quien decidió dar el martillazo final el lunes.

“Vemos con muy buenos ojos que la Argentina exporte y tenga el mercado chino en expansión, pero al mismo tiempo tenemos que garantizar un abastecimiento adecuado del mercado interno. Queremos que los exportadores trabajen en igualdad de condiciones”, agregó Kulfas, tras las críticas por la magnitud de la medida, que, según advierte el campo, pone en jaque el ingreso de divisas y el abastecimiento.

Tal como anticipó LA NACION, la razón que motivó la sorpresiva suspensión de exportaciones fue la existencia de una serie de informes que detectaron lo que en el Gobierno bautizaron como “el rulo de la carne” o “rulo ganadero”. La hipótesis oficial es que proliferaron “exportadores no tradicionales” que subfacturan exportaciones, compran en Liniers y mueven el precio local.

“Esta no es la medida definitiva a tomar, sino que estamos evaluando qué medidas de fondo se pueden tomar con las maniobras de especulación”, señaló a LA NACION una fuente oficial al tanto de la discusión al interior de los despachos oficiales.

La Ciudad de Buenos Aires evalúa un confinamiento “total” durante los fines de semana

Así lo ratificó Kulfas hoy. “Encontramos funcionamientos que no son transparentes, sectores que están presionando la demanda y los precios haciendo un negocio de exportación que se lo ha denominado rulo ganadero. Compran el ganado, exportan la carne y en muchos casos no liquidan las exportaciones, se quedan con las divisas en el exterior y las liquidan en mercados paralelos que tienen la brecha cambiaria. Son prácticas especulativas que fueron detectadas y que impactan en el precio del mercado interno”, dijo el funcionario en Casa Rosada.

La trastienda

En el Gobierno aseguran que el cierre de las exportaciones por 30 días es una medida de “transición” hacia otras de sintonía más fina y que no buscan entrar en guerra con el sector. En la Mesa de Enlace, sin embargo, la medida fue leída como una provocación. Por eso resolvieron un cese de comercialización durante nueve días corridos en respuesta a la sorpresiva medida oficial.

Un portavoz de la Casa Rosada dijo a LA NACION: “No hay una encarnadura ideológica como en la 125 ni decimos que ahora el enemigo es el campo. El Gobierno ahora tiene que mostrarse más duro, pero el objetivo siempre es negociar”.

En Casa Rosada ahora no descartan que la prohibición de las exportaciones se levante antes de los 30 días. La medida lejos de trabajarse durante meses, fue una decisión que Alberto Fernández tomó el lunes en muy pocas horas.

La decisión sorprendió porque la semana pasada el Gobierno había renovado el acuerdo de cortes a precios accesibles. Antes, para controlar el comercio exterior, se habían impuesto las declaraciones juradas a los exportadores de carne y la actualización de los valores referenciales.

Si bien funcionarias como Paula Español venían amenazando con una medida de este tipo -”No nos va a temblar el pulso a la hora de cerrar las exportaciones de carne”, dijo la secretaria de Comercio Interior a principios de abril- aseguran que el cepo es una medida de “transición” hacia otras de sintonía más fina y que no buscan escalar el conflicto con el campo.

Kulfas anticipó que en los próximos días habrá una serie de reuniones “con la mesa de la carne, los consorcios de exportadores y con el sector de matarifes”. “Habrá diálogo, análisis y adopción de medidas concretas con el objetivo de ordenar un mercado que funcione de forma transparente, que garantice el mercado interno y que permita seguir exportando”, dijo.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.