Carne: el campo evaluará si hace protestas por un registro para exportar del Gobierno

Mariana Reinke
·4  min de lectura
Exportación de carne
Exportación de carne

Luego de que el Gobierno oficializara un nuevo registro para la exportación de carnes en donde las empresas deberán realizar una Declaración Jurada de Operaciones de Exportación de Carne (DJEC), para el campo se trata de “un copy y pegue” de los Registros de Operaciones de Exportación (ROE) que funcionaron para trabar el comercio con el gobierno de Cristina Kirchner. Por ello, desde la Mesa de Enlace se harán consultas a los productores de base para que decidan qué quieren hacer. No se descartan medidas de protesta.

El Gobierno viene de exigir ayer más requisitos a los exportadores de granos, carne y leche y hoy agregó un registro para exportar carne que funcionará como una declaración jurada donde, además, la Secretaría de Comercio Interior estará controlando el cumplimiento de acuerdos de precios y abastecimiento.

“Nos dijeron que no iban a haber medidas restrictivas que atenten el desarrollo y el crecimiento productivo agropecuario y que se nos iba a consultar primero cualquier medida que se quiera implementar”, señaló Jorge Chemes, presidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA).

El Gobierno oficializó el nuevo registro para exportar carne: los detalles

“El diálogo con el Gobierno no funcionó. Nos está empujando a tomar medidas de fuerza, de protesta. Ahora entramos en una fase de consultar a nuestras bases para ver cómo continuamos. Hay que tener en cuenta que es un momento muy especial por la pandemia y por la situación de la Argentina. No está en nuestra esencia perjudicar a la sociedad pero tampoco queremos que nos perjudiquen a nosotros”, añadió.

“Tenemos que tomar una decisión de cómo seguir, qué herramienta tomar. La consulta es qué quieren las bases”, apuntó el dirigente.

Chemes mostró su desazón con el diálogo con el Gobierno porque, tras el encuentro de febrero pasado con el presidente Alberto Fernández, donde el mandatario descartó trabas sobre el sector, se está avanzando en la dirección contraria. “El camino del diálogo que vemos no es bueno, no sirve con un hecho consumado”, apuntó.

Para Daniel Pelegrina, presidente de la Sociedad Rural Argentina (SRA), la medida es “una pésima señal, nefasta por donde se la mire”.

“Resucita un mecanismo que se utilizó en el pasado para restringir las exportaciones y castigar a los productores con desastrosas consecuencias para el comercio, la producción y la reputación de la Argentina como proveedor confiable en los mercados internacionales”, afirmó.

Para el titular de la SRA, en el pasado esa medida no sirvió para controlar los precios internos. “Lejos de bajar, subieron como consecuencia de una menor oferta para el consumo. Es increíble como nuestros funcionarios no aprendan de los errores del pasado y vuelven a cometerlos una y otra vez. Es grave, además, porque muestra que no nos escuchan y que no tienen ninguna voluntad de diálogo”, señaló Pelegrina.

Diálogo roto

En un comunicado, la Mesa de Enlace dijo: “Esta situación nos pone en estado de alerta y abre un tiempo de consulta con nuestras bases, porque rompe con la promesa de diálogo que hicieron las autoridades y demuestra un altísimo desinterés en los productores y en el sector, que tantas divisas aporta a las arcas del Estado, al tiempo que provee de alimentos a los argentinos. Asimismo, reforzaremos nuestros pedidos de audiencia a gobernadores, legisladores y fuerzas políticas, con el fin de transmitirles nuestra visión acerca del sector y las políticas que consideramos virtuosas para la producción, la actividad económica y la generación de empleo, que lejos están de las implementadas en las últimas horas”.

“Es muy lamentable todo, un disparate total que confirma que no hay ninguna voluntad de acompañar la producción y el desarrollo de la Argentina, de sostener puestos de trabajo genuino y de mantener a las empresas que han invertido millones de dólares para aggiornarse y estar acordes a la demanda internacional”, dijo, por su parte, el consultor ganadero Víctor Tonelli.

“Vuelven a lo mismo. Vamos al mismo camino, un día antes o un día después. Sabemos adonde nos llevó, nos hizo perder mas de 10 millones de cabezas en el stock y casi un promedio superior a las 500 mil toneladas de exportación por año desde el año que se tomó la medida y se cumplimentó en el 2008/2009 en adelante”, precisó el consultor.

Los ROE fueron implementados durante el gobierno de Cristina Kirchner y se mantuvieron hasta el 2015. Ese mecanismo, además, iba acompañado de cupos que cuando asumió Mauricio Macri los eliminó. Hasta el momento solo se necesita un permiso de embarque en la Aduana para exportar carne.

“Nos perdimos tres millones de toneladas de exportación promedio que, con un valor promedio de US$4000 la tonelada, estamos hablando de una cifra de millones de dólares que dejó de entrar a la Argentina y, peor aun, tenemos menos carne para el consumo y significativamente más cara”, añadió el consultor.