Así fue el primer carnaval de Rio desde la pandemia

·5  min de lectura
Un miembro de la escuela de samba Beija Flor se presenta durante la primera noche del desfile del Carnaval de Río en el Sambódromo Marqués de Sapucai en Río de Janeiro el 22 de abril de 2022
Agencia AFP

RIO DE JANEIRO.- Y un día volvió. Tras dos años de cancelaciones por la pandemia del Covid-19, el emblemático Sambódromo de Río de Janeiro volvió a encenderse ayer con el carnaval, en medio de un estallido de euforia y samba.

Unas 70.000 personas acompañaron vibrando las deslumbrantes carrozas y los ejércitos de bailarines que menearon sus cuerpos y cantaron a todo pulmón en el recinto a cielo abierto, el mismo que sirvió de centro de vacunación durante la pandemia.

Princesas con plumas y alas, reyes y reinas con coronas giratorias, flores y soles andantes de colores tan vivos que iluminaban la noche... los desfiles de las tradicionales ‘escolas’ de samba regresaron con todo su esplendor tras una larga espera de más de dos años.

Un miembro de la escuela de samba Sao Clemente se presenta durante la primera noche del desfile del Carnaval de Río en el Sambódromo Marqués de Sapucai en Río de Janeiro
Agencia AFP


Un miembro de la escuela de samba Sao Clemente se presenta durante la primera noche del desfile del Carnaval de Río en el Sambódromo Marqués de Sapucai en Río de Janeiro (Agencia AFP/)

“Parece que estoy finalmente renaciendo, durante la pandemia me sentí muy triste, estaba enfermándome, porque amo el carnaval”, dijo a la AFP la experimentada Tia Cléa, de 70 años, que tiene en su haber medio siglo de desfiles junto a la escuela Viradouro.

Vigente campeona del concurso, Viradouro recordó el carnaval de 1919, cuando todavía no existían las escuelas de samba, pero los cariocas se volcaron masivamente a las calles para celebrar el fin de la llamada gripe española, disfrazados de pierrots, colombinas o de la “peste negra”.

Miembros de la escuela de samba Salguero actúan durante la primera noche de desfiles de carnaval en el Sambódromo
Agencia AFP


Miembros de la escuela de samba Salguero actúan durante la primera noche de desfiles de carnaval en el Sambódromo (Agencia AFP/)

“Me quité el barbijo en un clima envolvente, apoyé mis labios suavemente y te besé en una alegría sin fin... ¡carnaval, te amo!”, coreaban eufóricos los participantes, entre ellos Silvio Guimaraes, de 56 años, vistiendo un traje completamente negro, con pico de pájaro y maletín de médico.

Un artista de la escuela de samba Beija Flor desfila durante las celebraciones del Carnaval
ap


Un artista de la escuela de samba Beija Flor desfila durante las celebraciones del Carnaval (ap /)

“Estamos representando un baile de carnaval después de una pandemia... en 1919. Hoy lo más importante es que estamos aquí, a mucha gente le gustaría y no pudo”, dijo, emocionado. Con una crisis sanitaria agudizada por retrasos en la vacunación, más de 660.000 personas murieron de Covid en Brasil, una cifra superada solo por Estados Unidos.

Un miembro de la escuela de samba Salgueiro se presenta durante la primera noche del desfile del Carnaval de Río en el Sambódromo
Agencia AFP


Un miembro de la escuela de samba Salgueiro se presenta durante la primera noche del desfile del Carnaval de Río en el Sambódromo (Agencia AFP/)

Fueron “dos años de mucha oscuridad en el mundo, cada uno mirando para si mismo”. Esta noche “tenemos la posibilidad de mostrar que somos felices incluso con todos los problemas”, dijo Latino Suárez, de 45 años. “Brasil sin carnaval no es Brasil”, sentenció.

Integrantes de la escuela de samba Imperatriz Leopoldinense bailan durante el desfile del Carnaval el viernes 22 de abril de 2022
Integrantes de la escuela de samba Imperatriz Leopoldinense bailan durante el desfile del Carnaval el viernes 22 de abril de 2022


Integrantes de la escuela de samba Imperatriz Leopoldinense bailan durante el desfile del Carnaval el viernes 22 de abril de 2022

“Fora Bolsonaro”

Las 12 ‘escolas’ de samba que compiten en el Sambódromo durante dos noches cuentan cada una su “enredo”, una historia rica en referencias históricas y culturales ensayada previamente durante meses. Y este año la lucha antirracista, muy presente en el mundo de la samba, de origen popular y anclada en las favelas, regresó con fuerza.

Miembros de la escuela de samba Salguero actúan durante la primera noche de desfiles de carnaval
Agencia AFP


Miembros de la escuela de samba Salguero actúan durante la primera noche de desfiles de carnaval (Agencia AFP/)

El enredo “Resistencia” de la escuela Salgueiro estuvo inspirado en las protestas antirracistas ocurridas tras la muerte del estadounidense George Floyd y el movimiento Black Lives Matter. Las carrozas se engalanaron con referencias a las religiones afrobrasileñas y unos puños gigantes invitaron a la “Resistencia”. Un obelisco con la inscripción “Racismo” fue derribado, desatando aplausos del público.

En las gradas, se desplegó alguna que otra pancarta que rezaba “Fora Bolsonaro” en alusión al presidente ultraderechista, que en octubre buscará la reelección.

Miembros de la escuela de samba Sao Clemente actúan durante la primera noche del desfile del Carnaval de Río
Agencia AFP


Miembros de la escuela de samba Sao Clemente actúan durante la primera noche del desfile del Carnaval de Río (Agencia AFP/)

“Con el gobierno de Jair Bolsonaro, el racismo es más humillante porque viene de arriba”, dijo Claudia Nascimento, una cajera de 43 años, de Salgueiro.

Los errores e incidentes menores tampoco pasaron desapercibidos. En el caso de Viradouro, uno de los bailarines principales perdió un zapato en el peor momento: este quedó tirado en medio de la pasarela mientras el jurado evaluaba la actuación de su propietario.

Miembros de la escuela de samba Salguero actúan durante la primera noche de desfiles de carnaval
Agencia AFP


Miembros de la escuela de samba Salguero actúan durante la primera noche de desfiles de carnaval (Agencia AFP/)

Accidente mortal

Este año, estas asociaciones con décadas de historia recuperaron parte del financiamiento público que el anterior alcalde de Rio, el evangélico Marcelo Crivella (2017-2020), suprimió al rechazar esta fiesta popular.

Pero el sector privado financia la mayor parte de los desfiles, cuyas carrozas y vestimentas alcanzan sumas de varios cientos de miles de dólares.

Un miembro de la escuela de samba Beija Flor se presenta durante la primera noche del desfile del Carnaval de Río
Agencia AFP


Un miembro de la escuela de samba Beija Flor se presenta durante la primera noche del desfile del Carnaval de Río (Agencia AFP/)

La seguridad, cuyas fallas provocaron varios accidentes en el pasado, también está en la mira, después de que una niña de 11 años falleciera este viernes tras ser aplastada la noche del miércoles por una carroza a la salida del Sambódromo.

La alcaldía no autorizó este año los desfiles callejeros que se organizan normalmente en paralelo y sumen a la ‘Cidade Maravilhosa’ en el éxtasis musical, pero algunos “blocos” de menor porte realizaron sus cortejos, rechazando posponer la fiesta un minuto más.

El carnaval trajo también un alivio para sectores económicos afectados por la pandemia, como el hotelero, con una ocupación en torno del 78%, aunque con una caída de extranjeros (14% de los asistentes, frente a 23% en 2020).

Agencia AFP

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.