Carlota Casiraghi, espectacular, en su primera aparición tras conocerse su 'romance'

NATALIA HERMOSÍN|WOMAN.ES


Como cada primavera, el Baile de la Rosa de Mónaco reúne a la alta sociedad y la familia real monegasca luce sus mejores galas. 

Hace solo unos días, saltaba la noticia del nuevo acompañante de Carlota Casiraghi. Unas fotos tomadas en París y Barbizon confirmaban que, por lo que parece, el corazón de la monegasca vuelve a estar ocupado. El amigo especial de Carlota es Dimitri Rassam, un productor de cine e hijo de la actriz Carole Bouquet. 

Desde las fotos de ese fin de semana que pasaron juntos, Carlota no había vuelto a aparecer en público hasta anoche. Como cada primavera desde 1964, Mónaco se viste de gala para celebrar el Baile de la Rosa (en el que los asistentes tienen que pagar la friolera de 800 euros por cabeza). Y ese ha sido el momento elegido por Carlota para hacer una reaparición espectaular con un look retro muy favorecedor. Heredera de la belleza y el estilo de su madre, Carlota es la 'it girl' de la realeza por excelencia. Acudió con un vestido negro y beige de escote en V y con un peinado muy favorecedor. Inspirándose en los años 20, lució una media melena, recogida detrás de una oreja con ondas al agua. Como complemento, unos espectaculares pendientes largos. Eso sí, de Dimitri Rassam nada se supo en esta edición del Baile de la Rosa

Gtres

Junto a ella, Carolina de Mónaco también llamó la atención con su look. Eligió un vestido de Alta Costura de Chanel acorde con la temática de este año, el comienzo de 1900. El artífice de la puesta en escena fue, una vez más, Karl Lagerfeld.

La de Carlota no fue la única reaparición de la noche. También lo hizo Beatrice Borromeo, que no había vuelto a aparecer en público tras ser mamá. El 28 de febrero, Pierre Casiraghi y Beatrice se fueron padres por primera vez de un niño. Beatrice eligió para la ocasión un vestido negro con bordados de pedrería y recogió su pelo en un moño alto que dejaba apreciar las joyas que completaban el look. 

Gtres