A Carlos III le vuelve a perseguir la sombra del racismo tras este vídeo

·3  min de lectura
Britain's King Carlos III follows the coffin of Queen Elizabeth II, aboard the State Hearse, as it travels inside Windsor Castle on September 19, 2022, ahead of the Committal Service for the late Queen. (Photo by Jon Super / POOL / AFP) (Photo by JON SUPER/POOL/AFP via Getty Images)
Carlos III parece no querer saludar a un hombre negro en un acto público (Photo by JON SUPER/POOL/AFP via Getty Images)

El reinado de Carlos III ha empezado con mal pie. Si bien hace una semana se cabreó porque una pluma osó mancharle con su tinta (quizá la inocente pluma no sabía que era el nuevo rey), ahora una polémica bastante más seria se cierne sobre él.

Cuando Carlos III llegó, ya como monarca, a Westminster una multitud de gente le esperaba para saludarle y, como todos los ‘royal’ suelen hacer empezó a dar la mano al pueblo, a saludar cariñosamente y a intercambiar algunas palabras con los ‘fans’ de la monarquía.

Este acto estaba siendo grabado y retransmitido en televisión por lo que cada detalle del nuevo rey estaba siendo analizado (o, al menos, visto) por miles de personas. En un vídeo que se va a volver viral en redes sociales, Carlos III se encuentra saludando a un par de personas de raza blanca allí agolpadas pero, cuando toca el turno de saludar a un ciudadano negro, su expresión facial cambia y no le saluda, volviendo a saludar a los siguientes ciudadanos blancos de la misma fila.

Esto se puede deber a una simple casualidad en la que Carlos gira el rostro por cualquier motivo (por ejemplo, que alguien le llame o le hable) pero está claro que el vídeo deja lugar a la sombra de las dudas y las habladurías que ya le han perseguido en otras ocasiones por el mismo motivo.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

El racismo planea sobre la familia real británica sobre todo desde la entrevista que Meghan Markle y el príncipe Harry ofrecieron a Oprah Winfrey. De hecho, el tweet que recoge el citado momento se plantea: "¿Qué acabo de ver? ¿Qué es esto? Si el racismo fuera una persona. Los negros estamos solos”.

Tras lo de Oprah, varios tabloides publicaron que la propia Isabel II estaba investigando este tema en el seno de su familia. Pero lo cierto es que ni ella ni su hijo Carlos han pedido perdón a nivel institucional por algo tan grave como la compraventa de esclavos de su monarquía en los siglos anteriores.

El comentario sobre el tono de piel de Archie (preocupándole que fuese ‘demasiado oscura’) que tanto dolor causó a los Sussex podría haber salido de la boca del propio abuelo de la criatura pero eso nunca lo sabremos… o sí, dado que Meg y Harry cuando se sueltan, acaban largándolo todo.

Algo parecido sucedió con su propio hijo, Harry, y es que cuando nació en septiembre de 1984, Carlos se mostró decepcionado porque era pelirrojo. La propia Lady Di desveló esta información diciendo que su suegro dijo “Encima de niño, pelirrojo” quejándose tanto de su género como de su genética y causando un gran daño a Diana de Gales dado que dicho rasgo pelirrojo, proviene de los Spencer.

‘El Español’ se hizo eco también de que Carlos III también hace chistes racistas y, para colmo, una de sus exsecretarias, le denunció y aseguró que Carlos no quería a gente negra trabajando para él.

Otro episodio de racimo se produjo cuando le preguntó a una periodista inglesa y negra su lugar de providencia, ella respondió que era de Manchester y él la miró diciendo “No pareces de Manchester”.

Este tipo de comentarios totalmente fuera de lugar sumados al vídeo que ya surca las redes sociales dejan al nuevo monarca en muy mal lugar y es que Carlos III ha empezado su reinado con bastante mal pie.

Te puede interesar...