Carlos promete seguir el ejemplo de abnegación de Isabel II