Carlos Ponce: cuando el amor de padre y el bienestar de los hijos está por encima de un divorcio y un nuevo matrimonio

·4  min de lectura

Carlos Ponce está feliz por su flamante matrimonio con Karina Banda, con quien se casó en casi total secreto este verano, haciéndolo público el 1ro de diciembre. Sin embargo, el actor y cantante no olvida sus prioridades y una de ellas son los cuatro hijos – Giancarlo, Sebastián y las mellizas Savannah y Sienna – que tiene de su primer matrimonio con su ex, Verónica Rubio, de quienes siempre ha dicho (y demostrado) sentirse sumamente orgulloso.

Por lo mismo, el ojiazul oriundo de Santurce, Puerto Rico, se ha mostrado muy solidario y cercano con una de sus hijas, Sienna, quien junto con Savannah nació en Rusia en 2002 y fueron adoptadas por la pareja cuando tenían un año de edad, y recientemente hizo pública su lucha contra la depresión que padece. “Estoy seguro que Dios te sonríe con orgullo”, compartió el actor junto a una foto con la joven en su red Instagram, una de las muchas muestras de amor que ha hecho públicas desde que se supo.

Aunque la joven se encuentra ya recibiendo la ayuda profesional necesaria para poder lidiar con este padecimiento, al comienzo, hace unas semanas, Sienna pasó por un episodio grave que fue el que le permitió iniciar el camino de recuperación. Su madre, Verónica, recordó que uno de los focos rojos que notó fue cuando una noche la joven rapó su cabeza sin informarle a nadie de su plan. Esta situación la alarmó y preocupó muchísimo, por lo que de inmediato se puso en contacto con Ponce para que entre toda la familia, que pese a los ya diez años de divorcio se lleva bien y se mantiene atenta de cada miembro, pudieran ayudar a Sienna.

"Tuve mucho miedo al pensar qué le podría haber pasado por la cabeza; todo esto lo hizo en medio de la noche”, explicó Rubio en una entrevista. “Fue de pronto, despertarse con eso, y es muy impresionante, sobre todo porque no advirtió, ni dijo nada. Ahí fue que mi niña empezó a tocar fondo”.

La fotógrafa profesional señaló que ya había visto algunos comportamientos raros en su hija, que coincidían con los síntomas de la depresión que enlista la APA (American Psychiatry Association): comenzó a apartarse de las actividades familiares y recreativas que antes le daban placer, se encerraba en su habitación, comenzó a dormir más de día y a padecer insomnio en las noches, todos estos claros signos de que un cuadro de depresión se había manifestado en la adolescente. Estos mismos síntomas, acompañados por cuadros de ansiedad, se recrudecieron en personas con esta enfermedad, debido al encierro suscitado por la pandemia del COVID-19.

Pese a todas estas señales y mantener una comunicación buena y constante con su hija, el propio Ponce admitió no haberse dado cuenta hasta que fue notificado por la madre de sus hijos de que la joven decidió deshacerse de su rubia cabellera; ambos padres lo tomaron como una llamada de auxilio y decidieron actuar inmediatamente.

Carlos Ponce con su exesposa Verónica Rubio en el 2007. (AP Photo/Wilfredo Lee)
Carlos Ponce con su exesposa Verónica Rubio en el 2007. (AP Photo/Wilfredo Lee)

Carlos está seguro de que habrá éxito en el proceso de estabilización y recuperación de su hija (recordemos que la depresión, como tal, es un padecimiento que no tiene cura definitiva, ya que se trata de un trastorno genético ocasionado por una deficiencia en la química de los neuroconductores, pero es completamente tratable) y no sólo confía en que pueda superar este episodio, sino que también la apoya en su nueva cruzada: desestigmatizar este padecimiento, algo en lo que Sienna, desde su visibilidad, espera poder ser de ayuda a otras personas que también padecen esta enfermedad.

Es muy difícil ver la luz al final del túnel cuando aún estás en la oscuridad”, escribió Sienna en Instagram “pero lo estoy logrando y quiero ayudar a otras personas a lograrlo también. Si sienten que algo no anda bien en su interior no lo ignoren, la carga se hace más liviana cuando sabes que no estás luchando sola”.

Para el protagonista de ‘La Doña 2’ y ‘Julie y los fantasmas’ esta experiencia ha sido una gran lección de vida, y por lo mismo acudió a las redes sociales para hacer un llamado a los padres de familia, amigos, hermanos y todo aquel que se encuentre viviendo una situación similar a actuar, pues sólo así se podrán prevenir tragedias.

“Hay que estar muy pendientes”, escribió al pie de una imagen de su hija. “Hay señales. Sienna tiene la dicha de tener mucha gente que la quiere, pero hay gente que pasa por esto sin tener a nadie, sin tener a quien contarle”, puntualizó, señalando que la salud mental es importante, que no hay ninguna razón para avergonzarse de tener algún padecimiento emocional – como la depresión – y sobre todo, que pedir ayuda no es sinónimo de debilidad, sino la manifestación de un deseo de estar mejor y seguir viviendo.

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR:

EN VIDEO: Carlos Ponce y David Zepeda: "La Doña 2" toca sin tapujos el feminicidio

Christian Serratos, la nueva 'Selena' que podría desbancar a la de Jennifer Lopez

El día que Lucero sacrificó su imagen idílica y dejó de ser la estrella consentida de México

Lolita Ayala, el rostro confiable y amable de las noticias en México que causa sensación con su línea de ropa

Chantal Andere y la pasión olvidada que la impulsó en Miami cuando nadie apostaba por ella

Tenoch Huerta, el mexicano más políticamente volátil que ha intentado conquistar Hollywood

Kuno Becker, el galán que despreció las telenovelas y pagó el precio de renegar de sus orígenes