Carlos Melconian explicó las dos trampas del presupuesto que presentó el Gobierno

·3  min de lectura
El economista Carlos Melconian
Captura de video

El expresidente del Banco Nación, Carlos Melconian, volvió a expresar hoy duros cuestionamientos en contra del presupuesto presentado por el Gobierno ante el Congreso para el período 2022. En declaraciones radiales, explicó las “dos trampas” históricas en las que cae el proyecto que fue rechazado este viernes en la Cámara de Diputados e indicó por qué hubiese resultado“imposible” cumplir la meta inflacionaria del 33% que en él se planteaba.

“El presupuesto históricamente se ha transformado en algo irrelevante en la Argentina”, sentenció esta mañana el economista en Radio Rivadavia, a pesar de evaluar que se trata de una “una ley muy importante que incluye las decisiones de gasto por el lado de la micro y del presupuesto debieran inferirse la macro, la política económica y sus consecuencias”.

De acuerdo con Melconian, esta situación no es nueva y se debe a dos motivos. Por un lado, “desde los 2000 a esta parte se subestima la eventual tasa de crecimiento económico que ese presupuesto incluía. Entonces, esa trampa del solitario, la subestimación de la tasa de crecimiento generaba luego para el Poder Ejecutivo holgura que resolvía discrecionalmente después”.

Por otra parte, señaló que “con el paso del tiempo, empezó a aparecer otro tipo de trampa que es la subestimación de la tasa de inflación. Porque a posteriori, inflando artificialmente el PBI, permitía cumplimientos, mayor recaudación y licuaciones que también obligaban ampliaciones posteriores que el Ejecutivo terminaba decidiendo discrecionalmente”.

“Ahora, salgo de la historia y voy al presupuesto de este y al del año pasado. El año pasado moría antes de nacer, porque cuando sacás un presupuesto con 29% de inflación, todo el mundo sabe que es un dibujo. Lo mismo pasaba en el anterior Gobierno. Ahora dicen 33% viniendo de 52%. Y ese 33% va a incluir que tenés que tocar el tipo de cambio, las tarifas y que no estás dispuesto a un ajuste en el gasto, entonces es imposible que dé 33%”, aseveró el expresidente del Banco Nación y completó: “Una trampa al solitario primero y conjunta después, que en este caso particular encima se lo embarra con la negociación con el Fondo (FMI). Es un berenjenal, es: cumplo con la formalidad, lo meto ahí, lo saco con fórceps y no me jodan más con el presupuesto. Es eso, no sirve para nada”.

Al ser consultado acerca del impacto que la discusión parlamentaria sobre la ley de presupuesto puede tener en la negociación con el FMI, planteó: “Si no hay acuerdo con el Fondo: perdés una brújula, perdés un ancla. Es como decir, si los pibes quedan solos [en el aula], vuelan las tizas, o así pasaba en mi época en la secundaria”.

Bajo la misma metáfora, concluyó: “El celador que está por venir, este FMI, no es de los más jodidos de la historia, pero se para ahí en la puerta y afloja un poquitito el quilombo, las tizas y las carpetas que vuelan. Si no, ¿cuál es la política económica acá, el presupuesto, la brecha? Quedás muy a la deriva y aunque no estoy en condiciones de decir ‘nos vamos al carajo’, si hay que elegir con Fondo o sin Fondo, te digo con Fondo. Es una condición necesaria, no suficiente, no solo para lo local sino para el mundo, que ya no confía. Si vos ni siquiera firmás eso, entonces bajá la persiana y vemos en 2024″.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.