Carlos Melconian: “El Gobierno no debería atrasar groseramente el tipo de cambio, porque después le va a saltar como resorte”

·3  min de lectura
Carlos Melconian habló ante los empresarios en el aniversario de la Fundación Mediterránea.
Captura de video

CORDOBA.- “Es la primera vez que hay que ir a buscar el voto a lugares sumergidos con una inflación del 50%”, dijo el economista Carlos Melconian, quien definió la elección legislativa de noviembre como un “desafío” tanto para el oficialismo como para la oposición. A la votación la economía “llega en forma desfavorable; en el mundo cualquier oficialismo estaría fuera”, y agregó: “Hay que ver si el presagio kirchnerista de tener la calle y el Conurbano le alcanza”.

Una jugada oficial busca terminar con el corazón empresario de la familia Macri

A su entender, la elección “marcará la cancha” del futuro económico. Repasó que en el mundo “vienen perdiendo los oficialismos; salvo en Río Cuarto, Misiones y Jujuy, en el resto del mundo perdieron”. Planteó que el oficialismo está “desafiante porque cree que los oficialismos perdieron en el mundo porque no tienen el control de la calle, ni el norte ni el Conurbano que les da un piso duro de votos”.

Espera que se vote con una variación anual positiva del PBI, una inflación de entre 3% y 3,5% mensual, salario privado bajo, desempleo del 10% y pobreza del 45%. Sobre cómo seguirá la economía después, remarcó que el Gobierno no debiera atrasar “groseramente el tipo de cambio, porque después le va a saltar como resorte”. Caratuló como “ineludible, si son vivos, firmar el acuerdo con el FMI”.

“Hay que impedir el acostumbramiento de Berretalandia”, sostuvo, e indicó que espera un “agotamiento” del modelo económico argentino. “Tengo clarito que algunas medidas a proponer no son de beneficio inmediato, lo debe entender el gobernante estadista”, añadió.

Melconian, fue el disertante elegido para el festejo de los 44 años de la creación de la Fundación Mediterránea, entidad impulsada por los empresarios cordobeses Fulvio Pagani y Piero Astori, con el objetivo de que el interior del país tuviera estudios económicos que apuntaran a un “desarrollo armónico” de la Argentina.

María Pía Astori, la actual presidenta, reclamó un programa económico “sustentable”, “apertura económica con los principales mercados del mundo para exportar valor agregado y generar empleo”, menos presión fiscal y seguridad jurídica.

Melconian enfatizó que el acuerdo con el FMI debe ser “rápido”, porque en marzo próximo “viene el standalone en serio”. Mientras tanto, dijo, seguirá la “ensalada de los precios relativos”. Para arreglarla, ironizó con que hay que convocar a “Horangel y Ludovica”.

En su presentación, el expresidente del Banco Nación subrayó que el “plan” económico no es sofisticado: “Quieren alimentos y energía barata”, resumió. En una visión integral, la restricción externa es una pata, señaló, pero está la “interna, que es la que desatiende este Gobierno”.

“El impuesto inflacionario es un demonio, porque le come poder adquisitivo, le lima a los jubilados; pero, a la vez, es ángel, porque licua gasto y la deuda. Cuando los endeudadores en pesos no pueden más, les ayuda el ángel de la inflación. No es electoralista, lo que habrá electoralmente es un potenciamiento de plata en la calle”, describió.

Algunos vacunados están muriendo de Covid: por qué a los científicos no les sorprende

Enumeró que la Mesa Alimenticia del Gobierno se maneja con instrumentos como cepo, restricciones, límites y controles, mientras que la Mesa Energética se basa en congelar y atrasar tarifas. Enfatizó que la “ridiculez” del atraso tarifario empezó en 2003 en la Argentina y que antes “la gente pagaba lo que vale el colectivo, la luz y el gas, y no nos matábamos entre compatriotas en la calle”.

Señaló que este año el nivel de los subsidios energéticos volverá a los niveles con los que Cristina Kirchner le entregó el gobierno a Mauricio Macri. “Todo el esfuerzo de 2016, 2017 y 2018 quedará en nada…en 2019 ya a Macri le decían que congelara”, indicó.

“La inflación es amiga y no enemiga de este Gobierno, gracias a eso se licua el gasto público, las Leliq y la deuda que toman. Se ponen contentos cuando toman deuda, la de (Nicolás) Caputo, no porque era en dólares, la de acá la licuan con inflación”, ratificó.

Por último, criticó que nadie en la gestión de Alberto Fernández trabaja en “la integralidad” y les dijo a los mediterráneos que deberían sentirse “orgullosos”, porque fueron los últimos que tuvieron un plan “integral” para el país.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.