Carlos, el falso controlador español que Rusia utilizó para mentir sobre el derribo del avión MH17

La llegada de la nueva normalidad a Europa, tras superar el primer brote de coronavirus, ha hecho que se relajen las medidas restrictivas. Y una de las consecuencias que ha tenido es la reapertura de los juzgados. Desde este 8 de junio en Países Bajos se ha reanudado uno de los juicios más polémicos de los últimos años: el del accidente del avión MH17 que el 17 de julio de 2014 fue derribado por un misil cuando transitaba por Ucrania.

Tras varios años de recabar información y pruebas, los equipos de investigación conjuntos (JIT en sus siglas en inglés), formados por expertos de Ucrania, Países Bajos, Australia, Bélgica y Malasia, han concluido que el misil, de tipo BUK, y asignado a la brigada antiaérea del Ejército ruso, fue disparado desde el territorio ucraniano controlado por las milicias separatistas prorrusas que combatían contra las tropas ucranianas.

Restos del avión siniestrado en Ucrania. (REUTERS/Maxim Zmeyev)

Rusia ha negado su participación en el accidente y en todo momento ha culpado a las tropas ucranianas, sin embargo, los JIT han ido sacando a la luz las mentiras, falsedades y bulos de los rusos durante todo el proceso. Y en él, tiene un papel importante Carlos, un supuesto controlador aéreo de origen español que sirvió como coartada para los intereses de Moscú y que se terminó revelando como un fraude.

Su gran momento de gloria se produjo ese 17 de julio de 2014. Tras el derribo del avión se puso en marcha la maquinaria propagandística rusa con la difusión de no menos de 57 teorías alternativas a la explicación de que habían sido los milicianos prorrusos los que habían derribado el avión pensando que era una aeronave militar ucraniana (cabe recordar que en un primer momento asumieron la autoría hasta que se conoció que era un vuelo comercial).

Según una investigación del semanario De Groene Amsterdammer se lanzaron 65.000 tuits en esos primeros momentos culpando al Gobierno ucraniano de la tragedia que les costó la vida a más de 300 personas.

En esos momentos aparecieron los mensajes en Twitter de un controlador aéreo español que supuestamente estaba en una torre de control ucraniana y tenía información privilegiada de la situación. En su cuenta, ya inexistente, @spainbuca, Carlos echaba la culpa a Ucrania y revelaba en exclusiva que había visto varios cazas ucranianos volando junto al avión accidentado.

Rápidamente sus tuits fueron replicados en las redes sociales vinculadas a Rusia y su versión tuvo muchísima influencia, hasta el punto que el mismo presidente Vladimir Putin habló de este hombre en una entrevista que mantuvo con el cineasta Oliver Stone.

El propio presidente ruso defendió la versión de Carlos. (Alexei Nikolsky, Sputnik, Kremlin Pool Photo via AP)

Su personaje pronto fue desenmascarado, ya que los expertos consideraron imposible que alguien trabajase como controlador aéreo en Ucrania sin tener la nacionalidad de ese país. Además, el propio aeropuerto de Borispol confirmó que nadie con ese nombre había estado trabajando en el puesto. Sin embargo, sus teorías de la conspiración se siguieron difundiendo.

Conviene recordar que no era la primera vez que Carlos tenía relación con la propaganda rusa. Dos meses antes del accidente había aparecido en el canal RT, financiado por el Gobierno ruso y que dio amplia cobertura a sus mensajes, con el rostro difuminado para contar que había tenido que huir de Kiev por estar a favor de la anexión rusa de Crimea.

El mes anterior, en abril, había intervenido en la cadena Cope para contar que el Ejército ucraniano había tomado la torre de control del aeropuerto de Kiev, en el que supuestamente trabajaba. Se identificó como controlador aéreo en Ucrania, algo que también aparecía en su cuenta de Twitter.

Finalmente una imagen suya con el rostro sin difuminar en una entrevista con RT provocó que se cerrase el perfil de Twitter y desapareciera completamente. Hubo que esperar a 2018 para conocer quién se escondía detrás de este falso controlador.

Quién es verdaderamente Carlos

Una investigación conjunta del portal RISE Project y el medio RFE/RL reveló que detrás de @spainbuca estaba José Carlos Barrios Sánchez, un estafador profesional con antecedentes penales tanto en su España natal como en Rumanía, país en el que reside actualmente.

En 2013 fue detenido en el aeropuerto de Bucarest por hacerse pasar por un empleado de Iberia e intentar estafar a varias aspirantes a azafatas. Rumanía le deportó debido a que las autoridades españolas le reclamaban por un caso de fraude y cumplió seis de meses de prisión. Finalmente los investigadores descubrieron que vive en un barrio de clase alta de la capital rumana y lograron ponerse en contacto con él.

El falso controlador Carlos en una de sus entrevistas con RT (RT).

Carlos admitió haber cobrado dinero del equipo de RT a cambio de decir lo que ellos le iban transmitiendo, tal y como recoge El Confidencial. “Durante todo ese tiempo recibí bastante dinero, sumas bastante elevadas, de transferencias que venían de Rusia, que me decían lo que tenía que poner en Twitter”, reveló. Entre estas consignas estaba que tenía que poner que era controlador.

El entrevistado admitió tener pruebas de las transferencias recibidas y pidió una abultada suma de dinero por esta información, algo a lo que el equipo investigador se negó, cortándose toda comunicación, pero quedando la identidad de Carlos revelada para siempre.

Más historias que te pueden interesar: