Carlos F. Chamorro regresa a Nicaragua a hacer periodismo en medio de la crisis

Managua, 25 nov (EFE).- El periodista nicaragüense Carlos Fernando Chamorro, una de las voces más críticas al Gobierno del presidente Daniel Ortega, regresó este lunes tras casi 11 meses de exilio para seguir haciendo periodismo en Nicaragua, país que sigue inmerso en una grave crisis social, política y económica.

El regreso de Chamorro, director de un grupo de medios de comunicación que se mantienen registrados por la Policía de Nicaragua, también se produce en medio de la convalecencia que sufre su madre, la expresidenta Violeta Barrios de Chamorro (1990-1997), de 90 años de edad.

"Regreso a mi patria para continuar demandando la suspensión de la confiscación de facto contra Confidencial y 100 % Noticias, que desde el 14 y el 21 de diciembre, respectivamente, se mantienen ocupados por efectivos armados de la Policía Nacional", aseguró el periodista a su llegada en el Aeropuerto Internacional de Managua.

Chamorro, galardonado con el IV Premio Casa América Catalunya a la Libertad de Expresión en Iberoamérica en 2009, y en 2010 con el premio María Moors Cabot, señaló que el edificio donde funcionan las revistas digitales Confidencial y Niú, y los programas televisivos Esta Semana y Esta Noche, que él dirige, se mantienen "confiscados" desde diciembre pasado.

Indicó que ha agotado todos los recursos legales ante el Ministerio Público y la Corte Suprema de Justicia, sin obtener ninguna respuesta, pese a que la Policía Nacional, en un informe, "admitió que el asalto y la ocupación de Confidencial carece de justificación legal".

"Lo que demuestra esta confesión del director de la Policía, (Francisco Díaz), es que el Estado ejecutó un asalto contra la libertad de prensa, con el propósito de cerrar por la fuerza un medio de comunicación, incurriendo en una confiscación de facto, sin ningún sustento de legalidad", argumentó.

El también hijo del periodista Pedro Joaquín Chamorro, asesinado en 1978 por criticar al presidente y dictador Anastasio Somoza Debayle, dijo que a pesar de la "confiscación" a sus medios y las agresiones en contra de sus periodistas, mantendrán "inalterable nuestro compromiso con el ejercicio del periodismo".

Asimismo, subrayó que regresa a su patria "especialmente emocionado porque voy a poder abrazar y besar a mi madre", la expresidenta Barrios de Chamorro, de quien dijo, se encuentra "en una condición de salud muy precaria desde hace meses".

"Para mí es un momento que quiero vivir intensamente" con ella en su lecho de enferma, agregó.

Destacó que desde que estalló la crisis en Nicaragua, el 18 de abril de 2018, y "en los momentos más duros de la represión", siempre ha tenido presente el ejemplo de integridad y valores de su madre, que "hermanados al legado democrático y el sacrificio de mi padre", alienta su convicción "de que Nicaragua volverá a ser República".

Chamorro regresó a Nicaragua procedente de Costa Rica junto a su esposa, Desirée Elizondo, y otras siete personas, incluyendo tres periodistas.

Fue recibido por su hermano mayor, Pedro Joaquín Chamorro Barrios, la presidenta del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), Vilma Núñez, entre otros.

El periodista, que según dijo se vio obligado a salir al exilio para proteger su integridad física y libertad "ante las amenazas y la persecución del régimen Ortega-Murillo", agradeció al Gobierno de Costa Rica por acogerlo y permitirle seguir haciendo periodismo a través de plataformas digitales.

También dijo que asume toda la responsabilidad de su retorno, aún cuando la situación de inseguridad y violación a derechos humanos se mantiene en Nicaragua.

Desde abril de 2018, Nicaragua vive una crisis sociopolítica que ha dejado al menos 328 muertos, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), aunque organismos locales elevan la cifra a 651 y el Gobierno reconoce 200 y denuncia un supuesto intento de golpe de Estado.

(c) Agencia EFE