Carlos Escudé, el politólogo que puso en debate la política exterior de la Argentina

Mariano De Vedia
·4  min de lectura
A los 72 años, dejó una obra valiosa y significativa y se destacó entre los analistas más lúcidos en el campo de la política exterior, más allá de sus alineamientos y un estilo lleno de excentricidades.
Fuente: Archivo

Investigador riguroso de la política exterior argentina y polemista por excelencia, el politólogo Carlos Andrés Escudé, fallecido víctima de Covid-19 el primer día del año, tenía una doble capacidad. Manejaba la disciplina y las exigencias del mundo académico y, al mismo tiempo, el desafío provocador de explicar en la tribuna mediática las estrategias y posicionamientos internacionales.

A los 72 años, dejó una obra valiosa y significativa y se destacó entre los analistas más lúcidos en el campo de la política exterior, más allá de sus alineamientos y un estilo lleno de excentricidades.

Fue asesor especial del canciller Guido Di Tella durante el gobierno de Carlos Menem, para contribuir a la definición de la estrategia del país frente al bloque occidental, y precursor de los gestos de acercamiento a los Estados Unidos, encuadrados en su teoría del "realismo periférico", del que se derivó la llamada "política de relaciones carnales" con el país del norte. Fue esa una de las principales estrategias del gobierno menemista, que procuraba dejar atrás los tiempos posteriores a la Guerra de Malvinas, caracterizados por el aislamiento y la confrontación. Desalentaba, en contraposición con el gobierno de Raúl Alfonsín, que la Argentina se ubicara cerca de los países no alineados.

En ese sentido, dos temas ocuparon principalmente su tarea de observador permanente de la política exterior: los vínculos de la Argentina con Estados Unidos y la cuestión Malvinas.

Su inconfundible barba y el uso de un bastón eran un sello propio de Escudé en sus presentaciones en debates públicos y en programas de televisión, en los que aportaba principalmente la solidez de sus argumentaciones y su formación en temas de política exterior.

Graduado en ciencias políticas y relaciones internacionales en la Universidad de Yale, con estudios en Oxford y en la Universidad Católica Argentina (UCA), donde se formó en sociología, tuvo una reconocida trayectoria como investigador principal del Conicet y profesor en las universidades Torcuato Di Tella y Belgrano, en el Instituto del Servicio Exterior de la Nación y en la maestría en relaciones internacionales del Centro de Estudios Avanzados de la Universidad Nacional de Córdoba, entre otras instituciones. Dirigió el Centro de Estudios de Religión, Estado y Sociedad del Seminario Rabínico Latinoamericano.

Nacido en Buenos Aires el 10 de agosto de 1948, Escudé obtuvo las becas Fulbright y Guggenheim y la Fundación Konex lo distinguió con el diploma al mérito en ciencias políticas. Sus obras fueron publicadas en español, inglés, alemán, italiano, portugués, polaco y ruso. Integró el Consejo Argentino para las Relaciones Internacionales (CARI).

En los primeros días de su internación había perdido a su mujer, la socióloga Mónica Vilgre La Madrid, también fallecida por Covid-19 en el Sanatorio de la Trinidad, de Palermo. Desde entonces, el investigador había quedado internado con un estado delicado de salud.

Meses antes de su internación, Escudé reveló en una entrevista pública en la Universidad Ucema que a partir de la desclasificación de documentos del Departamento de Estado del gobierno de Estados Unidos pudo confirmar que en 1942, en plena Segunda Guerra Mundial, la Argentina se opuso a una sugerencia del gobierno norteamericano para romper relaciones con el Eje. Todos los países de la región lo aceptaron, dijo, menos Chile y la Argentina, pero al poco tiempo el país trasandino cedió. Argumentó que el entonces canciller Enrique Ruiz Guiñazú. Ministro del presidente Ramón S. Castillo, se había opuesto tenazmente a la presión norteamericana. Se trata de un tema que el politólogo había investigado en su libro "Gran Bretaña, Estados Unidos y la declinación argentina: 1942/49)".

Alfredo Cornejo: "Alberto Fernández nos va a encerrar en otra cuarentena si se viene la segunda ola de la pandemia"

En 2012, Escudé escribió el libro "Principios de realismo periférico. Vigencia de una teoría argentina ante el ascenso de China", para mostrar la dimensión que había alcanzado su tesis en el mapa internacional y la conveniencia de los países periféricos de desarrollar políticas que los acercaran a las potencias mundiales.

Coordinó una colección sobre la historia de las relaciones exteriores en la Argentina, publicada en quince tomos, junto al exvicecanciller Andrés Cisneros, y escribió "Radiografía universal de la infamia: viñetas sobre el estado del mundo en nuestro tiempo", en coautoría con Macarena Sabio Mioni,

Fiel a su estilo excéntrico, Escudé fue crítico de las investigaciones judiciales que comprometían al gobierno de Cristina Kirchner en el encubrimiento del atentado a la AMIA, a raíz del memorándum firmado con Irán. Escribió, incluso, el libro "¡Y Luis D'Elía tenía razón! Algunas aberraciones políticas argentinas", donde defendía la tesis de que no hay evidencias de que Irán haya perpetrado los atentados contra la embajada de Israel y la AMIA en Buenos Aires y que la acusación al régimen de Teherán apuntaba a una estrategia de los Estados Unidos e Israel.

"Por qué soy judío y otros ensayos" es otro de sus títulos que generaron repercusión, al igual que "La guerra de los dioses: los mandatos bíblicos frente a la política mundial" y "El Estado parasitario: la Argentina, ciclos de vaciamiento, clase política delictiva y colapso de la política exterior", entre una vasta producción bibliográfica.