Carlos Alcaraz celebra el histórico doblete Nadal-Djokovic en Madrid

·2  min de lectura
 Carlos Alcaraz celebra tras derrotar a Novak Djokovic (Manu Fernández/AP)    (AP)
Carlos Alcaraz celebra tras derrotar a Novak Djokovic (Manu Fernández/AP) (AP)

El joven Carlos Alcaraz añadió la cabellera del número 1 del mundo, Novak Djokovic, a su colección estelar en tierra batida, al vencer al gran serbio en tres sets y alcanzar la final del Abierto de Madrid.

El español, que solo cumplió 19 años el jueves, dejó fuera del torneo a su compatriota Rafael Nadal, a pesar de tener problemas en el tobillo durante los cuartos de final del viernes.

El sábado por la noche, Alcaraz dio continuidad a su sorprendente victoria con una actuación en cuartos de final llena de resistencia y estilo para infligir una derrota por 6-7 (7) 7-5 7-6 (7) a Djokovic, de 34 años. El murciano se enfrentará en la final del domingo al alemán Alexander Zverev, defensor del título, o al griego Stefanos Tsitsipas, cuarto cabeza de serie.

Tras convertirse en el primer jugador que conquista a Nadal y a Djokovic en el mismo torneo de tierra batida, Alcaraz comentó: “Ahora mismo es espectacular. Estoy muy contento. Me causa mucha ilusión poder jugar este tipo de partidos, poder ganar a Rafa ayer, poder ganar al número uno hoy”.

“Así que estoy súper contento. Me da mucha confianza para la final de mañana”.

Alcaraz rompió el saque a Djokovic en el primer juego para empezar con fuerza, pero el serbio remontó para hacerse con el primer tie-break.

El joven de 19 años, ganador del Abierto de Miami, aprovechó entonces el débil servicio de su oponente para igualar el partido y, tras presionar constantemente el servicio de Djokovic en el decisivo, demostró una concentración superior a la de su edad para cerrar el partido a pesar de tener enfrente a un 20 veces campeón de Grand Slam.

El joven comentó: “Hay que intentar ir y buscar el partido. En esos momentos decisivos es cuando se ve a los buenos jugadores y a los mejores, ahí es donde se nota la diferencia entre un buen jugador y un jugador top, como es Djokovic, Rafa, (Roger) Federer, o todos los jugadores que al final están ahí desde hace mucho tiempo”.

“Quiero marcar la diferencia en eso. Quiero marcar la diferencia, porque en esos partidos clave, decisivos, quiero ir y buscar el partido”.

Cuando se le preguntó si se arrepentía de la forma en que trató a la estrella emergente, Djokovic respondió: “Sí, sí. Muchas veces le di puntos gratis allí. Su saque y su altitud (en su servicio) son enormes, y era difícil lidiar con su pelota, y no estaba sintiendo mi devolución desde ese lado”.

“Él estaba sirviendo con mucha fuerza para ponerse en una buena posición. Simplemente no conseguí manejarlo bien”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.