Carles Puyol y Vanesa Lorenzo descartan ampliar su familia

·2  min de lectura


La exmodelo Vanesa Lorenzo, madre de las pequeñas María y Manuela junto al excapitán del FC Barcelona Carles Puyol, ha presentado esta semana un nuevo libro sobre educación y técnicas parentales titulado 'Crecer juntos': un volumen en el que la también diseñadora y gurú de la vida saludable ofrece a los lectores una serie de claves para la crianza de los más pequeños que inciden tanto en las bondades del yoga como en los beneficios derivados de impartir una disciplina positiva a los niños.
En una de las entrevistas promocionales que ha concedido a Diez Minutos, la estrella de las pasarelas ha reconocido que las labores de documentación y redacción de este atípico manual, a las que dedicó buena parte del tiempo libre que le dejó el pasado período de confinamiento, le hicieron sentir muy realizada en una de las épocas más convulsas de su vida, ya que además de invertir en su vida profesional, la escritura del libro le ayudó a interiorizar por completo todas esas dinámicas educativas que presenta en sus páginas.
Una de ellas consiste en intensificar el proceso de empatía que ha de tener con sus niñas para entenderlas mejor y asistirles de la forma más efectiva posible de cara a los retos que ya le presenta la vida, un tema que, en la conversación que ha mantenido con la publicación, ha desembocado en alguna que otra pregunta sobre una hipotética ampliación familiar. "Me hubiera encantado tener un tercer hijo, lo tenía idealizado. Si hubiera empezado antes estoy segurísima de que ya estaríamos por el tercero. Pero es tan duro, es mucho trabajo y creo que nos paramos aquí", ha confesado.
Sobre su marido y padre de las pequeñas, Vanesa ha aclarado en primer lugar que los comentarios que hizo el exfutbolista en las redes sociales para apoyarla precisamente con la promoción del tomo no eran más que una simpática broma. El defensa catalán llegó a asegurar que la composición de 'Crecer juntos' casi les costaba "el divorcio" y ella no dudó en replicarle con un recordatorio sobre lo útil que le había resultado a él para deshacerse de ciertos hábitos domésticos.
"No, fue una broma. Pero sí es cierto que yo trabajé muchas horas delante del ordenador y al no haber colegio por el confinamiento pues todo fue más intenso para él. [Carles] Es muy respetuoso y muy cariñoso. Le gusta que todo el mundo tenga su lugar y es muy respetuoso con respecto a cómo es cada uno de los individuos del equipo", ha manifestado.