La carioca Izzy decidió dejar de cantarle a Dios

·1  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, septiembre 18 (EL UNIVERSAL).- La dualidad marca la vida de la carioca Izzy, "La Reina". "Yo crecí en la iglesia cantando para Dios, mi papá era pastor y siempre amé cantar temas para el alma, soy una persona dulce, pero también tengo esta faceta sexy, sensual, ese lado de diabla. Me gusta explotar ambos lados", contó la garota a EL UNIVERSAL.

"Cuando comencé sí la tuve difícil con mi familia, el sueño de mi papá era que me convirtiera en una gran cantante de gospell: pero ese no era mi sueño. Yo quería hacer algo global, no sólo cantar para cristianos, yo quería bailar y hacer performances, ser una pop star y eso, en las iglesias cristianas no se puede".

Izzy lanzó un par de sencillos, mezcla de R&B y ritmos latinos que podrían parar de pestañas a cualquier católico: "La diabla" y "Boy Toy", donde explota como dominatriz.

"Son temas sobre mujeres indomables, hablo del empoderamiento de las mujeres, es mi forma de mimarlas y que se sientan poderosas en una sociedad machista. No me importa la censura, ni el machismo, estoy preparada para lidiar con eso", confía este "ángel".

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.