El cardenal de Nicaragua ordena al clero reunirse vía Zoom para evitar covid-19

Agencia EFE
·3  min de lectura

Managua, 28 ene (EFE).- El cardenal de Nicaragua, Leopoldo Brenes, ordenó este jueves al clero que todas sus reuniones deben realizarlas vía Zoom para prevenir la propagación de la pandemia de covid-19, que en las últimas semanas parece haber aumentado en el país centroamericano.

"Las reuniones generales de todo el clero se llevarán a cabo de forma virtual, utilizando la plataforma Zoom", informó Brenes en un mensaje emitido por la Arquidiócesis de Managua.

La decisión del cardenal es parte de una serie de disposiciones para evitar contagios con el coronavirus SARS-CoV-2, que causa el padecimiento de covid-19, según afirmó.

"Las reuniones zonales (...) se harán de forma virtual o presenciales siguiendo un especial protocolo (...). De igual manera realizaremos de forma virtual nuestras reuniones del Consejo Presbiteral y Pastoral. Retomaremos también de forma virtual los encuentros con laicos y consagrados", indicó el purpurado.

Brenes también dispuso que los encuentros de la vida comunitaria se realicen de forma mixta, presencial y virtual.

"De modo presencial, cumpliendo el protocolo sanitario y manteniendo el distanciamiento social en los espacios de reunión", indicó. "De forma virtual, según los recursos disponibles de cada comunidad o área pastoral", agregó.

En el modo presencial, además de mantener el distanciamiento social, los fieles deben respetar las medidas emitidas por la Iglesia en octubre pasado, sobre la obligación de usar mascarillas y alcohol en los templos, así como el lavado de manos con agua y jabón.

El cardenal reiteró la "prohibición de procesiones y aglomeraciones", y en el caso de la ceremonia del miércoles de ceniza, ordenó "horarios oportunos, una breve liturgia y el rito de la imposición de la ceniza en la cabeza", aunque también envió un mensaje de compresión para los creyentes que se abstengan de participar.

MEDIDAS RIGUROSAS

Sobre el caso del sacramento de confirmación y comunión, Brenes orientó que cada pastor disponga la mejor manera de desarrollarlo, siempre que cumpla con el protocolo sanitario.

La Iglesia católica de Nicaragua ha sido una de las instituciones que ha cumplido con mayor rigor las indicaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para evitar la covid-19, que van desde el cierre de templos o cancelación de procesiones, hasta el uso obligatorio de mascarillas y otras normas sanitarias en las parroquias.

Las transmisiones de las misas a través de medios de comunicación tradicionales o redes sociales se han popularizado en Nicaragua en medio de la pandemia.

Las acciones de esta religión contrastan con las del Gobierno nicaragüense, que no ha establecido ningún tipo de restricciones ante la pandemia, aplica mínimas medidas de prevención social, y promueve aglomeraciones.

Según el Ministerio de Salud de Nicaragua, la pandemia de la covid-19 ha dejado 169 muertos y 6.253 casos confirmados.

Por su parte el independiente Observatorio Ciudadano COVID-19, que goza del crédito del gremio médico, reporta 2.929 fallecimientos por neumonía y otros síntomas relacionados con el coronavirus SARS-CoV-2, así como 12.495 casos sospechosos.

En Nicaragua el 58,5 % de la población, unos 6,5 millones de habitantes, dice ser católico, según datos oficiales.

(c) Agencia EFE