Una caravana de migrantes se dirige a frontera con Estados Unidos, ¿podría socavar la Cumbre de las Américas?

·4  min de lectura

El gobierno de Biden sigue adelante con la “Cumbre de las Américas” mientras una serie de problemas en toda América Central y del Sur siguen sin resolverse y la Casa Blanca se enfrenta a una muestra muy pública de los mayores infortunios de la región.

Los líderes de varias naciones del continente americano están en Los Ángeles esta semana para la cumbre de cinco días, que comenzó el lunes y concluirá al final de la semana. Se espera que asistan el presidente Joe Biden y la vicepresidenta Kamala Harris, y el presidente será el anfitrión oficial de la reunión.

El presidente de EE.UU. está listo para revelar un plan de recuperación económica multinacional diseñado para abordar cuestiones de comercio, solidez de la cadena de suministro y reactivar las inversiones económicas luego de una recesión causada por el covid-19.

Pero la cumbre ya se enfrenta a un puñado de tropiezos vergonzosos que amenazan con poner en peligro el mensaje de la Casa Blanca y los esfuerzos por mostrar unidad en América del Norte, Central y del Sur. En particular, Andrés Manuel López Obrador de México se retiró de la cumbre después de que la administración Biden anunciara que no invitaría a los líderes izquierdistas de Cuba, Nicaragua y Venezuela a la reunión, mientras que es posible que los líderes de Guatemala, Honduras y El Salvador tampoco asistan.

Y lo que impulsa un espectáculo mediático, particularmente entre los conservadores, es la noticia perenne de una caravana de migrantes que una vez más viaja a través de América Central llevando a miles de migrantes con destino a Estados Unidos hacia la frontera entre Estados Unidos y México. El grupo en expansión, que incluía a muchos niños pequeños y familias que viajaban juntos por seguridad, se encuentra actualmente en el extremo sur de México después de cruzar la frontera desde Guatemala. Associated Press describe a este último grupo como la “caravana de migrantes más grande que ha intentado abandonar el sur de México este año”. No está claro si llegará a la frontera de EE.UU. sin que las autoridades mexicanas, bajo una intensa presión del gobierno de EE.UU., separe al grupo e implore que algunos soliciten asilo en México.

“Tuvimos que andar escondiéndonos de inmigración, hubo redadas, porque si nos agarran nos encierran”, dijo para AP un migrante de la caravana.

Muchos en la caravana exigen abiertamente el fin del Título 42, según informes de los medios. La disposición de la ley ha sido utilizada por la administración Trump y ahora la administración Biden para rechazar a muchos migrantes que buscan asilo en la frontera de EE.UU. debido a preocupaciones sobre “enfermedades transmisibles”, aunque EE.UU. sigue siendo el país con la mayor cantidad de casos y muertes reportadas de covid-19.

Un migrante en silla de ruedas sostiene un balón mientras es empujado por un compañero, durante una caravana para cruzar el país y llegar a la frontera con Estados Unidos, mientras los líderes regionales se reúnen en Los Ángeles para discutir la migración y otros temas, en Tapachula, México, el 6 de junio de 2022. REUTERS/Quetzalli Nicte-Ha (REUTERS)
Un migrante en silla de ruedas sostiene un balón mientras es empujado por un compañero, durante una caravana para cruzar el país y llegar a la frontera con Estados Unidos, mientras los líderes regionales se reúnen en Los Ángeles para discutir la migración y otros temas, en Tapachula, México, el 6 de junio de 2022. REUTERS/Quetzalli Nicte-Ha (REUTERS)

“Prometió a la comunidad haitiana que los ayudaría”, dijo esta semana a Fox News un migrante haitiano que forma parte de la caravana. “Revocará el Título 42. Nos ayudará a tener asilo real”.

El gobierno de Biden se comprometió a encargar a Harris que aborde las causas profundas de la migración en América Central y del Sur, pero muchos de esos problemas están profundamente arraigados y, hasta el momento, la Casa Blanca no ha logrado avances para detener la ola de migración hacia el norte impulsada por la desesperación económica y las peligrosas organizaciones criminales presentes en gran parte de la región.

Esta última caravana es un ejemplo público y en el peor momento posible de los continuos fracasos de esos esfuerzos. A pesar de todas las promesas de la Casa Blanca de abordar problemas como la corrupción y la seguridad en América Central, particularmente en países como Haití, la cantidad de encuentros entre las autoridades fronterizas y los migrantes se disparó a un máximo histórico mensual en abril.

Los conservadores, incluida Kimberly Guilfoyle, socia de Donald Trump Jr., se han abalanzado sobre el tema de la caravana y la han etiquetado falsamente como la “más grande de la historia”, al tiempo que utilizan el tema para pedir más prespuesto para la seguridad fronteriza. Tales caravanas en el pasado a menudo han atraído la indignación y los llamados a la acción de los conservadores, quienes han utilizado el gran tamaño de los grupos para generar temores sobre “invasiones” de migrantes en la frontera sur.

No es probable que se satisfagan las demandas de los migrantes. La administración de Biden en realidad intentó rescindir la autoridad del Título 42 que permitió al gobierno rechazar a muchos en abril, solo para que un juez federal revirara y bloqueara ese intento.

El juez designado por Trump que falló en contra de la administración de Biden sobre el tema descubrió que la rescisión de la directiva probablemente conduciría a un aumento masivo de la migración, para el cual los estados no estaban preparados.

“El expediente refleja que, con base en las propias predicciones del gobierno, la Orden de Terminación resultará en un aumento en los cruces fronterizos diarios y que este aumento podría triplicarse a 18.000 cruces fronterizos diarios”, dictaminó el juez.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.