Una caravana de camiones marca el vigésimo día de huelga en la mayor región boliviana

Santa Cruz (Bolivia), 10 nov (EFE).- El vigésimo día de huelga en Santa Cruz, la mayor región boliviana, se cumplió este jueves con una caravana de camiones que recorrió la capital regional para exigir que el censo de población se realice en 2023 y no en 2024 como lo definió el Gobierno de Luis Arce.

En medio de bocinazos, la movilización, convocada por el gremio del transporte pesado, dio una vuelta por el Cuarto Anillo, una de las avenidas de circunvalación que caracterizan a la ciudad de Santa Cruz, capital de la región homónima.

Los vehículos llevaban banderas bolivianas y cruceñas y algunos exhibían pancartas con consignas como "Bolivia necesita censo en 2023" y "Censo 2023 ya".

Los transportistas, que luego bloquearon algunas calles usando sus vehículos, reclamaron de esta forma una solución al conflicto y se sumaron a la demanda regional por la consulta nacional.

Además, un grupo de gente instaló una vigilia en puertas de la gerencia regional del Servicio de Impuestos Nacionales para impedir el ingreso de personas al lugar, como ocurrió en la víspera en otra oficina de esa entidad estatal en otro punto de la ciudad.

Los bloqueos callejeros para forzar a que se cumpla el paro han recrudecido y se extendieron a calles cercanas a las principales vías por donde se interrumpió el paso desde un principio.

Santa Cruz, el motor económico boliviano, está en huelga indefinida desde el pasado 22 de octubre para reclamar que la encuesta nacional se efectúe en 2023 para que sus resultados puedan aplicarse cuanto antes en temas como la redistribución de recursos estatales y la reasignación de escaños parlamentarios en función de la población.

El empadronamiento debía realizarse este 16 de noviembre, pero en julio el Ejecutivo nacional anunció su postergación a 2024 alegando razones técnicas.

Una comisión "técnica" que trabajó recientemente en la ciudad amazónica de Trinidad concluyó en que el censo puede realizarse entre marzo y abril de 2024, dejando la definición de la fecha final en manos del presidente Arce.

Esta posición se fijó en ausencia de la delegación regional de Santa Cruz y las municipales de La Paz, Trinidad y Tarija que abandonaron la mesa denunciando que sus propuestas para el censo en 2023 no fueron tomadas en cuenta, mientras que las autoridades nacionales aseguraron que no pudieron sustentarlas técnicamente.

El conflicto se ha saldado hasta el momento con tres víctimas, las primeras un hombre fallecido en octubre en medio de enfrentamientos entre sectores que cumplían la huelga y otros que la rechazaban, y un joven que murió en la madrugada de este miércoles tras chocar con un cable en uno de los puntos de bloqueo callejero en la ciudad cruceña.

El tercer fallecido es un joven al que desconocidos apuñalaron y le sacaron el corazón mientras participaba en un bloqueo callejero.

(c) Agencia EFE