Capturan en Colombia a un exmiembro del extinto Cartel de Cali

Un policía está de guardia en una subestación eléctrica donde se produjo el asesinato de un policía, que el gobierno colombiano atribuyó al ELN, el 29 de diciembre de 2016 al norte de Bogotá (AFP/Archivos | Guillermo LEGARIA)

Las autoridades colombianas capturaron a José Orlando Sánchez Cristancho -alias "El hombre del overol"-, un exmiembro del extinto Cartel de Cali, solicitado en extradición por la justicia estadounidense, informó este domingo la policía.

Sánchez Cristancho "es solicitado por la Corte Sur del Distrito de la Florida de EEUU, por los delitos de conspiración para cometer fraude bancario, fraude bancario y lavado de activos", indicó la División de Investigación Criminal de la policía.

La captura se realizó en una "lujosa finca ubicada en la vereda San Rafael del municipio de Facatativá", un municipio cercano a Bogotá, en el central departamento de Cundinamarca.

Sánchez ya había sido condenado en 2001 en Florida "por conspiración en lavado de activos, con una pena de 63 meses en prisión y 3 años de libertad bajo fianza, los cuales ya cumplió en dicho país", precisó la fuente.

El nombre de Sánchez comenzó a ser identificado por las autoridades colombianas en la década de 1990, en medio de la investigación por el asesinato de Elizabeth Montoya de Sarria.

Montoya de Sarria se hizo conocida en Colombia por una conversación con el expresidente Ernesto Samper en 1994, divulgada por los medios, en la que se insinuó que la mujer tendría aportes de desconocidos, presuntamente del Cartel de Cali, para la campaña que le permitió hacerse con la presidencia.

En 1996, Miguel Rodríguez Orejuela, uno de los líderes de este cartel de tráfico de cocaína, en una entrevista a un medio colombiano identificó a Sánchez Cristancho como el 'hombre del overol', desmintiendo a las autoridades que aseguraban que ese alias correspondía al capo Olando Henao Montoya.

Este último fue asesinado en 1998 y junto con sus hermanos Lorena, asesinada en 2012, Arcángel y Fernando, extraditados en 2004 a Estados Unidos, formaron parte del desaparecido cartel del Norte del Valle, también dedicado al tráfico de cocaína.

Gilberto Rodríguez Orejuela y su hermano Miguel cumplen desde 2006 una condena de 30 años en Estados Unidos por narcotráfico y lavado de dinero.

El Cartel de Cali, desmantelado a mediados de la década de 1990, llegó a ser considerado por Estados Unidos como la mayor organización narcotraficante en el mundo, que controlaba el 80% de los envíos de cocaína a este país.