Captan a repartidor escupiendo sobre un paquete de Amazon que acaba de entregar

Como si no bastaran con los altos niveles de sospecha y de temor que la actual pandemia de coronavirus ha desatado en todas partes del mundo, hay acciones individuales que alimentan el rechazo y la suspicacia entre las personas.

Getty Creative

Un empleado destinado a repartir los paquetes de Amazon hacia los domicilios fue captado con la cámara del timbre de una residencia en Los Angeles -una de las ciudades más afectadas por la epidemia de COVID-19 mientras escupía la caja que acababa de dejar en el portal de la casa al no encontrarse presentes sus propietarios.

De acuerdo con un reporte del sitio TMZ, al repartidor no le bastó con escupir sobre el paquete, sino que seguidamente esparció el fluido sobre la superficie de cartón con su mano derecha.

La imagen fue tomada por la cámara incorporada al timbre del domicilio contiguo en un dúplex enclavado en el barrio de Hancock Park.

TMZ investigó y supo que, advertido por el vecino, el destinatario del paquete reaccionó y cursó una reclamación ante la oficina de Amazon. Seguidamente un representante de servicio al cliente pudo ver el video.

Según lo trascendido, el representante “jadeó horrorizado” y expresó su conmoción, ya que el repartidor era un hombre mayor, de quien no suele esperarse este tipo de comportamiento.

El representante confirmó que se trataba de un repartidor perteneciente a un servicio de terceros, no de un empleado de Amazon, aunque de todos modos denunciaron el caso.

No obstante, el hombre dudó de que se tomara alguna medida drástica, por lo que sigue siendo posible que ese repartidor continúe haciendo su trabajo.

“Tenemos altos estándares para los socios de servicios de entrega y esperamos que cada paquete se maneje con cuidado —expresó Amazon en un comunicado—. Hemos notificado a los equipos correctos internamente y trabajaremos con el cliente directamente en asuntos relacionados con la entrega de su paquete”.

Otro incidente igualmente desagradable tuvo lugar esta semana en una tienda de comestibles en Pensilvania, cuando una mujer supuestamente tosió sobre los productos frescos, obligando al supermercado a desecharlo todo y a acometer una desinfección de envergadura.

Como lo reporta CNN, la cadena de supermercados Gerrity’s Supermarket valoró los daños ocasionados en 35,000 dólares. Antes, el personal del establecimiento en Hanover Township sacó con rapidez a la desconocida y acudió a la policía.

Horas más tarde, la mujer fue detenida, según el jefe de policía local, Albert Walker.

Visto el actual estado de alarma desatado por la epidemia de coronavirus, el FBI aseguró que personas que propaguen intencionalmente el COVID-19 pueden ser acusadas ante la justicia con cargos de terrorismo.