Capriles pasó a la ofensiva y amenaza hegemonía chavista

Lissy DE ABREU
1 / 3

El candidato opositor Henrique Capriles este lunes en Caracas

El líder opositor Henrique Capriles pasó a la ofensiva con una corta pero agresiva campaña contra un chavismo debilitado por la muerte de su líder Hugo Chávez, y sólo 40 días después de sus funerales pulverizó la ventaja histórica que éste tuvo durante 14 años en las urnas. (AFP | Raúl Arboleda)

El líder opositor Henrique Capriles pasó a la ofensiva con una corta pero agresiva campaña contra un chavismo debilitado por la muerte de su líder Hugo Chávez, y sólo 40 días después de sus funerales pulverizó la ventaja histórica que éste tuvo durante 14 años en las urnas.

Analistas consultados por la AFP destacan que Capriles, 40 años, supo aprovechar los errores de su rival, el heredero designado por Chávez, Nicolás Maduro, 50 años, y conectar con el electorado.

Capriles logró en pocos días pasar de ser el candidato que -según las encuestas- perdería por 15 o 20 puntos de porcentaje a hacerlo por 1,5 punto, según el resultado oficial que el opositor se niega a reconocer hasta que se recuenten los votos.

Siguiendo una línea de confrontación y demostraciones de fuerza, Capriles, que ya había logrado en octubre la mayor votación opositora desde 1999 con 6,5 millones de votos al perder por 11 puntos ante Chávez, obtuvo ahora 7,2 millones de sufragios, captando incluso a unos 700.000 votantes chavistas, según los analistas.

Capriles ya había mostrado su determinación en diciembre pasado, al arriesgar el liderazgo opositor que había ganado en octubre, presentándose a la reelección como gobernador del importante estado Miranda (norte).

Y fue uno de los tres gobernadores opositores que resultó electo en esos comicios, en cuya campaña participó Chávez por última vez, y se saldó con un duro revés para la oposición.

El líder opositor derrotó a Elías Jaua, ex vicepresidente de Chávez, después de haber derrotado cuatro años antes al también ex vicepresidente que buscaba la reelección en Miranda, Diosdado Cabello. Jaua, es hoy canciller, y Cabello presidente de la Asamblea Nacional.

"Hubo un cambio en la organización y el contenido de la campaña de Capriles comparada con la de octubre. Tuvo una gran capacidad de aprendizaje, asumió una serie de críticas, incorporó la visión de otros factores de la oposición y asumió una conducta de confrontación al gobierno en esta campaña, que claramente también querían los electores", dijo a la AFP el politólogo Carlos Romero.

Para Romero, profesor de la Universidad Central de Venezuela, el crecimiento del caudal electoral de Capriles es multifactorial y se apoyó, además en otros dos factores: "son las primeras elecciones sin Chávez, el principal motivador oficialista" y ha "habido un deterioro económico y un aumento de la violencia en el país en los últimos meses, explicó.

"Capriles tuvo la capacidad de capitalizar, además, los errores y la falta de calidez de la campaña de Maduro y, mientras el candidato oficialista hacía cortocircuito con las masas, él estableció una relación muy orgánica y en sintonía con la gente", dijo Romero.

Así, el opositor protagonizaba en solitario sus mitines, entre referencias religiosas y señalamientos a Maduro de "esconderse" tras la imagen de Chávez, mientras el oficialista ofrecía nuevas obras en cada región y se rodeaba de animadores y actores.

A la vez que llamaba a Maduro "flojo" y denunciaba el uso de los recursos del Estado por parte de Maduro, Capriles planteó también su candidatura como una "lucha espiritual".

"Esta lucha se ha convertido en una lucha espiritual de carácter divino" para "derribar un muro del mal", dijo Capriles durante la campaña en alusión a Maduro y colocándose él mismo del lado del "bien".

Tras la difusión de los resultados el domingo, Capriles continuó con la misma estrategia agresiva de la campaña y al desconocer los resultados anunció que "esta lucha no ha terminado".

"El derrotado el día de hoy es usted, y se lo digo con toda la firmeza", agregó el opositor en el discurso que ofreció tras la difusión de los resultados oficiales por parte del Consejo Nacional Electoral.

"Capriles hizo una campaña con una dimensión épica en la que introdujo el dilema moral entre la verdad y la mentira, centrándolo especialmente en las circunstancias de la muerte de Chávez y lo que el gobierno dejó de decir a la gente. Así, empezó a lograr que la manipulación emocional del gobierno con ese tema llegase a un nivel de saturación rápido y le ayudara a captar el voto chavista", dijo la analista Carmen Beatriz Fernández.

Su nueva estrategia, mucho más retadora, marcaba una clara diferencia con el discurso alejado de la confrontación por el que había optado en octubre ante Chávez.

"La sensibilidad política de Capriles, su garra y su nueva base electoral dan a la oposición un activo clave y un candidato presidencial a futuro", remató Fernández.

El líder opositor Henrique Capriles pasó a la ofensiva con una corta pero agresiva campaña contra un chavismo debilitado por la muerte de su líder Hugo Chávez, y sólo 40 días después de sus funerales pulverizó la ventaja histórica que éste tuvo durante 14 años en las urnas.

Gráfico de resultados de las elecciones en Venezuela

El líder opositor Henrique Capriles pasó a la ofensiva con una corta pero agresiva campaña contra un chavismo debilitado por la muerte de su líder Hugo Chávez, y sólo 40 días después de sus funerales pulverizó la ventaja histórica que éste tuvo durante 14 años en las urnas.