Capriles anuncia impugnación de elecciones

MÁS DESTACADO EN AMÉRICA LATINA

CARACAS, Venezuela (AP) — En un nuevo giro de la crisis política venezolana, el líder opositor Henrique Capriles anunció el jueves que impugnará el resultado de las elecciones del 14 de abril y que, en caso de que no se cumplan ciertas condiciones de una auditoria que demandó, no participará en ella.

"El siguiente paso será impugnar", dijo Capriles en una entrevista con la cadena Globovisión. Además, si en la auditoría que ha solicitado la oposición no hay acceso a los cuadernos de votación, los opositores no participarán en esa revisión, aseguró el opositor.

No dijo la fecha en que presentará el recurso de impugnación, que debe interponerse ante el Tribunal Supremo de Justicia. El plazo máximo para hacerlo es el 6 de mayo, es decir en los 15 días laborables siguientes a la elección.

"Nosotros ganamos las elecciones", dijo Capriles.

Con un país altamente polarizado y electoralmente dividido en dos mitades casi iguales, el asunto de la auditoria y ahora de la anunciada impugnación es vital para rebajar esas tensiones y despejar dudas sobre el estrecho margen de victoria de Nicolás Maduro, quien con 7,5 millones de votos ganó por una diferencia de aproximadamente 270.000 sufragios sobre el opositor Capriles, que consiguió 7,3 millones de sufragios.

"Nosotros no vamos a perder los lapsos que establecen las leyes y el siguiente paso va a ser impugnar formalmente ante la instancia jurisdiccional. Vamos impugnar las elecciones, no con la expectativa que tengamos un Tribunal Supremo de Justicia que nos dé algún tipo de respuesta favorable o que el sistema de administración de justicia funcione", destacó.

Pero "vamos a cumplir con todos los trámites legales porque al final esta elección va terminar, todo lo que yo he mostrado el día de hoy... (va) a terminar recorriendo el mundo y más temprano que tarde en nuestro país, que es lo que finalmente desemboca todo esto, en una nueva elección", dijo.

Capriles reiteró a lo largo de la entrevista sus denuncias de irregularidades cometidas en los comicios, desde máquinas que no funcionaron hasta mesas en las que sus testigos fueron retirados, en ocasiones por la fuerza e incluso con el uso de armas, según dijo.

Ya el oficialismo ha descartado la posibilidad de realizar nuevas elecciones, sino sólo hasta el 2019, es decir cuando culmine el mandato de seis años de Maduro.

La víspera, el influyente presidente de la Asamblea Nacional, el oficialista Diosdado Cabello, advirtió que no permitirían tal convocatoria a comicios.

"Ahora anda pidiendo nuevas elecciones... No vamos a permitir, no lo vamos a permitir", dijo Cabello en un acto el miércoles desde el oriente del país, reunido con militantes del chavismo. "No vamos a permitir que una cuerda de burguesitos asesinos quieran imponerle con sus caprichos una agenda al pueblo venezolano", añadió.

Según las leyes venezolanas los procesos de auditoría y de impugnación pueden marchar en paralelo, porque los elementos o evidencias de eventuales irregularidades que se detecten en una auditoría pueden ser el basamento para el pedido de una impugnación, dijo en diálogo telefónico Roberto Abdul, presidente de Súmate, una organización civil sin fines de lucro que se ha dedicado a promover el ejercicio de los derechos políticos en Venezuela y monitorea procesos de participación como elecciones.

La única instancia que puede ordenar la anulación de los comicios y la convocatoria a nuevas elecciones es el Tribunal Supremo, agregó Abdul.

El plazo del Tribunal Supremo para fallar o decidir si acepta o no la impugnación puede demorar varios meses, dependiendo de los recursos que se presenten, explicó.

En todo caso, si el Tribunal Supremo declara inadmisible o falla en contra de la impugnación, no hay apelación posible, dijo.

"En este caso la impugnación de la elección puede ser parcial o total, en todo caso, la impugnación es la no aceptación" de los resultados, explicó Abdul.

"Si se está pidiendo que se anule ese acto, puede ser un acto parcial, que en este caso podría ser la totalización de algunas actas; o si está impugnando la elección tiene que tener fundamentos suficientes para solicitar que se anule esa elección y se haga una nueva", señaló.

Capriles no indicó claramente si en caso de un fallo adverso del máximo tribunal podría recurrir a alguna instancia internacional.

El tema del procedimiento para la auditoría es clave porque para la oposición no basta sólo con contar los votos depositados en las cajas. Capriles afirmó que es necesario comparar esas boletas con los cuadernos donde los electores firman y colocan sus huellas y a la vez con el acta que emite al final cada máquina de votación. A juicio de los opositores, eso es lo que arrojará el resultado verdadero, ya que alegan que ha habido "irregularidades", como que en algunos colegios electorales hubo más votos que votantes y máquinas dañadas.

Pero directivos del Consejo Nacional Electoral han dicho que la auditoría, al ser sólo una revisión de la plataforma tecnológica, no cambiará el resultado ya anunciado en los comicios, en los que Maduro fue declarado ganador.

Tras desconocer el mismo 14 de abril la victoria de Maduro, al alegar que por los datos de los testigos opositores en las mesas, fue Capriles quien consiguió el triunfo, la oposición demandó la auditoría, a lo que el CNE respondió el 18 de abril que revisaría el 46% restante de las cajas de votación.

Por la ley venezolana en cada proceso electoral se debe auditar 54% de las cajas electorales.

El CNE había dicho que esta semana anunciaría el comienzo de esa auditoría, pero hasta el jueves mantenía silencio. La revisión fue aceptada por Maduro el mismo día de su victoria al decir que podían abrirse todas las cajas y contarse nuevamente los votos.

Pero desde entonces voceros del gobierno y del CNE han dicho que esa auditoría se hará solo con las actas que emiten las máquinas, sin mencionar los cuadernos de votación.

Cargando...