La capitalización estatal de Impsa unió al presidente con un gobernador radical, pero agitó el clima político en Mendoza

·6  min de lectura
El presidente Alberto Fernández y el gobernador Rodolfo Suárez durante el acto en Godoy Cruz.
El presidente Alberto Fernández y el gobernador Rodolfo Suárez durante el acto en Godoy Cruz.

MENDOZA.- La visita de Alberto Fernández a Mendoza ofreció la imagen de una “burbuja” política, desde la cual intentó sortear la grieta en plena pandemia, pese a que pisó tierra “rival” junto al gobernador radical Rodolfo Suárez. El presidente soslayó las rencillas y priorizó la toma de mando en la emblemática empresa Impsa, que pasó a tener mayoría accionaria estatal luego de que se la capitalizara en más de 20 millones de dólares.

A pesar de las diferencias en el manejo de la crisis sanitaria y los cruces por la “discriminación” hacia Mendoza en el envío de fondos durante el último año, ambos mandatarios quisieron mostrar “consenso, sentido común y trabajo mancomunado” de la mano de una compañía, que tiene más de 100 años de trayectoria y que luego de estar al borde de la quiebra, ahora promete generar oportunidades para las pymes del país.

“Con el esfuerzo de todos podemos hacer un país diferente”, señaló el presidente. “Que hoy Impsa se mantenga de pie es en esencia el resultado del esfuerzo de toda la Argentina, porque el dinero que se invierte desde el Estado nacional es el de todo el país que apuesta a una empresa que se desarrolló en Mendoza, y todos queremos que vuelva a crecer, que se vuelva pujante y que recupere los mercados que ha perdido”, dijo el jefe de Estado.

Fernández llegó a tierra cuyana con buena parte del gabinete, además de la senadora nacional Anabel Fernández Sagasti, a quien le dio el crédito político de haber planteado la posibilidad de que el Estado sea parte de la compañía, ubicada en la comuna de Godoy Cruz. Allí, se observan grandes estructuras metálicas con amplias instalaciones donde también se asienta el Centro de Desarrollo Tecnológico. Fue un acto breve, al aire libre, bajo protocolos sanitarios, aunque sobre el final algunos no pudieron sostener el distanciamiento.

El presidente junto a los asistentes al acto, entre ellos la senadora camporista Anabel Fernández Sagasti.
El presidente junto a los asistentes al acto, entre ellos la senadora camporista Anabel Fernández Sagasti.


El presidente junto a los asistentes al acto, entre ellos la senadora camporista Anabel Fernández Sagasti.

“No sólo vamos a ser gobernantes de la pandemia, sino de los consensos, pensando en los ciudadanos de a pie. La grieta no es una abstracción política, sabemos el daño que produce en los ciudadanos. Si trabajamos juntos, lo hacemos por el bien de la gente. El espíritu que nos lleve adelante sea trabajar por todos los argentinos”, expresó el gobernador mendocino Suárez.

A su vez, Fernández estuvo acompañado por el gobernador de La Rioja, Ricardo Quintela, y los ministros de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, de Economía, Martín Guzmán, y de Interior, Eduardo de Pedro. Asimismo, en la primera línea estuvieron el presidente de la empresa, Marcelo Kloster y el CEO Juan Carlos Fernández; así como el secretario general de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), Antonio Caló.

Según pudo constatar LA NACION, hubo algunas dificultades para que funcionarios locales y intendentes radicales pudieran ingresar al acto. Luego de insistentes llamadas y contactos con protocolo y directivos de la empresa, lograron acceder al predio de la compañía mendocina. Así, más allá del entusiasmo oficial, también hay ciertos temores y cuestionamientos, que llegan incluso de un sector del frente gobernante local.

Desde el PRO, el diputado nacional por Mendoza Omar De Marchi cargó contra la decisión oficial. “Hoy viene el presidente a Mendoza a sacarse una foto por la estatización de Impsa. Ojalá esa foto se guarde para que en algún tiempo no muy lejano sepamos quiénes fueron los responsables de que el Estado le quite recursos a los más vulnerables y los ceda a los más ricos”, indicó el dirigente alineado con el expresidente Mauricio Macri.

Por su parte, referentes de la centro-derecha provincial también rechazaron el ingreso de Mendoza a la compañía. “La estatización de Impsa constituye un claro ejemplo de cómo la ficticia grieta, nutrida por los partidos mayoritarios para fines electorales, se desdibuja cuando hay negocios y cargos de por medio”, indicaron en un comunicado firmado por Mercedes Llano (diputada provincial por el Partido Demócrata), Roberto Ajo (presidente del Partido Demócrata), Hugo Laricchia (MendoExit), Damián Wegner (Partido Libertario), Luis Giachino (concejal de la Ciudad de Mendoza por SERVIR), Jorge Chiogna (UNIDOS) y Alejandro Vargas y Walter Tobares (UNIR).

Encuesta exclusiva: los votantes les reclaman diálogo a Alberto Fernández y a Horacio Rodríguez Larreta

La composición accionaria de la compañía quedó con el 63,7% de las acciones del Estado nacional; 21,2% del mendocino; 9,8% de acreedores y 5,3% en manos de la familia Pescarmona, fundadora de la firma.

En cuanto a los montos de capitalización, la provincia comprometió 5 millones de dólares, que serán prestados por la Casa Rosada, mientras que el Estado nacional depositará 15 millones de dólares. Ambos estados prometen preservar “años de inversión en el desarrollo de tecnología y en formación del capital humano, además de garantizar la continuidad de más de 720 empleos y el trabajo a más de 100 pymes mendocinas”, indicaron desde el Ejecutivo local.

Así, con la mira puesta en el desarrollo y los años venideros, Impsa promete crecer en el mercado mundial, donde actualmente está cotizando grúas para el Ejército de los Estados Unidos; esto es portacontenedores para la US Army. También participa de licitaciones en la India, Malasia y Pakistán para desarrollar centrales hidroeléctricas. Y ganó el proceso de un proyecto en Brasil, de alta tecnología en reparación, además de avanzar en la construcción de turbinas para la represa Yacyretá, levantada por Argentina y Paraguay.

Ahora, los gobiernos nacional y mendocino pasan a ser socios de una compañía única en su tipo en la Argentina y en la región, con una importante capacidad de desarrollo en infraestructura energética, con el objetivo de volver a recuperar el 20% del mercado mundial. Impsa es una firma estratégica que exporta el 85 por ciento de su producción, con presencia en más de 40 países. Desarrolla equipamiento para la industria de oil y gas y de la energía hidroeléctrica, nuclear, eólica y solar fotovoltaica.

Fernández recorrió un vacunatorio montado por el PAMI en Mendoza.
Fernández recorrió un vacunatorio montado por el PAMI en Mendoza.


Fernández recorrió un vacunatorio montado por el PAMI en Mendoza.

“Con el esfuerzo de todos podemos hacer un país diferente y podemos sobrellevar la pandemia como lo estamos haciendo: enfrentando un virus maligno que se lleva la salud y la vida de la gente pero sin descuidar la necesidad de que la Argentina siga creciendo y desarrollándose con más igualdad y justicia social”, concluyó el jefe del Estado, quien tras la presentación se dirigió a la sede del PAMI local, donde se instaló un vacunatorio, para participar de un breve encuentro con funcionarios, partidarios y militantes.

Las voces de otros protagonistas

El ministro Kulfas destacó que “el principal capital de esta empresa no está en los tornos, computadoras, sino en cientos de trabajadores y trabajadoras que vemos trabajando para el futuro. En estos diez meses el gobierno nacional, el provincial, los empresarios, acreedores de la empresa y trabajadores logramos un acuerdo importante. Que una empresa de alta tecnología dirigida por el Estado pueda mejorar su producción’”.

Por su parte, el metalúrgico Caló ponderó que “a pesar de la pandemia, tuvimos en los últimos cinco meses el ingreso de 108 mil trabajadores, y con la puesta en marcha de IMPSA va haber un montón de nuevos metalúrgicos”.

Mientras que el CEO de la empresa, Juan Carlos Fernández, sostuvo que “gracias al apoyo que hemos tenido del gobierno nacional y del provincial, hoy la compañía empieza un nuevo proceso”, y resaltó: “Logramos una solución que desde nuestro punto de vista es excelente y nos da la posibilidad de que IMPSA pueda mantener sus fuentes de trabajo y seguir desarrollando su tecnología en los niveles mundiales, y nos permite volver a competir al exterior, que es nuestro mercado natural”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.