Entre el caos vehicular, Abi sueña con ser policía o doctora

·1  min de lectura

Xavier Omaña

CUERNAVACA, Mor., mayo 1 (EL UNIVERSAL).- En medio del caos vehicular, Abi de tan sólo siete años, transforma un camellón en un pequeño supermercado, mientras su madre Kenia, limpia los parabrisas de los autos para conseguir el dinero de la semana.

Dos pedazos de cajas bastan para viajar a su lugar favorito, una tienda en la que sus muñecas —Barbies— la hacen pasar horas de diversión mientras acompaña a su mamá.

"Me gusta jugar con las Barbies, juego a la tiendita. Mi favorita es ésta porque tiene un lindo vestido".

Abi apenas entró a la primaria, pero al igual que muchos otros niños, tuvo que tomar clases a distancia, aunque con más complicaciones que el resto. Pero eso no la desalienta.

"Me gusta la escuela, tengo muchos amigos que juegan conmigo a las muñecas o bebés. De grande quiero ser policía, como los que andan en patrulla, para ayudar a la gente cuando alguien le robó. O también me gustaría ser doctora", expresó.

Abi llega a pasar hasta cinco horas junto a su mamá y cuando están en casa, ayuda en los quehaceres del hogar, como barrer o recoger, aunque admite que a veces no se porta tan bien.

A diferencia de otros niños, Abi no tiene un teléfono donde pasar el tiempo y hacer sus tareas, así que se las ingenia para jugar y cumplir con sus asignaciones de la escuela.