¿Caos en tu cocina? Te contamos cómo organizarte y prepararte de cara a Navidad

Marta Romero
·5  min de lectura

Estamos a las puertas de la Navidad. Este año, además, parece que se adelantan y mal que nos pese pensar ya en ella, es inevitable, estamos a menos de un mes y la cuenta atrás ya ha comenzado. Y la Navidad significa, sin duda, comer. Sabemos que este año tenemos que reunirnos con cautela y responsabilidad, pero en pequeños grupos, el reencuentro está asegurado. Alguna de esas mesas, estamos seguros, te tocará organizar, por lo que te proponemos empezar desde cero y bien, dejando tu cocina perfectamente preparada para afrontar estas fiestas e intentar mantener, además, una alimentación saludable los días que podamos (y que nos dejen). Para eso, necesitamos mucha organización.

La dietista-nutricionista Ana Amengual, nos ha dado claves sencillas y prácticas para organizar tu alimentación, tu cocina y mejorar así tu calidad de vida, asegurando que “cuando un paciente acude a consulta, hay muchas dudas en cuanto a la gestión y organización de la cocina, no solo de alimentación en sí”. Y es que, en todo este movimiento que estamos viviendo de no hacer dietas nunca más, pero sí crear hábitos saludables que nos ayuden a mantener una buena alimentación, se encuentra, sin duda, aprender a planificarte, organizar bien tu cesta de la compra y tu cocina.

Paso 1: planifica bien tu alimentación

Lo primero que tienes que hacer es configurar un menú semanal en el que veas todos los platos que tienes que preparar y los ingredientes necesarios para cumplirlo. Ni más ni menos. Cuando lo tengas, puedes empezar con el segundo paso para ver cuántos productos puedes reutilizar y cuántos no.

Paso 2: haz inventario de todo lo que tienes

Observa con ojos muy críticos tu despensa. Si no lo haces, difícilmente podrás cumplir con tu objetivo. Y, también, con los ojos muy abiertos, para acordarte de todo lo que tienes y llegar a ese agujero negro que aparece siempre en el fondo de tus estantes y que acumula alimentos que acaban caducando. Por tanto, antes de ir a la compra, ¿qué tienes en casa? Anótalo.

como-organizar-frigorifico-nevera-consejos
como-organizar-frigorifico-nevera-consejos

Paso 3: organiza bien tu despensa

Saca todos los productos y haz un inventario completo, agrupando los alimentos similares, pero dividiendo por zonas de almacenaje: despensa, frigorífico y congelador. Una vez lo tengas, destina un espacio proporcional a cada uno de los grupos alimenticios que has creado como, por ejemplo: productos de desayuno, hidratos de carbono, conservas, condimentos, snacks, aderezos o bebidas. Utiliza el criterio que te sea más cómodo y sencillo de recordar.

Más: Cómo comer bien sin que el precio de la cesta de la compra se dispare

Paso 4: conserva correctamente tus alimentos

Una vez tengas ya tus grupos creados y estés preparado para guardarlos, haz un alto en el camino: limpia y desinfecta, necesitas adquirir hábitos de manipulación y conservación adecuados para mantener el valor nutricional de tus alimentos intacto e intentar alargar lo máximo posible su vida útil. Para ello:

  • No mezcles alimentos con productos no destinados a la alimentación (como pueden ser los de limpieza). Si no, pon una fecha de consumo aproximada.

  • Anota la fecha de caducidad de todos los alimentos que no tengan etiqueta o de todas aquellas comidas que te hayas preparado.

  • Los productos que necesitan ser refrigerados o congelados, guárdalos directamente con su envoltorio si esté se conserva en buenas condiciones. Si no, quita todos los plásticos o envases sucios, y guarda la comida en táperes adecuados. Para ello, tienes que ajustarlos lo máximo posible a la cantidad de alimento para que exista la menor cantidad de aire. Si has elegido envases de vidrio, ten en cuenta que los ingredientes se expanden, por lo que, en este caso, deja cierto espacio.

  • La organización de los alimentos es muy importante, pues la temperatura no es homogénea; el lugar más cercano al congelador será siempre el más frío.

  • No sobrecargues ni nevera ni congelador: el frío debe circular con fluidez para que sea eficaz.

  • Hazte con accesorios para conservar bien los alimentos.

cocina-recetas-faciles-semana
cocina-recetas-faciles-semana

Más: Compra ahora, congela y ahorra esta Navidad

Paso 5: ¿qué accesorios necesito para una buena conservación?

El papel film o el papel aluminio son las dos opciones más clásicas de conservar los alimentos. Sin embargo, no es aconsejable abusar de ellos, pues no guardan herméticamente los alimentos. Por ello, utilízalos para envolver bocadillos o alimentos que vayas a consumir en un corto periodo de tiempo y elige algunas de las opciones que te proponemos:

  • Táperes de plástico para todos aquellos alimentos que no necesitan calentarse como, por ejemplo, una ensalada.

  • Recipientes de vidrio para los que sí necesitan pasar por el microondas. En este caso, recicla todos los botes de cristal que vayas adquiriendo.

  • Bolsas de plástico con cierre hermético, para evitar que se salgan los elementos líquidos.

  • Accesorios de silicona, un material muy de moda y perfecto para conservar platos o alimentos que luego tienen que ir al horno o microondas.

Paso 6: ¿cómo organizo mi nevera?

Para la nevera, siempre dependeremos de dónde se encuentre la zona más fría. En ella, debemos poner los recipientes con alimentos ya cocinados y que tengan una caducidad más próxima. La parte central es perfecta para huevos, productos lácteos y embutidos, mientras que, en los cajones, es mejor que guardes las verduras y frutas por separado. En las puertas: bebidas, mermeladas, todo tipo de salsas y chocolates. Y en la parte más alejada del frío, los alimentos en crudo (siempre envasados herméticamente) o los productos en proceso de descongelación. Para el congelador, sin embargo, nada como dedicar un cajón para lo que quieras consumir de forma más inmediata, otro para materias primas y productos frescos, y un tercero para otros alimentos como panes, masas, etc.