Entre caos y desorganización, inicia vacunación antiCovid en Saltillo

·3  min de lectura

SALTILLO, Coah., abril 6 (EL UNIVERSAL).- La primera jornada de vacunación contra el Covid-19 en Saltillo se vio empañada por disturbios en un módulo donde el Ejército ordenó suspender la aplicación del biológico por falta de condiciones de seguridad hasta que se restableció el orden.

Desde el municipio vecino de Arteaga, el delegado del Gobierno Federal, Reyes Flores Hurtado, adujo el incidente a lideresas del Partido Revolucionario Institucional (PRI) quienes, aseguró, trataron de meterse a la fuerza a la fila.

"Se quejaron que no los atendían rápido, que tenían hambre y sed, que estaban hartos de esperar…y provocaron el enojo de las personas que tenían horas formadas esperando turno en los patios de la Canacintra, al norte de la ciudad".

Luego bloquearon el boulevard Vito Alessio Robles y pararon el tráfico vehicular durante casi una hora.

Tan pronto llegaron agentes de policía y tránsito de Saltillo, que les llevaron botellines de agua y sillas, los inconformes se dispersaron y se reanudó la vacunación.

En lo que fue un verdadero calvario, hubo caos y desorganización porque no todos tenían registro o no les dieron la hora de la cita.

Al principio, Reyes Flores dijo que se inmunizaría a mayores de 75 años. Empero, de última hora, señaló que también vacunarían a los de 60 y más, lo que genero desinformación, y la gente fue sin estar inscrito ni tener número de folio.

Saltillo cuenta con una dotación de 76 mil 500 dosis de la vacuna de la farmacéutica Astra Zeneca, según el delegado aplicarían de 8 mil a 10 mil diarias.

Muchos los adultos mayores aguantaron parados bajo el sol, con temperaturas superiores a los 32 grados. Algunos se sostenían con su bastón, la andadera o aguardaban en silla de ruedas y los más previsores sentados en un banco o una silla que llevaron por si se les ofrecía.

De los cuatro puntos de inoculación, que empezaron después de las 9:00 horas, destacaron los de las instituciones de Educación Superior.

En el Centro Cultural Universitario de la Universidad Autónoma de Coahuila (UA de C) Campus Arteaga, las personas llegaron a bordo de vehículos y otros esperaron sentados en el interior del recinto y no se reportaron quejas.

Mientras que en la Universidad Autónoma Agraria "Antonio Narro" (UAAAN) la espera fue larga, porque "la cola" de carros y camionetas era kilométrica, de algunos 4 o 5 mil vehículos, según estimaciones de la misma gente.

"Muchos estaban desde el lunes en la tarde, ahí durmieron para apartar lugar, yo llegué a las 8:20 horas, y ya había 554 automóviles esperando con dos o más personas", afirmó Rogelio del Bosque de 75 años de edad.

"El único que iba solo era yo", dijo a EL UNIVERSAL y comentó que solo llevaba una botellita de agua y el sol estaba "a plomo, muy picoso", y lo peor fue que no se le ocurrió ponerse una gorra.

"Anhelo abrazar a mis nietos, bisnietos"

"Estoy muy agradecido con el personal de salud y los pasantes de la Escuela de Medicina de la UA de C y los enfermeros del Ejército, que están vacunando porque gracias a ellos podré volver a abrazar a mis nietos y bisnietos.

"Hace más de un año que no convivo con ellos, por eso de guardar la sana distancia, y estoy ansioso por abrazarlos y demostrarles cuanto los quiero", remarcó el abuelito luego de recibir la primera dosis que lo protegerá contra el Coronavirus.

Muchos se mostraron agradecidos, aunque también menudearon las quejas por la desconsideración de los responsables de la logística de tenerlos horas esperando cuando son personas enfermas y vulnerables por su edad avanzada.