Cantando 2020: Flor Torrente usó el vestido que provocó la furia de Gladys, la bomba tucumana

LA NACION
·2  min de lectura

La historia tiene algunas semanas, pero subsiste por haber sido un momento bisagra en el Cantando 2020. Es habitual en el certamen las peleas entre figuras (casi siempre potenciadas por el show mediático), pero cuando ya el foco cae en la producción de laflia, el asunto alcanza otro tenor.

Para los que no están al tanto, un breve resumen. Resulta que Gladys "La bomba tucumana" venía cruzada con la gente de vestuario, especialmente con su jefa, la histórica Lana Ferrando. A la cantante no le gustaba la ropa que le hacían, e incluso llegó a suponer una conspiración en su contra. Todo esto denunciado en vivo, en pleno prime time.

Por supuesto que las alarmas se activaron, y la producción decidió que La bomba tuviera diseñador propio (exparticipante de Corte y confección), y asunto arreglado. Pero hubo algo más: Gladys había marcado la diferencia entre lo que Ferrando y su equipo le hacía a ella y "los diseños" y "las telas" que la misma gente cosía para Flor Torrente.

Fue Moria Casán la que trajo a la pista el conflicto cuando la hija de Araceli González apareció el viernes para cantar "Havana", de Camila Cabello. "Creo que ese vestido es el de la bomba, ¿no?", preguntó la jurado con impostada inocencia. Ángel de Brito, por supuesto, le puso la frutilla al escándalo: "La bomba lo quería, este fue el vestido de la discordia". La participante decidió no entrar en debate, y la cosa terminó ahí, por ahora.

Por lo demás, en cuanto a la interpretación de Torrente, el jurado coincidió que había sido lo mejor que había escuchado de ella, y cerró la noche con envidiables 25 puntos. Una vez que el lunes se sepa el voto secreto de Moria, se conocerá a quién enfrentará la pareja en los cruces previstos para la semana que viene, cuando un equipo se enfrentará a otro en llaves que unirán al mejor con el peor. ¿Tendrá Cachete Sierra todos los números?