Cantan y bailan por Salgado Macedonio

CHILPANCINGO, Gro., enero 16 (EL UNIVERSAL).- Este sábado la familia Salgado, se fue de fiesta: en Iguala, Chilpancingo y Acapulco festejaron el cumpleaños 66 de su líder, el senador de la República, el morenista Félix Salgado Macedonio.

Los festejos comenzaron en la mañana en Iguala; en la tarde surgieron en Chilpancingo, y terminaron en la noche en Acapulco. En los tres, todo fue abundante: comida, pasteles, regalos y en cada uno amenizaron dos o tres grupos musicales.

En Chilpancingo, el festejo se realizó en las canchas deportivas de la colonia Galeana, al norte de la ciudad. En la cancha de baloncesto pusieron mesas y sillas, donde comió la gente.

En la de futbol colocaron carpas con puestos, donde sirvieron barbacoa, pozole, mole, tamales, carne de cerdo guisada, tacos al pastor, de guisado. Para los que no se acercaron a los puestos hubo pizzas. A mucha gente le regalaron pizzas completas, sin preguntar si ya habían comido o no, como si quisieran deshacerse de ellas.

El festejo comenzó hacia las 3 de la tarde, cuando llegó Salgado Macedonio procedente de Iguala. En el lugar ya lo esperaba gran parte de la nueva y vieja clase política del estado. Ahí estaba la presidenta de la Junta de Coordinación Política del Congreso local, la morenista Yoloczin Domínguez Serna, y el presidente del Tribunal Superior de Justicia, Raymundo Casarrubias Vázquez.

También asistió la alcaldesa de Chilpancingo, Norma Otilia Hernández Martínez, y el exrector de la Universidad Autónoma de Guerrero, Javier Saldaña Almazán, un priista que ahora es aliado de los Salgado.

La presidenta del Congreso y el presidente del Tribunal asistieron en un plan de complacer en todo a Salgado Macedonio. Si el senador les pedía bailar, bailaban; si le pedía cantar, cantaban. Su papel fue algo así como irle a rendir culto a su líder, a su jefe político.

No podían faltar los integrantes del gabinete del gobierno de su hija, la gobernadora Evelyn Salgado Pineda. Ahí estuvieron casi todos. El secretario general de Gobierno, el de Educación (y casi todos sus subsecretarios), la de Bienestar, la de Semujer, el de Protección Civil, el jefe de la Oficina de la gobernadora, la directora de Instituto del Deporte, el director de Radio y Televisión de Guerrero, así como subsecretario y jefes de área.

Los funcionarios dejaron todo por la fiesta, pese a que el inicio de año en Guerrero ha sido brutal: en los primeros 15 días, sólo en Acapulco suman 31 homicidios, y en Tierra Caliente está desaparecido el administrador de la página de noticias Escenario Calentano, Alan García Aguilar. Además, Teloloapan y Apaxtla, en el norte, son un polvorín: está latente un enfrentamiento entre los grupos de autodefensa que operan en esos municipios.

Pese a todo, cantaron y bailaron. Salgado hizo cantar a sus hijas: la presidenta del DIF estatal, Liz Salgado Pineda; a su hija menor, Estrella; a la gobernadora, y a su nieto, Félix Jr.

Y ¿quién pagó? Según Salgado, la gente se organizó y pagó todo. Aunque los tuvo que convencer: "Quiero que quede claro esto: en estos eventos no gastamos nada, ¿saben quién lo pagó? Ustedes".