Cantón establecerá 250.000 camas de cuarentena ante aumento de casos de COVID en China

FOTO DE ARCHIVO: Personas sentadas en un centro de vacunación tras recibir una dosis de la vacuna contra el COVID-19, durante una visita organizada por el gobierno, tras el brote de la enfermedad del coronavirus, en Shanghái

Por Bernard Orr y Albee Zhang

PEKÍN, 17 nov (Reuters) - La ciudad de Cantón, en el sur de China, está estableciendo hospitales improvisados y lugares de cuarentena con capacidad para casi 250.000 camas para los infectados por el COVID-19, informaron el jueves las autoridades, mientras los casos en todo el país alcanzan su nivel más alto desde abril.

China está luchando contra los brotes de coronavirus en numerosas ciudades importantes, entre ellas Chongqing y la capital, Pekín, mientras toma medidas para tratar de aliviar la carga de su estricta política de cero COVID, que ha causado graves daños económicos y una frustración generalizada tras casi tres años de pandemia.

En la ciudad central de Zhengzhou, muy afectada, las autoridades dijeron que investigarían la muerte de un bebé de 4 meses cuyo padre dijo que se le había negado el tratamiento oportuno mientras estaban en cuarentena, el último caso de este tipo que ha despertado la ira en Internet.

Cantón, un centro manufacturero con 19 millones de habitantes, está luchando actualmente contra el mayor y más reciente brote de China, con nuevos contagios diarios de COVID-19 que se elevan a 8.761 y hacen temer que se esté alcanzando una escala igual a la del brote de Shanghái a principios de año.

El lunes por la noche, la gente recorrió el distrito más afectado de la ciudad, que ha estado confinado, en una inusual manifestación de protesta que fue borrada de las fuertemente censuradas redes sociales chinas.

Un funcionario de Cantón dijo en una conferencia de prensa que la ciudad está acelerando la construcción de hospitales improvisados y lugares de aislamiento, con planes para construir espacio para 246.407 camas.

"Es mejor estar preparados, incluso si no se utilizan", dijo Wang Baosen, el funcionario, agregando que la situación en la ciudad está en una etapa crítica.

En el momento álgido del brote de Shanghái, en abril, que incluyó un cierre de dos meses, la ciudad contaba con más de 300.000 camas.

(Reporte de Albee Zhang, Bernard Orr, Ella Cao y Brenda Goh; editado en español por Carlos Serrano)