Cannes recibe con esperanza a su festival

·4  min de lectura

CANNES, Francia (AP) — Cannes está de regreso.

Las luces están en su lugar, las estrellas van rumbo a la Riviera Francesa. Y el rostro de Spike Lee se asoma hacia La Croisette desde un enorme anuncio que marca el comienzo del martes de este célebre festival de cine.

El festival se presenta 14 meses después gracias a la pandemia. Los comerciantes, hoteleros y restauranteros de la ciudad esperan que el regreso del glamur y los ingresos sea el comienzo de un renacer mayor en la región y en el mundo cultural francés después de un año especialmente dañino.

“Perdimos muchas convenciones internacionales, congresos, eventos grandes como el festival de cine. Así que perdimos millones”, dijo Charles Richez, director del Hotel Majestic, a The Associated Press. “Estamos muy contentos de tener el festival de cine de nuevo. Es el comienzo de un regreso para todos los eventos internacionales”.

Los organizadores de Cannes buscan que sea el primer festival a escala completa en la era del coronavirus, a pesar de los temores sobre la variante delta que se propaga rápidamente por Europa.

Las infecciones del virus en Cannes han sido ligeramente menores que el promedio per cápita nacional en semanas recientes y la vacunación se está haciendo ligeramente más rápido. Pero las autoridades locales han expresado su temor sobre la llegada de extranjeros que pone a los destinos turísticos como Cannes en un nuevo riesgo de brotes.

En los eventos del festival se requiere uso de cubrebocas y los asistentes se deben hacer pruebas cada 48 horas. Pero en el cine la gente se puede sentar sin separación entre butacas y no hay un elemento virtual del festival.

Thierry Frémaux, director artístico del festival charló con la prensa en la víspera de la inauguración y describió los protocolos que se implementarán.

“Siempre dijimos el año pasado que si el festival se cancelaba sería porque la situación era más seria que la existencia de un festival de cine incluso el festival más grande en el mundo”, dijo Fremaux. “Y la situación, como saben, era seria. No se ha acabado. La epidemia no ha sido controlada. Pero este año tenemos que ser cuidadosos, ser razonables y ser muy cuidadosos”.

Los visitantes están llegando poco a poco a la costa de la ciudad y las familias retozan en las playas de Cannes mientras la temporada de vacaciones de verano comienza esta semana. Los turistas se tomaban selfies frente al anuncio del festival, develado el domingo, el cual está adornado con palmas, gaviotas y el presidente del jurado Spike Lee con sus característicos lentes y gorra.

Mientras los trabajadores le daban una pulida final a las ventanas del Palais de Festivals, no había señales de que este templo mundial del cine hubiese albergado camas de hospital al comienzo de la pandemia, o que se usara como “vacunódromo” este año.

Pero a pesar de todo no es un año normal. Las multitudes en Cannes son pequeñas hasta ahora y los restaurantes tienen mesas vacías. Algunos locales seguían cerrados.

Un festival exitoso sería un impulso para el alcalde conservador de Cannes, quien acaba de ganar una reelección y tiene mucha atención nacional por recibir a la élite del cine internacional en esta ciudad de 75.000 habitantes que él llama “villa global”.

Será también un gran alivio para el gobierno del Emmanuel Macron, que abrió sus puertas para los turistas estadounidenses y de otros países justo a tiempo para el festival de Cannes, después de aumentos repetidos del virus que ha cobrado más de 111.000 vidas y azotado la economía y el sistema de salud.

Las infecciones en Francia comienzan a elevarse nuevamente tras semanas de descenso, las autoridades han pedido a la gente a vacunarse para evitar un cierre en el verano.

Pero por 12 días Cannes el virus se sentará en las filas de atrás para dar paso al glamur, la intriga y el drama dentro y fuera de pantalla. El musical de Leos Carax “Annette” inaugura el festival el martes, seguido de películas de Wes Anderson, Sean Penn y cineastas de otras partes del mundo. Algunas eran parte de la selección oficial del año pasado, cuando se canceló el festival.

“Simplemente queremos trabajar”, dijo Enzo Comme, gerente de la cafetería New en Cannes. “No queremos ayuda del gobierno ... simplemente necesitamos abrir para trabajar y después, si es posible, nos queremos quitar estos cubrebocas”.

___

Louise Dixon en Cannes y Angela Charlton en Paris contribuyeron a este despacho.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.