Hasta en Cannes, Mark Cousins resalta como creyente del cine

·4  min de lectura

CANNES, Francia (AP) — No es difícil encontrar personas en el Festival de Cine de Cannes dedicadas a la vida de las películas en la pantalla grande. Pero incluso entre los rebaños devotos de Cannes, Mark Cousins se destaca como un verdadero creyente.

El cineasta y crítico nacido en Belfast y residente en Edimburgo tiene un afecto ilimitado por las películas y gustos que se extienden por todo el mundo. Ha hecho peregrinaciones siguiendo los pasos de películas entrañables como “I Know Where I’m Going!” (“Sé a dónde voy”) de Michael Powell y Emeric Pressburger, que convirtió en un documental, y ha producido enormes documentales sobre la historia del séptimo arte impulsado por su propio sentido de asombro romántico e inquisitivo.

Tal es su ardor que literalmente se envuelve en cine. Nombres de directores suelen adornar su ropa. Tiene tatuajes de Orson Welles y del actor y cineasta japonés Tanaka Kinuyo. La corbata que trae a Cannes tiene “EP” garabateado en el interior, por Pressburger. Y a donde quiera que va, como un recordatorio para preservar una perspectiva infantil, lleva un fotograma laminado de “10 Minutes Older” (“Diez minutos más viejo”) de Herz Frank con la imagen de un niño con la boca abierta en asombro.

“Fui educado como católico y, por supuesto, a todos nos gustaban los objetos devocionales. ¿Entonces por qué no?”, dice Cousins de sus accesorios. “La vida es dura en cierto modo. Es fácil olvidar o hundirse o no imaginar la vida. Entonces tener suficientes recordatorios visuales ayuda”.

Cousins es muy cercano a la pasión física por el cine. Así que resulta apropiado que el Festival de Cine de Cannes haya recurrido a él para ayudar a levantar los ánimos y marcar el tono del festival el día de la inauguración. El realizador estrenó “The Story of Film: A New Generation”, una nueva entrega de su épica de 15 horas “The Story of Film: An Odyssey” (“La historia del cine: Una odisea”)

Puede que sea un epílogo, pero además de contemplar avances y nuevas visiones en el cine del siglo XXI, el documental, narrado líricamente por Cousins, también se ocupa del presente incierto del cine.

Se hizo en cuarentena con “esa sensación de que todos hemos tenido este tipo de sueño forzado juntos”, dice. “Cuando nos adentramos en nuestras cabezas, ¿qué encontramos? Una de las cosas es el cine”.

Para cualquiera que esté deprimido por el estado del cine tras un año de pandemia que cerró las salas de todo el mundo e incrementó los pronósticos sombríos, hablar con Cousins es como un elixir. Para él, el cine es una forma de arte imparable que siempre está mutando, adaptándose y evolucionando.

“La gente que piensa que se está quedando atrás no mira en los sitios correctos. Si realmente ven en todo el mundo, el cine siempre está evolucionando en un sentido casi darwiniano”, dice Cousins. “Está obteniendo nuevas ramas y árboles”.

“La razón por la que creo que no se está muriendo es porque, cuando el cine apareció inesperadamente en 1895, se parecía bastante a cómo funciona nuestro cerebro”, agrega. “Los disparos y los cortes casi se sienten como eventos neurológicos. No lo digo en un sentido elegante e intelectual. Me refiero a cómo reaccionamos emocionalmente en el día a día. Nuestros cerebros hacen tiros y cortes. Visualizan y saltan”.

Cousins también estrenará en Cannes “The Storms of Jeremy Thomas”, un perfil del prolífico productor británico de películas como “The Last Emperor” (“El último emperador”), “Sexy Beast” (“Bestia salvaje”) y “Only Lovers Left Alive” (“Sólo los amantes sobreviven”). Lo hizo en parte en un viaje por carretera con Thomas a Cannes hace dos años.

También se proyectarán algunas películas amadas por él que han sido restauradas: “I Know Where I’m Going!” y “El Camino” de 1964, de la cineasta española Ana Mariscal, una de muchas directoras celebradas por Cousins en “Women Make Film”, su elogiado documental de 14 horas sobre mujeres cineastas que se transmitió por Turner Classic Movies y Criterion Channel.

En “The Story of Film: A New Generation”, Cousins describe la sala de cine como un lugar donde “nuestras vidas se vuelven a encender”.

“Eso es exactamente lo que sucede”, dice. “Cuando vas al cine, entras en un momento de oscuridad y luego hay luz. Es como pasar un breve invierno y luego entrar en verano. Me apagaré porque quiero que me enciendas si eres el cineasta. Me cerraré y pasaré al modo de suspensión para que puedas volver a despertarme. Si alguien más me despierta, pueden iluminarlo con una luz diferente”.

Cuando Cousins va al cine (algo que hace casi a diario, “como desayunar”, dice), se sienta lo más adelante posible. Últimamente lo enamoraron el fastuoso musical “In the Heights” (“En el barrio”) y el documental sobre autismo “The Reason I Jump”. “Me hizo lo que mejor hace el cine: me sentí diferente después de haber visto esa película”, dice. “¿Qué más puedes pedir?”

Pero para alguien tan omnívoro como Cousins, no tiene que ser una obra maestra para que valga la pena.

“Incluso si una película es realmente terrible, habrá algún árbol en ella, o un sol, o un pollo o algo así”, dice riendo. “Algo tendrá”.

___

Jake Coyle está en Twitter como http://twitter.com/jakecoyleAP.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.