En Cannes, una jornada de competencia con tres géneros distintos

El Festival de cine de Cannes se puso internacional con la entrada en la competencia de tres películas muy distintas de Rumania, Estados Unidos y Canadá.

El rumano Emanuel Parvu trajo al Festival de Cannes este viernes A tres kilómetros del fin del mundo, un drama policial en un balneario del interior de Rumania.

Un chico es golpeado salvajemente en una termina siendo una agresión homofóbica en una zona turística cerca del Danubio. Comienza entonces una investigación policial pero el caso termina obstaculizado por los códigos sociales del pueblo: las familias, las tradiciones, la policía, la iglesia.

Todos los sectores se entrometen, haciendo que la agresión termine diluyéndose bajo el peso de la tradición, la intolerancia y la corrupción a todos los niveles.

Parvu examina los mecanismos del poder que mueven a la sociedad desde dentro, y al margen de las leyes.

Richard Gere en confesión

El estadounidense Paul Schrader regresa a Cannes, 35 años después de su primera participación, con una película en forma de confesión.

Oh Canada se desarrolla durante una última entrevista a Leonard Fife, un artista eminente e insumiso, pero enfermo de cáncer, quien hace un repaso confuso de su vida.

El relato se presenta como un rompecabeza en el que Fife, interpretado por Richard Gere, confiesa que muchas veces fue un impostor, alguien con una vida banal y menos gloriosa de lo que pudo parecer.

Extrañeza familiar

La cinta reúne tres historias independientes pero interpretadas por el mismo elenco y un quator de lujo: Emma Stone, Willem Dafoe, Jesse Plemons y Margaret Qualley.


Leer más sobre RFI Español