Cannes 2021: un emocionado Matt Damon, la atracción principal de un festival que trata de evitar la amenaza del Covid-19

·6  min de lectura
Matt Damon, a pura sonrisa, este viernes en el Festival de Cannes
CHRISTOPHE SIMON

Con Matt Damon como gran protagonista de las últimas horas, el Festival de Cannes ingresa en su primer fin de semana de actividades sin que la pandemia altere el cuidadoso diseño de un encuentro que quiere presentarse al mundo como expresión inicial del regreso a la normalidad después de la larga noche provocada por la pandemia.

El secretario general del festival, Francois Dussreassoux, dijo este viernes que allí se practican por día “miles de tests” para liberar todo el espacio dedicado a Cannes 2021 de los riesgos del Covid-19. “Tenemos un promedio de tres casos positivos por día y un máximo de seis casos comprobados en una sola jornada”, destacó. El uso de barbijo es obligatorio en todas las actividades que se hacen bajo techo. Con todo, la prensa internacional hizo notar que en la mayoría de las proyecciones son muchos los asistentes que permanecen a cara descubierta y no suelen cumplir las directivas sobre distanciamiento social.

Damon se mostró especialmente emocionado, al borde de las lágrimas, después de participar de la primera exhibición mundial de Stillwater, la nueva película de Todd McCarthy (Spotlight: en primera plana), que se presenta fuera de la competencia oficial, y en la que también actúan Abigail Breslin y la actriz francesa Camille Cottin, una de las figuras de la serie Ten per Cent.

Matt Damon y Camille Cottin en Cannes, este viernes, durante la presentación de la película Stillwater
VALERY HACHE


Matt Damon y Camille Cottin en Cannes, este viernes, durante la presentación de la película Stillwater (VALERY HACHE/)

“ Fue un gran alivio para mí estar de nuevo bajo un mismo techo con mil extraños que son parte de una comunidad, porque todos amamos lo mismo . Nunca me había sentido tan fuerte después de negar todo esto durante 18 meses. Me conmueve el hecho de que podamos reunirnos aquí de nuevo”, dijo el actor en esa presentación.

Después de Jodie Foster, que recibió la Palma de Oro honorífica de este año por su trayectoria, Damon es la figura de más alto perfil llegada a Cannes desde Hollywood. Además de acompañar la presentación de Stillwater, el actor ofreció una jugosa masterclass llena de anécdotas, recuerdos y consejos.

Lo que más llamó la atención fue cómo se refirió al rechazo del papel protagónico de Avatar, la película más taquillera de todos los tiempos con casi 2850 millones de dólares de recaudación global. “Un día James Cameron me llamó para ofrecerme el personaje central de una pequeña historia llamada Avatar. Es más: me ofreció el 10 por ciento de lo que ganara con la película. Nunca van a conocer a un actor que haya rechazado más dinero. Pasaré a la historia por eso. ¡Y además hay secuelas! ¡Dios mío…!”

Damon dijo que declinó la invitación para no dejar plantada la producción de las películas de Jason Bourne. “Fue una decisión moral la que tomé”, señaló. Y también recordó la primera vez que reveló lo que le había pasado: “Se lo dije a John Krasinski y hasta hoy me acuerdo del momento en que lo vi levantarse de la mesa completamente conmocionado. Me dijo: ‘Nada sería diferente en tu vida si hubieras hecho Avatar, excepto que tú y yo tendríamos esta misma conversación en el espacio’”.

Damon llega a la conferencia de prensa de la película Stillwater, en Cannes
JOHN MACDOUGALL


Damon llega a la conferencia de prensa de la película Stillwater, en Cannes (JOHN MACDOUGALL/)

Cuando se le preguntó por qué no había dirigido una película hasta ahora, dijo que más de una vez estuvo muy cerca de hacerlo. Le pasó con Tierra prometida (Promised Land) que finalmente protagonizó en 2012 a las órdenes de Gus Van Sant, y también con Manchester junto al mar (Manchester by the Sea), que logró en 2016 seis nominaciones al Oscar, entre ellas mejor guion y mejor actor (Casey Affleck). “Lo que pasó es que después de leer lo que escribió Kenneth Lonergan le dije que él tenía que dirigir la película, no yo. Y así ocurrió”, dijo.

“Los medios se rindieron al final conmigo porque soy una persona muy aburrida –explicó al hablar de cómo se lleva con la fama-. Lo que venden los medios es sexo y escándalo. Yo estoy relativamente libre de escándalos y además todos saben que estoy casado y soy padre. Para esos medios, sentarse fuera de mi casa no tiene ningún valor. También saben que los voy a estar esperando allí”.

Dio como ejemplo el caso de Brad Pitt, su colega, amigo y compañero de aventuras cinematográficas en la trilogía iniciada con La gran estafa (Ocean’s 11). Contó que una vez les tocó a los dos, junto a George Clooney, promocionar la película en pleno Gran Premio de Mónaco de Fórmula 1: “Fue una locura total. La seguridad me bloqueó el paso porque no me conocían y tuve que decirles que estaba con Brad. Lo más divertido es que en medio de ese desorden absoluto el pulso de Brad seguía como siempre. Era como si estuviese comprando en un supermercado”.

También hizo una inesperada imitación de Clint Eastwood, para quien trabajó en Invictus interpretando al astro del rugby sudafricano Francois Pienaard. “Para conseguir ese acento sudafricano estuve seis meses ensayando todos los días durante unas cuantas horas. Se me hacía muy complicado. Cuando llegó el momento filmé mi primera secuencia y Clint dijo: ‘Perfecto, vamos a la siguiente’. Yo inmediatamente le dije: ‘Jefe, espere, ¿podemos hacer otra?’. Clint me miró de la cabeza a los pies y me respondió: ‘¿Para qué? ¿Quieres que toda esta gente pierda su valioso tiempo?’”.

Stillwater está inspirada en el caso real de Amanda Knox, una joven norteamericana de 24 años que protagonizó en Italia el llamado “juicio del siglo” tras haber sido acusada en 2007 de haber asesinado a su compañera de cuarto, la inglesa Meredith Kercher, cuando ambas compartían un departamento en la ciudad de Perugia mientras estudiaban en la universidad. Tras una primera condena que le obligó a pasar cuatro años en la cárcel, Knox finalmente fue declarada inocente por una Corte de Apelaciones y quedó absuelta.

Damon interpreta allí a Bill Baker, el padre de Amanda, un hombre de temperamento áspero que según Damon experimenta una fuerte transformación personal una vez que llega a Francia en busca de pistas que podrían ayudar a que su hija quede en libertad. El hombre, que trabaja como operario en una plataforma petrolera, es según Damon el vívido retrato del arquetípico votante de Donald Trump, pero a la vez se muestra dispuesto a hacer toda clase de sacrificios para evitar que su hija permanezca en la cárcel.

“Tipos como Bill nunca se disculpan por lo que son. Son personas muy duras. Por supuesto que votaron por Trump, pero al mismo tiempo debo reconocer que nos ayudaron mucho cuando Todd McCarthy y yo estuvimos por allí haciendo investigaciones para la película”, contó Damon, cuyo activismo lo convierte en uno de los astros de Hollywood de más alto perfil en términos de apoyo al Partido Demócrata.

“Todos usan barba candado y los mismos anteojos de sol. No tienen los abdominales perfectos, pero son muy fuertes. Compartís sus barbacoas, como hicimos nosotros, y ves cómo siempre aparece una guitarra y todos empiezan a cantar canciones religiosas”, recordó. También dijo que durante el tiempo que pasó con ellos llegó a entender los detalles más inadvertidos, como el uso generalizado de un tipo de jeans tratados con tela especial para la protección del fuego. Contó que usar esa prenda hasta determina la forma que ellos tienen de caminar.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.