Cannabis medicinal. El pueblo de Buenos Aires que fue pionero sobre el cultivo con el empuje de un intendente médico

Leandro Vesco
·7  min de lectura

"No hubo nadie que se jugara como lo hicimos nosotros", afirma Martín Randazzo, intendente de La Madrid, localidad del sudoeste de la provincia de Buenos Aires, quien en 2015 inició el debate local para poder cultivar cannabis dentro de un programa integral de salud, enfocado en el tratamiento del dolor. Los 10.000 habitantes del pueblo aquel año se unieron para marcar una agenda que derribó prejuicios. "No hubo grietas", afirma Randazzo. El Consejo Deliberante aprobó por unanimidad el cultivo local. "El pueblo de La Madrid dimensionó el tema y se unió", de esta manera se convirtió en el primer municipio cannábico del país. "Fuimos pioneros", agrega el Jefe Comunal.

Cinco años después, el Ejecutivo dio a conocer, a través del decreto 883/2020, la autorización para el cultivo controlado con fines medicinales e investigativos. Es una nueva reglamentación de la ley 27.350 del uso medicinal del cannabis, de la que se originó por el trabajo colectivo de vecinos, especialistas y políticos en La Madrid, sentando precedente a nivel nacional. La nueva norma, entre otras modificaciones, le da un rol activo a la sociedad civil, a través de los cannabicultores u organizaciones que se han dedicado al autocultivo.

Mauricio Macri, sobre la carta al FMI: "No podemos dejar pasar el relato del kirchnerismo"

"Todo lo referido al cannabis lleva mucho tiempo", advierte Randazzo. El funcionario es médico y los vecinos tienen un alta estima por su persona. Sabe de lo que habla. "Pedimos en 2015 a la Cámara de Diputados que despenalizaran el cultivo para fines medicinales", afirma. No fue nada fácil. "Se tiene el prejuicio de que somos una sociedad conservadora, pero demostramos que no", sostiene.

"Invitamos a todo el pueblo", recuerda Randazzo. "Se trataba de ayudar a disminuir el dolor y cambiarle la calidad de vida a mucha gente", asegura. Abrieron las puertas y la Municipalidad se llenó. Aquí apareció una pieza fundamental: el doctor Marcelo Morante, compañero de estudio en la Universidad Nacional de la Plata, nacido en La Madrid, y uno de los máximos especialistas en cannabis medicinal del país, participó de la charla pública. "Explicó lo que queríamos hacer. Fue muy emotivo. Fue la gente quien pidió poder cultivar", explica sobre el fenómeno social que se vivió. Necesitaban la aprobación nacional, la petición fue el Congreso.

El pedido para cultivar cannabis que llevaba años

"En aquel entonces se puso el foco en la sustancia y no en la molécula (como se la conoce en la jerga al principio activo del cannabis que tiene beneficios para la salud)". El proyecto tuvo un tratamiento sinuoso en el Senado, pero finalmente la iniciativa que había nacido en la pequeña localidad bonaerense logró sancionar la Ley 27.530 que autorizaba el cultivo con fines medicinales, pero para atender un número limitado de patologías. "Fue un gran paso", recuerda Randazzo, sobre lo sucedido en 2017. El gran constructor de aquella ley, que deriva en la actual autorización nacional del cultivo, fue Morante.

"Sentimos un gran orgullo de haber sido los primeros", confiesa Randazzo. El proyecto está en marcha. El tema en La Madrid ya no se habla en las calles porque está asimilado socialmente. Fueron muchos los vecinos que han recibido aceite de cannabis. Su mejoría es notable. "Ver a la madre de un niño epiléptico te emociona, les cambia la vida", afirma Randazzo. En 2019 tuvieron un stand en Expo Cannabis en La Rural. "Fuimos el único organismo del Estado que nos presentamos", concluye.

En La Madrid existe un predio cercano al hospital donde comenzarán a cultivar. Las habilitaciones llevan tiempo. Gendarmería ya lo inspeccionó y dio el visto bueno. "Pensamos que antes de fin de año, ya podremos tenerlo listo", aseguro Randazzo. El cannabis es tomado como una política de Estado. "Desarrollará la región, le podemos dar mejor calidad de vida a las personas y también esto generará trabajo", enumera los beneficios del cultivo controlado.

Tribunales: la cuarentena extrema de la Justicia, con teletrabajo, pasillos vacíos y controles estrictos

En Las Flores (centro de la provincia), la Agrupación Cannábica Las Flores une a activistas, usuarios terapéuticos y recreativos, cultivadores, investigadores, familiares de usuarios y profesionales de distintas áreas que activa y acciona para lograr el reconocimiento del derecho a todos los usos y aplicaciones responsables del cannabis.Anticipándose al decreto nacional, a comienzo de año comenzaron a redactar una ordenanza para que a nivel local se autorizara el cultivo con fines medicinales."La nueva norma es un gran paso, nos queda seguir informando, investigando y visibilizando sobre la temática para derrumbar todos los prejuicios", asegura Juan Manuel Damperat, referente cannábico florense.

"Cultivo hace 20 años y la gran demanda me llevó a hacer aceite", afirma. Sus propios vecinos y allegados le fueron pidiendo para parientes en tratamiento por cáncer. "El testimonio más conmovedor fue el de una señora con cáncer de piel que había pensado en el suicidio", sostiene. Luego de incluir el aceite de cannabis en su tratamiento, tuvo una mejora significativa. "Soy de los pocos que visualizó el tema", afirma. "El derecho a la salud es innegable", agrega. "Durante muchos años hubo mucha discriminación contra cannabicultores", completa.

"Hay que romper con el tabú. Es una planta medicinal, como muchas otras", sentencia Cristian Loray, fitoterapista (estudio en Barcelona), de la agrupación florense. "Hay que sacar el concepto que asocia el cannabis con la ilegalidad", afirma. Los beneficios de su inclusión en tratamientos son amplios. "Hace más de 3000 años que se usa con fines medicinales", sostiene Loray. "Está muy bien que se autorice el autocultivo porque la demanda es muy grande", confirma.

¿Qué es el cannabis? Es un género de plantas de la familia Cannabaceae. La más conocida es la cannabis sativa, de ella se produce el hachís y el cannabis (marihuana). La planta (todas sus variedades) contiene THC y CBD, el primero asociado a lo recreativo, y el segundo, a lo medicinal. "La variedad que usamos para el aceite es la cannabis indica que contiene mayor cantidad del principio activo CBD", afirma Damperat. "El aceite se hace extrayendo el principio activo de la planta por medio de alcohol de cereal tridestilado y diluyendo el extracto en aceite de oliva extra virgen de primera prensada en frio al 2 %", agrega.

"El cannabis tiene su lugar ganado en la farmacopea que estamos recuperando", opina Morante. En una charla en Femeba (Federación Médica de la Provincia de Buenos Aire), enumera algunos de los beneficios del uso del aceite de cannabis: "Quimioterapia, epilepsia refractaria, dolores nerviopáticos, enfermedades crónicas degenerativas (por ejemplo la esclerosis múltiple), trastornos en el sueño, del humor y dolores crónicos", afirma. "Un buen aceite se define por la cantidad de miligramos por componente activo de THC o CBD", apunta.

Minera Aguilar cierra su planta tras 91 años

La nueva reglamentación impondrá avances y también regulaciones. El Ministerio de Salud supervisará el programa Reprocann (Registro del Programa de Cannabis) que registrará a todos los pacientes que por prescripción médica necesiten acceder al cannabis. "Los y las pacientes podrán inscribirse para obtener la autorización de cultivo para sí, a través de un o una familiar, una tercera persona o una organización civil autorizada por la Autoridad de Aplicación", detalla el decreto del Ejecutivo.

"Ahora hay que esperar cómo el Ministerio de Salud instrumenta esta nueva reglamentación. Indique qué cantidad de plantas puede tener cada cultivador, cómo se regula la situación del cultivo solidario", afirma Enzo Rave, estudiante avanzado de Ciencias Políticas de UCA, que asesora a la agrupación florense. Expone señales de cómo deberá tratarse la norma nacional en los municipios. "En Las Flores la Secretaria de Salud será la autoridad de aplicación", sostiene. Se hará un registro de los cannabicultores y los asesorará para que se registren en el Reprocann.

La ordenanza, que esperan que se apruebe, aspira a poder darle "el máximo grado de libertad posible, dentro de la Ley" a los cannabicultores. "Es necesario salir del mercado no controlado para aumentar la calidad del aceite", afirma Morante. Algo debe quedar muy claro: "Será un médico quien deba prescribirlo".