Cannabis medicinal: qué productos farmacéuticos están autorizados para la venta en la Argentina

·5  min de lectura
El Gobierno creó la Dirección para el Estudio y la Investigación del uso medicinal del Cannabis
En la Argentina, dos laboratorios venden en todo el país medicamentos en base a cannabis; importan el principio activo

CÓRDOBA.– A cinco años de la aprobación de la ley de cannabis medicinal en la Argentina, hay dos medicamentos con cannabidiol (CBD) autorizados por la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat) para comercializarse en farmacias de todo el país. Son el Convupidiol, del laboratorio Alef y el Kanbis, de Elea. Ambos se fabrican en el país con el principio activo importado.

Ranking QS: qué universidades argentinas están entre las mejores del mundo

En tanto, el aceite farmacéutico Cannava CBD 10, que produce el laboratorio estatal jujeño con materia prima local, empezaría a comercializarse a nivel nacional en unos dos meses. Además, en septiembre pasado el Anmat habilitó dos cremas cannábicas que son consideradas “cosméticos”. Se trata del Ratisalil CBD, de Elea, y el Dermabiol, de Alef.

Hace unos 45 días el Ministerio de Salud de la Nación, por resolución, creó la categoría de “productos vegetales a base de cannabis y sus derivados destinados al uso y aplicación en medicina humana”, que abarca a los que tienen porcentajes de THC menores o iguales a 0,3% y la venta será bajo receta. La Anmat definirá, como es habitual, las habilitaciones. Los laboratorios que fabrican los dos medicamentos autorizados aclaran que no se trata de un “aceite”, sino de medicinas que se encuadran en el marco regulatorio de Anmat. Ambos, se comercializan con receta médica doble o archivada.

Hasta que se autorizó la venta en farmacias bajo este esquema, los productos de uso medicinal derivados del cannabis eran importados y para ingresarlos al país los pacientes debían anotarse en el “Registro del Programa de Cannabis” (Reprocann). El uso del CBD (uno de los principales cannabinoides activos) está autorizado para el tratamiento de epilepsias refractarias, pero los médicos, según señalaron los laboratorios, lo recetan también para otras dolencias o enfermedades ya que en 2020 cambió la reglamentación de la ley y ya no se exige que la prescripción sea de un neurólogo o de un especialista en epilepsia, sino solo se requiere la matrícula habilitante.

Matías Deprati, director de Asuntos Médicos de Elea, explicó que la producción local en laboratorios no solo “garantiza” tener un CBD de “alta pureza” con “trazabilidad asegurada”, sino que llega a los pacientes a “precios más accesibles”. Indicó que la demanda se viene incrementando “mes a mes” desde que salieron al mercado a fin del año pasado.

Kykeo, el protagonista de una foto de 1983 que esconde el drama de una guerra y el reencuentro 40 años después

Aunque hay obras sociales y empresas de medicinas prepagas que cubren hasta el 40% de los productos de cannabis en tratamientos médicos que no sean los especificados por la Anmat son las menos. En los casos de epilepsia, la cobertura debe ser total.

La presidenta de la Confederación Farmacéutica Argentina, María Isabel Reinoso, analizó de manera positiva que haya alternativas nacionales a la venta, pero advierte que, si bien hay dos especialidades medicinales que se venden en farmacias, las obras sociales “aún no las incluyeron en los vademécum. Si bien ya está establecido en la normativa aún falta su instrumentación para que los pacientes que reciben una prescripción puedan elegir su farmacia más cercana y así garantizar la accesibilidad”.

Aclaró que hay pacientes que han presentado amparos en la Justicia porque las obras sociales están en mora en la cobertura que deben dar: “No lo hacen y eso determina que no accedan a esa medicación como a otra para la epilepsia. Cuando todas las obras sociales lo incorporen se le allanara el camino a estos pacientes que tienen las recetas prescritas por su médico y siguen dando vueltas para lograr la cobertura”.

Jujuy en la recta final

Gastón Morales, presidente de la jujeña Cannava Sociedad del Estado, afirma que el aceite de grado farmacéutico “en breve” podrá venderse en todo el país. “Por ahora nuestro alcance es provincial. Hacemos todo desde la planta al producto final. Venimos creciendo mes a mes y se simplificó el trámite, ahora la receta es simple. Ya está todo listo para empezar a producir en la planta que puede procesar 40 kilos por hora; la de ahora hace dos kilos por hora”, describió.

Tanto Deprati como Morales coincidieron en que las recetas de los médicos abarcan un espectro más amplio que el de la epilepsia refractaria, incluye dolores, molestias gastrointestinales e, incluso, para cuadros de ansiedad. Cannava, junto a la Universidad Hebrea de Jerusalén, dictarán una capacitación abierta y gratuita a todos los médicos del país; todavía hay plazo para inscribirse.

El Reprocann también autoriza a los pacientes a cultivar la planta de cannabis y a proveerse de productos derivados de uso medicinal en la medida en que los demanden para el cuidado de su salud. A fines de marzo pasado, el Ministerio de Salud de la Nación estableció que también las asociaciones están habilitadas para cultivar para un máximo de 150 personas con fines medicinales; permite hasta nueve plantas al aire libre en un máximo de 15 metros cuadrados y, adentro, hasta seis metros cuadrados.

Sin embargo, desde la ONG Mamá Cultiva, Valeria Salech, señaló que no pudieron registrarse todavía. “Seguimos en la ilegalidad. No podemos entrar para hacer la inscripción. La resolución está, pero todavía no se instrumentó”, añadió.

En este contexto, está preparando su ingreso a la Argentina la starup DrGea.com que ya opera en Colombia, donde vende productos de cannabis de laboratorios certificados. En la Argentina, los medicamentos recetados no pueden venderse en plataformas virtuales. Gonzalo Carrasco, CEO de la empresa, indicó que “en absoluto” harán nada que esté “fuera de las normas”, pero sí vienen conversando con las autoridades regulatorias para sumar los productos cosméticos sin THS. El objetivo de la compañía es incorporar, además, otros tratamientos naturales que cumplan con la reglamentación local, siempre con “acompañamiento de médicos”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.