Contra Canelo o el que sea seré campeón. Boxeador cubano reacciona a negativa de ir a subasta del mexicano

Hasta que no lo vea escrito en un contrato, William Scull no lo creerá.

Lo cierto es que el retador cubano se encuentra a meses de pelear por un título del mundo ya sea contra Saúl “Canelo’’ Álvarez o contra el ruso Vladimir Shishkin, en el regreso del campeón mexicano el 14 de septiembre en Las Vegas.

Scull, quien se encuentra en Argentina junto a su familia tomando unas vacaciones, reaccionó con cautela a las noticias de que el Canelo renunciará a su faja de la Federación Internacional del Boxeo (FIB) y no se presentará a la subasta que tendrá lugar el próximo 6 de junio, en las oficinas del organismo localizadas en Nueva Jersey.

“Estoy tranquilo y no quiero adelantarme a los acontecimientos’’, comentó Scull.

“Voy a esperar que el proceso corra su curso y se determine qué camino tomar. Yo comenzaré a prepararme para pelear el 14 de septiembre, que es o único en firme. Me voy a preparar ya sea para Canelo o para Shishkin. Me voy a preparar para ser campeón’’.

Álvarez (61-2-2, 39 KO) es el campeón indiscutible de las 168 libras desde el 6 de noviembre de 2021, cuando detuvo al entonces campeón de la FIB, Caleb Plant, en el undécimo asalto, pero ahora todo apunta a que su próxima cita en el ring será contra Edgar Berlanga, primer retador de la Asociación Mundial del Boxeo (AMB).

Scull (22-0, 9 KO) entendería en parte la posición de Canelo al elegir a un boxeador más conocido, pero está convencido que desde el punto de vista deportivo Berlanga tiene poco o nada que ofrecer contra el hombre reconocido como la cara del boxeo.

Robeisy Ramírez pudo elegir un rival menor, pero tomó el riesgo mayor disponible porque le gustan los retos

“Yo sería mucho mejor pelea para Canelo que Berlanga’’, agregó Scull.

“También lo serían David Benavídez y David Morrell, pero hay una parte de negocios que se debe entender en todo esto y no puedo preocuparme ni molestarme por eso. Mi ilusión siempre ha sido desde que salí de Cuba en convertirme en campeón y cada vez lo veo más cerca’’.

De acuerdo con varios medios de prensa, la FIB había ordenado el comienzo de negociaciones desde mediados de mayo, pero los representantes de Scull se quejaron sobre la imposibilidad de llegar a un acuerdo, lo que forzó la mano del organismo para presionar al Canelo.

Sin duda, este es un éxito para Scull, quien es el primero en el ranking de la FIB y se sitúa en una tremenda posición entre los aspirantes a pelear contra el hombre que es reconocido como la cara del boxeo en términos promocionales y financieros.

El segundo fin de semana de junio viene premiado con joya para el boxeo cubano

El matancero se convirtió en el retador obligatorio tras vencer en julio del 2022 a Evgeny Shvedenko y más recientemente superó por decisión unánime a Hemphill el 4 de mayo en el T-Mobile Arena de Las Vegas, aunque su combate no se produjo en la porción televisada.

De acuerdo con las reglas de la FIB y sin el Canelo ya en posición de primacía, Scull estaría obligado a enfrentar al contendiente número dos de la organización, Shishkin (16-0, 10 KO), quien también ve con buenos ojos un choque contra el cubano.

“Es casi seguro que mi próxima pelea no será contra Canelo, pero eso no quiere decir que esté muerta para siempre’’, recalcó Scull.

Todos los jóvenes están impresionados con el nivel de Guillermo Rigondeaux en el boxeo a mano limpia

“Si el derrota a Berlanga, como es de esperar, y yo hago lo mismo contra Shishkin, pues será otra forma de hacerme valer, de darme a conocer, de poner mi nombre en boca de los aficionados. Todavía aquí no se ha dicho la última palabra’’.