Candidatura de Nikki Fried a gobernadora de Florida está ligada a la defensa de la marihuana

·6  min de lectura
Amy Beth Bennett/Sun Sentinel/TNS

En su carrera por la gobernatura, Nikki Fried se está centrando en el tema por el que es más conocida: la marihuana.

La demócrata y comisionada de Agricultura quiere que se legalice la hierba para uso recreativo. Quiere revisar las normas impuestas a las empresas de marihuana medicinal. Quiere eliminar los antecedentes penales de los condenados por delitos no violentos relacionados con el cannabis.

El miércoles, el activismo de Fried la llevó incluso a una pequeña guerra intrapartidista, cuando anunció que demandaría a la administración del presidente Joe Biden por una norma federal que restringe a los usuarios de marihuana medicinal la compra de armas o la posesión de un permiso de porte oculto.

Desde que entró en la contienda política en 2018, Fried hizo de la reforma de la marihuana un tema clave.

Pero el historial de Fried como única demócrata electa a nivel estatal muestra los límites de su propio activismo sobre la marihuana. La oficina del gobernador, no el Departamento de Agricultura y Servicios al Consumidor, supervisa en última instancia el programa de marihuana medicinal en la Florida. Incluso si gana la gobernatura, la política sobre la marihuana se dejará en gran medida en manos de la Legislatura de la Florida. Es probable que ese órgano esté controlado por los republicanos escépticos del cannabis en el futuro inmediato.

Algunas de las cosas que ha impulsado se convirtieron en política estatal, aunque su papel en hacerlas realidad no siempre fue claro: El gobernador Ron DeSantis frenó la lucha estatal contra el cannabis medicinal fumable en 2019. La Legislatura, con el respaldo de la oficina de Fried, permitió a los agricultores cultivar y vender cáñamo ese mismo año.

La industria de la marihuana planteó temas espinosos para Fried como candidata política. La relación de Fried con el emprendedor de la marihuana Jake Bergmann —y otros posibles conflictos de intereses en el espacio del cannabis— pudiera pesar en su camino hacia el cargo más alto del estado.

La campaña de Fried para la gobernatura confirmó que Bergmann y Fried ya no están juntos; estaban comprometidos para casarse. Pero el año pasado, Fried fue perseguida por las preguntas sobre los vínculos de Bergmann con la industria, sus finanzas y cómo algunos de los movimientos reguladores de su oficina podrían haber afectado a las personas cercanas a ella.

Muchos en el campo de la marihuana son fanáticos de Fried. Pero incluso ellos reconocen que su activismo solo puede ser eficaz en una Florida dominada por los republicanos.

“Creo que en cuanto a su autoridad sobre los temas relacionados con el cannabis, ha hecho un gran trabajo”, dijo Josephine Cannella-Krehl, una trabajadora social que fue nombrada por Fried para prestar servicio en la comisión asesora del departamento de agricultura sobre el cannabis medicinal. “Su autoridad es muy limitada”.

Los logros de Fried

Fried tuvo la oportunidad, al principio de su mandato como comisionada de agricultura, de opinar sobre la industria del cannabis. En 2019, los legisladores aprobaron por abrumadora mayoría una medida bipartidista que legalizaba el cáñamo, una planta de cannabis a la que se le quita la gran mayoría de su componente psicoactivo.

La oficina de Fried presionó fuertemente en favor del proyecto de ley, trabajando para convencer a los legisladores escépticos de que hay una diferencia entre la marihuana que induce a drogarse y el cáñamo, que se puede utilizar para hacer docenas de productos, incluyendo el cannabidiol (CBD) y varias cuerdas y tejidos.

“El proyecto de ley sobre el cáñamo fue un verdadero esfuerzo bipartidista para hacer de la Florida un líder en ese espacio emergente”, escribió el ex senador Rob Bradley, republicano de Fleming Island, en un mensaje de texto. Él fue el patrocinador del proyecto de ley.

Una vez que DeSantis promulgó el proyecto de ley, le correspondió a la oficina de Fried comenzar a escribir las reglas en torno al programa del cáñamo.

Rápidamente decidió que quería que fuera más fácil entrar en el negocio del cáñamo que en la industria del cannabis medicinal del estado, que requiere que los propietarios de las empresas controlen todos los aspectos de la producción, desde el cultivo hasta la venta, un modelo conocido como integración vertical. Ese listón normativo hizo casi imposible que cualquiera, salvo los inversores más ricos, se introdujeran en el sector. Hoy en día, solo 22 empresas tienen licencia como Centros de Tratamiento de Marihuana Medicinal. El año pasado, una sola de sus licencias se vendió en $55 millones.

La oficina de Fried optó por establecer normas para que el programa del cáñamo fuera accesible a prácticamente cualquier empresario. No hay límite en el número de permisos de cáñamo que se pueden conceder. Los cultivadores solo tienen que pasar un control de antecedentes.

El departamento de Fried afirma que el sector del cáñamo, que cumplirá dos años la semana que viene, creó $370 millones de impacto económico durante su primer año. Se han entregado casi 800 licencias de cultivo de cáñamo en todo la Florida. En todos los condados de la Florida, excepto en tres, se cultiva cáñamo, dice el departamento.

“Somos conocidos en todo el país como el punto de referencia”, dijo Fried en una entrevista la semana pasada.

¿Conflictos de intereses?

Los antiguos vínculos de Fried con la industria del cannabis también la metieron en problemas políticos.

Comenzó su trabajo con el cannabis en 2015, añadiéndolo a la cartera de su grupo de cabildeo unipersonal, Igniting Florida.

Fried nunca se separó del todo de la industria que pretende regular como gobernadora.

Las declaraciones financieras que Fried presentó el año pasado –con casi dos meses de retraso– muestran que tiene una inversión de $130,000 en Harvest, una empresa de marihuana medicinal que fue comprada por Trulieve en octubre. Eso significa que, a menos que venda su participación, Fried está comprometida en Trulieve, el mayor operador de marihuana medicinal del estado. (Su oficina de campaña dijo que planea vender su participación si gana la contienda para gobernadora).

El drama en torno a la declaración financiera de Fried llevó a una serie de titulares críticos para la candidata el año pasado. La Asociación de Gobernadores Republicanos la calificó de “desastre incompetente”.

Sus conexiones con Bergmann también plantearon problemas éticos. En 2020, Bergmann, que ayudó a fundar la empresa de marihuana medicinal Surterra Wellness, transfirió la propiedad de una casa del Condado León que ambos compartían a Fried. (Fried paga la hipoteca de la casa, según su oficina de campaña.) Surterra, que ahora se conoce como Parallel, es la quinta empresa de marihuana medicinal más grande del estado.

Aunque Bergmann dejó Surterra en 2018, siguió siendo un emprendedor del cannabis con numerosas inversiones en la Florida. Según el Orlando Sentinel, al menos una de las firmas en las que invirtió, One Hemp Brands LLC, tenía permiso del departamento de Fried para extraer cáñamo.

La campaña de Fried dijo que la posición de Bergmann en la industria tenía “cero” relación con las decisiones tomadas en el Departamento de Agricultura. La oficina de Fried señaló que en 2020, ella delegó las decisiones políticas sobre las empresas individuales de cáñamo a un jefe de personal adjunto, un antiguo funcionario de carrera que había prestado servicio en administraciones dirigidas por republicanos y demócratas.

Cuando se le preguntó si era capaz de regular eficazmente la industria del cannabis debido a sus vínculos personales, Fried dijo que su historial demostraba que lo era.

“Mire la industria del cáñamo”, dijo Fried. “Conozco a toda la gente en la industria del cáñamo, e hice exactamente lo que prometí: crear un mercado abierto en el que todo el mundo tiene las mismas oportunidades de triunfar. Y está funcionando”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.