Esto es lo que los candidatos republicanos gastaron para ganarse el favor de Trump

·4  min de lectura

En mayo, el respaldo del expresidente Donald Trump será puesto a prueba en los estados primarios. Pero a pesar de que lleva más de un año fuera del cargo, muchos candidatos siguen gastando dinero en las propiedades del exmandatario, beneficiándolo directamente.

The Independent compiló datos de los documentos de la Comisión Federal de Elecciones (FEC) desde principios de 2021 y hasta finales de marzo de 2022, los datos más recientes de la FEC disponibles. Los archivos de la FEC muestran que los candidatos republicanos, tanto los que están en el cargo como los retadores, gastaron US$1,28 millones en las propiedades de Trump de Florida, Nueva York, California, Washington DC y Las Vegas.

Una de las mayores fuentes de ingresos fue el club Mar-a-Lago, a donde se mudó el expresidente. Desde 2021, los candidatos han gastado más de US$700.000 en el club de Palm Beach, algunos después de recibir su respaldo, como fue el caso del representante Ted Budd, quien se postuló para el Senado en Carolina del Norte.

Igualmente, Kelly Tshibaka, de Alaska, quien se postula contra la senadora Lisa Murkowski, quien votó para condenar a Trump por su papel en la insurrección del 6 de enero, gastó US$14.477,10 en Mar-a-Lago este último trimestre de recaudación de fondos, en febrero, para el alquiler de las instalaciones y servicios de catering.

Pero Mar-A-Lago no es la única propiedad donde Trump gana una buena cantidad de dinero.

Muchos republicanos también frecuentan el hotel de Trump en Washington, DC. En total, en el último año, los candidatos republicanos, los Comités de Acción Política (PAC) e incluso el Comité Nacional Republicano gastaron un poco menos de US$26.000 en el Trump International Hotel.

Algunos de los devotos más leales de Trump en el Congreso han gastado el dinero de su campaña en el hotel.

El representante Matt Gaetz, uno de los mayores defensores de Trump mientras estuvo en el cargo, gastó exactamente US$1.400 en el hotel de Washington. El representante de Texas, Ronny Jackson, fue el médico de la Casa Blanca de Trump, a quien el expresidente trató de nominar para dirigir el Departamento de Asuntos de Veteranos antes de que lo hundieran las acusaciones de comportamiento inapropiado, lo que lo llevó a postularse para el Congreso. Desde que prestó juramento, el doctor Jackson ha gastado un poco más de US$6.500 en el hotel.

El PAC líder del representante Madison Cawthorn, el asediado congresista republicano que ha sido criticado por comportamiento poco ético en las últimas semanas, gastó US$1.386,20 el 29 de octubre.

De manera similar, el exfiscal general de Nevada, Adam Laxalt, a quien Trump respaldó para competir contra la actual senadora demócrata Catherine Cortez Masto, gastó US$1.505 en el hotel.

Otros candidatos republicanos patrocinan las propiedades de Trump cuando buscan su favor.

Múltiples candidatos para reemplazar al senador saliente de Missouri Roy Blunt han visitado las propiedades de Trump. La campaña del representante Billy Long gastó US$1.874,74 durante dos días en el Trump International Golf Club en West Palm Beach. El exgobernador Eric Greitens, quien renunció después de las acusaciones de que chantajeó sexualmente a una mujer atándola y vendándole los ojos, reembolsó al exasesor de Trump, Boris Epshteyn, más de US$4.000 por los gastos que acumuló en Mar-a-Lago y en Trump International Palm Beach.

Otros aliados de Trump han gastado dinero en sus otras propiedades. La representante de Colorado, Lauren Boebert, quien hizo comentarios que implicaban que la representante Ilhan Omar, quien es musulmana, es una terrorista, gastó más de US$3.900 en el hotel de Las Vegas de Trump, junto con otras transacciones en su hotel de Washington, DC.

A lo largo de la presidencia de Trump, los líderes extranjeros frecuentaron sus propiedades hoteleras, probablemente como una forma de ganarse el favor del entonces presidente. En el año posterior a su salida del cargo, los demócratas de la Cámara enviaron una carta a la Administración de Servicios Generales diciendo que calculó que los gobiernos extranjeros pagaron un total de US$3,75 millones, lo que probablemente representa más de 7.400 noches de habitación pagadas por gobiernos extranjeros.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.