Candidato presidencial de Perú pierde a abogada en pleno juicio por asesinato

Agencia EFE
·3  min de lectura

Lima, 2 feb (EFE).- El candidato a la Presidencia de Perú Daniel Urresti, que enfrenta un juicio por el asesinato de un periodista, se quedó este martes sin su abogada, quien renunció a su defensa en plena audiencia judicial después de conocerse un intento de compra de testigos presuntamente dirigido por el mismo acusado.

La letrada Vanessa Alfaro comunicó a la jueza María Luisa Apaza que abandona la defensa de Urresti, para quien la Fiscalía solicita 25 años de prisión como autor mediato (con dominio del hecho) del asesinato en 1988 de Hugo Bustíos, cuando el ahora candidato presidencial era jefe de inteligencia en un cuartel militar.

Alfaro expresó su "profunda molestia" por que dos de los testigos propuestos por la defensa de Urresti hayan sido grabados cuando ofrecían dinero a cambio del silencio de uno de los testigos de la acusación, en una conversación donde presuntamente la mencionan.

"La ligereza con los que unos asumen un rol testifical ante una sala de juzgamiento provoca en mí mucho desencuentro y profunda molestia", manifestó Alfaro.

"Mi interés reputacional como abogada está por encima de todo y se superpone a los intereses legítimos de esta defensa", añadió.

URRESTI PIDE TIEMPO

De inmediato la defensa de Urresti quedó a cargo del abogado Carlos García Asenjo, pero el acusado insistió reiteradamente a la jueza con que su nuevo defensor necesita mucho tiempo para ponerse al día con el caso.

"¿Cómo hace el abogado para ponerse al día y leer dos cuartos llenos de expedientes? Va a ser muy difícil que se ponga al día en el tiempo que queda", lamentó el candidato.

Apaza fijó inicialmente la reanudación del juicio para este viernes 5 de febrero, pero ante la disconformidad de Urresti lo aplazó para una semana más tarde, algo que tampoco contentó al candidato presidencial.

JUICIO EN PLENAS ELECCIONES

Así, Urresti deberá continuar compareciendo en las audiencias del juicio a la par que continúa su campaña electoral, donde concurre con el populista partido Podemos Perú, investigado por la Fiscalía por presuntas irregularidades en su proceso de inscripción dentro del registro de organizaciones políticas.

El intento de compra de testigos fue denunciado por Jesús Gálvez, uno de los testigos de la acusación, después de grabar él mismo en audio y video una reunión con dos testigos que testificarán a favor de Urresti y que le ofrecieron, a cambio de su silencio, 5.000 dólares y operarlo de la vista y las rodillas.

La Comisión de Derechos Humanos (Comisedh), organización que provee de abogados a la familia de Bustíos, demandó protección para Gálvez, a cuya vivienda ingresó un desconocido sólo unas pocas horas después de que su denuncia y sus imágenes grabadas fueran difundidas el domingo por el programa televisivo Cuarto Poder.

SEGUNDO JUICIO TRAS ABSOLUCIÓN

El juicio que se lleva a cabo en la Tercera Sala Penal Transitoria de Crimen Organizado y Derechos Humanos es la repetición de otro cuya sentencia, que absolvía de todos los cargos a Urresti, fue anulada por la Corte Suprema de Justicia de Perú al entender que el tribunal no había valorado certeramente algunas pruebas.

El asesinato de Bustíos ocurrió el 24 de noviembre de 1988 cuando investigaba la muerte de una mujer presuntamente a manos del grupo armado Sendero Luminoso en Huanta, en la sureña región andina de Ayacucho, la más golpeada por el conflicto interno desatado por los subversivos.

Bustíos fue emboscado por un grupo de militares que lo acribillaron y después dinamitaron su cuerpo, un hecho que llevó a prisión a dos de los autores materiales, y uno de ellos aseguró después desde la cárcel que el crimen fue planificado por el 'capitán Arturo', el apodo que tuvo Urresti en el cuartel de Castropampa.

(c) Agencia EFE