Candidato izquierdista a presidencia de Colombia propone a sus rivales acuerdos para evitar estallido social

·5  min de lectura

Por Luis Jaime Acosta y Julia Symmes Cobb

BOGOTÁ, 10 jun (Reuters) - El candidato izquierdista a la presidencia de Colombia, Gustavo Petro, confió el viernes en ganar el balotaje del 19 de junio frente al empresario Rodolfo Hernández mostrando su lado humano y anunció que una vez elegido invitará a sus detractores a dialogar para construir acuerdos y evitar un estallido social.

Petro, un antiguo militante de la guerrilla del M-19 y exalcalde de Bogotá, busca por tercera vez la presidencia de Colombia con la promesa de hacer profundos cambios económicos y sociales para reducir la pobreza y las desigualdades en el país de 50 millones de habitantes.

El candidato del Pacto Histórico, un economista de 62 años, enfrentará a Hernández, un septuagenario empresario de la construcción que se presenta como independiente y que sorprendió al pasar a la segunda vuelta con su fuerte discurso contra la corrupción, cautivando a los electores a través de mensajes en la red social TikTok.

Los dos candidatos a la presidencia de Colombia se encuentran en un empate técnico, según reveló el viernes una encuesta de Inmaver.

"Quisiera invitarlos (a mis rivales políticos) a que inmediatamente me posesione, a dialogar, a establecer un canal de concertaciones para las reformas democráticas que Colombia necesita para que no estalle", dijo Petro en una entrevista con Reuters en la sala de su apartamento en el norte de Bogotá.

"Si no hay esas reformas, si no hay un pacto histórico, incluso invitando a la contraparte política, pues el país termina estallando y yo quiero evitar ese camino", afirmó al explicar que los acuerdos deben combatir la pobreza que afecta a casi la mitad de la población. "El hambre no da espera".

Colombia enfrentó en 2021 una escalada de manifestaciones y protestas antigubernamentales en reclamo de mejores condiciones económicas y sociales para la mayoría de la población.

Algunas de las iniciativas de Petro, como suspender nuevos contratos de exploración de petróleo, reformar el sistema pensional, acabar con exenciones tributarias y elevar los impuestos a los más ricos preocupa a los mercados y a empresarios.

El candidato de izquierda, quien como congresista ganó protagonismo al revelar vínculos de políticos y militares con los escuadrones paramilitares de derecha, se comprometió en la actual campaña a no expropiar a nadie y a cumplir su periodo de cuatro años si es elegido.

Petro reconoció que para la segunda vuelta su campaña se ha enfocado en "disminuir miedos" y en presentar otra cara para reducir la imagen de caudillo y soberbio con la que es percibido por un sector de la población y de los electores, en parte por sus manifestaciones en plaza pública con fuertes medidas de seguridad que incluyeron escudos blindados y chaleco antibalas.

Mientras que Petro denunció antes de la primera vuelta un plan de una banda criminal para atentar contra su vida y canceló una gira por la región cafetera del país por razones de seguridad, Hernández dijo el jueves que su vida estaba en riesgo y que le habían advertido de un plan para matarlo a cuchillo.

"Si propongo una Colombia humana pues la estrategia debe ser más humana", afirmó al asegurar que su rival Hernández, de quien dijo hace campaña desde su casa en pijama, comenzó a perder apoyo de los electores que empiezan a conocerlo y se van arrepintiendo.

AGRICULTURA, TURISMO Y CANNABIS

Petro aseguró que su primera prioridad si gana la presidencia será combatir el hambre, especialmente entre los niños.

El candidato izquierdista se comprometió a impulsar la agricultura, el turismo y la producción legal de cannabis como motores de desarrollo económico para reemplazar gradualmente el petróleo y el carbón, los dos principales productos de exportación del país e importantes fuentes de ingresos por impuestos y regalías.

"En el mediano plazo lo que nos proponemos es soberanía alimentaria, soberanía energética sobre las energías limpias, un proceso que nos desconecte de la economía que yo llamo fósil, carbón y petróleo, y nos conecte a la agricultura y a una política de industrialización", explicó.

Petro, quien ganó la primera vuelta de la elección con un 40,3% de los votos, dijo que en su eventual gobierno respetará los contratos de petróleo y minería ya firmados, incluidos para exploración, pero no suscribirá nuevos.

El político anunció que buscará una negociación de paz con la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN) a partir de unos protocolos que firmó el gobierno del expresidente Juan Manuel Santos, mientras que aplicará el acuerdo de paz de 2016 a los disidentes de las FARC que regresaron a la lucha armada para "desactivar parcialmente" su participación en el conflicto.

Frente a las bandas criminales vinculadas activamente con el narcotráfico, como el Clan del Golfo, propuso un proceso de sometimiento, mientras descartó utilizar la fumigación aérea con glifosato sobre los cultivos de coca y la erradicación forzada para combatir la producción y el tráfico de cocaína.

A cambio se declaró partidario de impulsar planes voluntarios de erradicación y programas de producción agrícola entregando tierra productiva a los campesinos.

Pese a un acuerdo de paz que permitió a unos 13.000 integrantes de la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) abandonar la lucha armada y conformar un partido político, el país aún enfrenta un conflicto armado interno de casi seis décadas que ha dejado 260.000 muertos.

El candidato dijo que espera que la Registraduría Nacional, a la que criticó por fallas en el conteo de votos durante los comicios legislativos de marzo, garantice una elección transparente.

"Si tenemos evidencia de fraude nos toca decírselo al país, habría un mecanismo que es contar voto por voto, como se hace en muchos otros países, pero espero que la Registraduría tome los controles suficientes para que no exista fraude", declaró.

Petro aseguró que en su gobierno reconstruirá relaciones diplomáticas con Venezuela, especialmente para aprovechar nuevos ingresos de ese país, que crearían un mercado para las exportaciones colombianas.

También dijo que apoyaría un diálogo social y político entre el gobierno del presidente Nicolás Maduro y la oposición para superar la crisis en la nación petrolera.

"Lo que si haríamos es ayudar a que el diálogo social y político en Venezuela se efectúe, porque al final los problemas de Venezuela los resuelven son los venezolanos, ellos deben firmar un pacto democrático al cual ayudamos, pero no determinamos", concluyó Petro.

(Reporte de Luis Jaime Acosta y Julia Symmes Cobb, editado por Nelson Bocanegra)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.