Candidata a nueva vacuna contra la malaria muestra resultados prometedores en ensayo Burkina Faso

Kate Kelland
·2  min de lectura
FOTO DE ARCHIVO. Un doctor realiza una prueba para detectar la malaria en un bebé en el hospital Ithani-Asheri en Arusha, Tanzania. REUTERS/Katy Migiro

Por Kate Kelland

23 abr (Reuters) - Una posible nueva vacuna contra la malaria ha demostrado ser muy eficaz en un ensayo en bebés en África, y apunta a que algún día posiblemente ayude a reducir el número de fallecimientos por la enfermedad transmitida por mosquitos, que provoca la muerte de medio millón de niños pequeños al año.

La vacuna candidata, desarrollada por científicos de la Universidad de Oxford y llamada R21/Matrix-M, mostró hasta un 77% de eficacia en el ensayo de un año de 450 niños en Burkina Faso, dijeron los investigadores que lideran el ensayo.

Los científicos, dirigidos por Adrian Hill, director del Instituto Jenner de Oxford y también uno de los investigadores principales detrás de la vacuna COVID-19 de Oxford-AstraZeneca, dijeron que ahora planean realizar ensayos de etapa final en unos 4.800 niños de entre 5 meses y 3 años en cuatro países africanos.

Hill declaró que tenía "grandes expectativas sobre el potencial de esta vacuna" que afirmó sería la primera contra la malaria en alcanzar el objetivo de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de una fórmula contra la malaria con al menos un 75% de eficacia.

Científicos de todo el mundo han estado trabajando durante décadas para desarrollar una vacuna para prevenir la malaria, una infección compleja causada por un parásito transportado en la saliva de los mosquitos.

La malaria infecta a millones de personas cada año y mata a más de 400.000, la mayoría de ellos bebés y niños pequeños en las partes más pobres de África.

La primera y única vacuna contra la malaria con licencia del mundo, Mosquirix, fue desarrollada por GlaxoSmithKline durante muchos años de ensayos clínicos en varios países africanos, pero sólo es parcialmente efectiva en alrededor del 30%.

En el ensayo R21/Matrix-M en Burkina Faso, los 450 niños pequeños se dividieron en tres grupos. Dos grupos recibieron tres dosis de la vacuna experimental junto con una dosis baja o alta de un adyuvante, un ingrediente diseñado para sobrecargar la respuesta del cuerpo a una vacuna, mientras que el tercer grupo recibió una vacuna de control.

Los resultados, que los investigadores dijeron que pronto se publicarán en la revista médica The Lancet, mostraron una eficacia del 77% en el grupo de adyuvante de dosis alta y del 74% entre los que recibieron la vacuna con una dosis baja de adyuvante.

(Reporte de Kate Kelland, Editado en español por Janisse Huambachano)