Candidata republicana al gobierno de Arizona rechaza derrota

En esta combinación de fotos, a la izquierda, la candidata republicana a gobernadora de Arizona, Kari Lake, en un debate televisado por PBS el 29 de junio de 2022 en Phoenix; y la aspirante demócrata Katie Hobbs antes de una entrevista televisada, en Phoenix el 18 de octubre de 2022. (Foto AP/Ross D. Franklin) (ASSOCIATED PRESS)

PHOENIX (AP) — Negándose a conceder su derrota, Kari Lake, la candidata republicana a gobernadora de Arizona, dijo el jueves que está reuniendo abogados y recopilando evidencia de personas que tuvieron problemas para votar el día de las elecciones mientras analiza su próximo movimiento.

En un video de dos minutos y medio, Lake no hizo mención sobre rendirse en sus comentarios públicos más extensos desde que perdió las elecciones del 8 de noviembre ante la demócrata Katie Hobbs.

“Tengan la seguridad de que he reunido al mejor y más brillante equipo legal, y estamos explorando todas las vías para corregir los muchos errores que se cometieron la semana pasada”, dijo Lake. “Estoy haciendo todo lo que está a mi alcance para corregir estos errores”.

La republicana habló de las largas filas en algunos lugares de votación que se vieron exacerbadas por problemas con las impresoras de boletas en aproximadamente un tercio de los centros para sufragar en el condado Maricopa, el más grande del estado. Dijo que los problemas privaron de sus derechos a los votantes.

“Lo que les sucedió a los arizonenses el día de las elecciones es imperdonable”, señaló.

Funcionarios electorales locales dijeron que se contaron todas las boletas y que las personas podían ir a cualquier lugar de votación en el condado, muchos de los cuales tenían poca o ninguna fila; los tiempos de espera se publicaron en internet.

Las autoridades también se percataron que hubo problemas con una máquina que imprimió las boletas demasiado claras como para que las leyeran los tabuladores en el sitio. Dijeron que usaron la misma configuración en las elecciones primarias de agosto y para las pruebas preelectorales y que no hubo problemas generalizados.

Unas 17.000 papeletas no se escanearon en los contadores de votos de los recintos electorales y, en cambio, se colocaron en una caja de recolección para ser contadas por máquinas más sofisticadas en la sede electoral del condado. Esta caja de recolección se le conoce como “caja tres”.

Bill Gates, el presidente republicano de la Junta de Supervisores del condado Maricopa, culpó a la presidenta estatal del Partido Republicano, Kelli Ward, y a otros republicanos prominentes por causar retrasos y largas filas porque les dijeron a sus partidarios que no usaran la caja tres.

“Hemos aceptado nuestra responsabilidad en esto”, dijo Gates el lunes. “Pero no estoy dispuesto a aceptar responsabilidad por problemas causados por otros. Y para mí está claro que esas filas eran más largas porque los líderes de un partido político estaban difundiendo información errónea”.

Los republicanos le pidieron a un juez extender el horario en los lugares de votación debido a los problemas. El juez se negó, diciendo que no se presentó evidencia de que nadie haya sido privado de sus derechos.

Los demócratas votaron abrumadoramente por correo postal.