La Candelaria: historia de un templo centenario en el corazón de Punta del Este

·5  min de lectura
El frente de la Iglesia de La Candelaria, en Punta del Este
Domitila Dellacha

PUNTA DEL ESTE (Enviada especial).- En el corazón de la península, una iglesia color celeste con tejados rojizos es protagonista. La Parroquia de La Candelaria, con 111 años de historia en la ciudad balnearia, es el templo católico más importante de Punta del Este que ciudadanos de todo el mundo eligen para celebrar sacramentos.

En una cálida tarde de verano, Jorge Godoy, el párroco de La Candelaria –como se la conoce a secas-, abre las puertas de la Iglesia a LA NACION. La característica construcción de la península es adorada no sólo por los locales, sino por los veraneantes del Este. En total, según cálculos del sacerdote de origen entrerriano, el 70% de las contribuciones son de argentinos.

El párroco de La Candelaria, Jorge Godoy, en el frente de la Iglesia esteña
Domitila Dellacha


El párroco de La Candelaria, Jorge Godoy, en el frente de la Iglesia esteña (Domitila Dellacha/)

Si bien Godoy, de 57 años, considera que La Candelaria tiene lo mismo que cualquier otra parroquia, el sacerdote destaca: “Es una iglesia que es muy linda y el silencio que tiene este lugar… Sentís el viento y la brisa del mar”.

El párroco de La Candelaria divide el año en dos momentos fuertes: de marzo a noviembre, y de diciembre a febrero. “Hay numerosos chicos comprometidos con cuestiones sociales; se ayuda mucho a los barrios más marginales en Maldonado”, precisa el sacerdote, al referirse a los meses de otoño, invierno y primavera.

El altar de La Candelaria
Domitila Dellacha


El altar de La Candelaria (Domitila Dellacha/)

“En el verano se ve la presencia de brasileños y argentinos casi en partes iguales”, observa Godoy, aunque destaca que esta temporada “se siente la ausencia de argentinos” . Con tres misas diarias de lunes a sábado y cinco misas los domingos, La Candelaria es la iglesia más importante de la Península.

El templo católico es tan importante para algunos fieles argentinos que hasta es elegido por familias para depositar los restos de un ser querido. “Les brindamos a la feligresía que pongan las cenizas de sus seres queridos en el jardín de la Iglesia”, cuenta el sacerdote. “Aquí descansan algunos argentinos; los han traído a modo de homenaje, porque este ha sido su lugar en el mundo”, agrega.

El lugar donde descansan los restos de feligreses, en el jardín de La Candelaria
Domitila Dellacha


El lugar donde descansan los restos de feligreses, en el jardín de La Candelaria (Domitila Dellacha/)

“Cuando entrás a la Iglesia enseguida te envuelve esa energía espiritual y te cautiva. Por eso la gente viene”, considera el sacerdote, mientras explica que ese es uno de los motivos que convoca incluso a muchas parejas a elegir el templo esteño como lugar para su casamiento.

Debido al aforo, en La Candelaria se colocaron sillas en el exterior de la Iglesia para la misa de Nochevieja
Debido al aforo, en La Candelaria se colocaron sillas en el exterior de la Iglesia para la misa de Nochevieja


Debido al aforo, en La Candelaria se colocaron sillas en el exterior de la Iglesia para la misa de Nochevieja

El sacerdote Jorge Godoy, en la misa de nochevieja
Ricardo Figueredo


El sacerdote Jorge Godoy, en la misa de nochevieja (Ricardo Figueredo/)

La nave de La Candelaria
La nave de La Candelaria


La nave de La Candelaria

Argentinos, brasileños y paraguayos. Godoy asegura que parejas de todo el mundo viajan a Punta del Este para celebrar en La Candelaria los sacramentos de la Iglesia Católica. “Primero se casan, luego vienen para los bautismos de los hijos”, asegura, y enfatiza: “Aquí se recibe a todos”.

“Siempre les digo: si se aman, vamos. La Candelaria está abierta para ustedes”, afirma Godoy.

Historia de un templo centenario

La primera capilla –obra del arquitecto C.M. Madhurst Thomas- se limitaba a unos 37 metros cubiertos. Ubicada frente al faro de Punta del Este, cuando la ciudad era tan solo un pueblo prisionero del mar y la arena que se arremolinaba en los médanos, la piedra fundamental de la construcción se bendijo en el marco de una ceremonia entre vecinos y veraneantes el 14 de febrero de 1909.

Postal de la primera capilla de La Candelaria, a principios del siglo XX
Domitila Dellacha


Postal de la primera capilla de La Candelaria, a principios del siglo XX (Domitila Dellacha/)

Tras dos años de obras, en 1911 quedó habilitado el templo , que apenas cubría el plano del actual presbiterio. Durante casi una década se mantuvo aquella construcción, hasta que en 1919 –en vista del crecimiento del balneario esteño- se decidió levantar una nueva y más espaciosa.

Godoy repasa documentación histórica de La Candelaria
Domitila Dellacha


Godoy repasa documentación histórica de La Candelaria (Domitila Dellacha/)

Según pudo saber este medio través de la parroquia, la comisión de damas presidida por Josefa Salvañach de Barga se puso al hombro la misión de recolectar fondos para financiar la nueva obra. En 1921 se iniciaron los trabajos, lo que derivó en la construcción de la novel capilla que se extendía a 20 metros del actual crucero y medía de ancho unos 10 metros.

El templo lucía un rojo tejado a dos aguas, mientras que la antigua espadaña cedió paso a la enhieste torre románica que florece en un blanquecino campanario recamado de finas columnas. Tal cual se yergue hoy día.

La Iglesia actual

En 1941, el párroco de Maldonado, Fray Domingo Tacuarembó, resolvió que era tiempo de una nueva ampliación. Una vez más se convocó a una comisión que decidió solicitar el aporte de 100 pesos a 100 familias pudientes para avanzar con la obra a cargo del arquitecto Antonio Chiarino. Ese templo es el que se conoce hoy, mientras que la capilla anterior solo quedó la portada y la torre.

En 1950 se inauguró el piso monolítico multicolor con motivos geométricos y en 1953 se cubrió el perímetro interno de la iglesia y los basamentos de las pilastras con un friso de mármol ónix. Los años siguieron con más alteraciones, como la inauguración de la pila bautismal en mármol de carrara y el comulgatorio con columnas de travertino romano.

Virgen de Luján, en La Candelaria
Domitila Dellacha


Virgen de Luján, en La Candelaria (Domitila Dellacha/)

La Virgen de Luján, en La Candelaria
Domitila Dellacha


La Virgen de Luján, en La Candelaria (Domitila Dellacha/)

En la iglesia se entronizó también una imagen de la Virgen de Luján, proveniente del barco argentino Santa María de Luján que encalló en las cercanías de la playa del Emir en 1965.

A pocos metros del puerto de Punta del Este, junto a las rocas abatidas por el oleaje se extiende el inmenso azul del Atlántico, a la parroquia de La Candelaria le cuesta imaginar la rudimentaria primera construcción donde hoy se alza la iglesia celeste y blanca. Saben, no obstante, que a los más de 100 años de historias le quedan muchos más por delante.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.